Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

COMIDA

“Guajolota”: El origen de la famosa (y deliciosa) torta de tamal

Por: Anna Brenda Sánchez12 de septiembre de 2022

La torta de tamal aparece entre los “50 peores platillos callejeros del mundo”, según Taste Atlas.

La “guajotota” o torta de tamal ocupa un puesto muy importante en el corazón de los chilangos, pues con el paso del tiempo se ha convertido en el “desayuno de campeones” creando un combo perfecto junto con un vaso de atole o café (”guajolocombo”).

En la mañana de un día nublado, la torta de tamal ha salvado (como un abrazo al corazón) a todos aquellos mexicanos/chilangos que tienen que madrugar para ir a la escuela o al trabajo, sin embargo, eso parece no importarle a Taste Atlas.

Y es que de acuerdo al medio especializado en gastronomía de todo el mundo, la torta de tamal o “guajolota” forma parte de los “50 peores platillos callejeros del mundo”, lo cual ha abierto la conversación entre los chilangos.

Dándole una calificación de 3.3, Taste Atlas describió a la torta de tamal como: “Es una comida callejera mexicana popular que generalmente se consume para el desayuno y consiste en un bolillo suave (o pan telera) relleno con un tamal”.

“Por ejemplo, el tamal al estilo oaxaqueño suele estar relleno de mole negro y pollo desmenuzado, pero hay muchos otros tipos de tamal. Además del tamal, a menudo también se agregan varias salsas, quesos y otros ingredientes”.

Sin embargo, todos aquellos que hemos comido una “guajolota” sabemos que es más que un tamal en un bolillo.

¿Qué es una “guajolota” o torta de tamal?

En su definición más apropiada, de acuerdo al Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana, una “guajolota” o torta de tamal se trata de un tamal acomodado en una telera o bolillo, un clásico de los puestos matutinos de la Ciudad de México.

Así como menciona: “Es típica del Distrito Federal... Se vende por las mañanas en puestos establecidos de tamales y atoles, a la salida de las estaciones del metro, paradas de autobús, jardines, parques y sitios concurridos. Para muchos capitalinos, el día comienza con esta torta sustanciosa que se convierte en su desayuno y almuerzo”.

Lo que distingue a las “guajolotas” es que tienen un bajo costo y además, gracias a su envoltura en papel de estraza se puede ir comiendo “en el camino” a la escuela y/o trabajo.

El origen de la “guajolota”

Aunque no se sabe con precisión cuándo fue creada la “guajolota”, se dice que para los años 80, ésta ya existía, de acuerdo al libro ‘La cultura del antojito. De tacos tamales y tortas’ (1987) de José N. Iturriaga, en donde ya se hace mención del platillo callejero.

La torta de tamal se ha considerado como un platillo “chilango” sin embargo, hay quienes argumentan que su origen se remonta a Puebla, en donde se vendía una extraña mezcla de granos de trigo, formando un estilo de pambazo relleno de enchiladas que con el paso del tiempo se convirtieron en tamal.

¿Por qué se llama “guajolota” a la torta de tamal?

El nombre sí está “inspirado” en el guajolote. Una de las historias sobre la creación de la “guajolota” se sitúa en Tulancingo, Hidalgo cuando de acuerdo a la voz populi un grupo de ingenieros estaban instalando la electricidad para las fiestas decembrinas.

En medio de su jornada, a los trabajadores les dio hambre y fueron a un puesto de comida en el que ya no había nada, sin embargo les ofrecieron una torta de enchiladas, a lo que ellos asumieron que eso era “su guajolote” de Navidad.

Otras personas han asociado el nombre a que a los guajolotes se les engorda con maíz... y el tamal está hecho del ingrediente. Entonces esa es la forma de ¿engordar un bolillo?

Cierto o no el origen de la “guajolota” o torta de tamal, este “platillo callejero” es uno de los favoritos de los chilangos, y de eso no hay duda.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: