NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Hábitos para no romper la dieta en vacaciones

24 de octubre de 2017

Carolina Romero

Disfruta de tu viaje sin remordimientos.

 

+ ¿Pasas más de tres horas al día pensando en tu dieta?

 

+ ¿Planeas tus comidas con varios días de antelación?

 

+ ¿Consideras que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer que aporta?

 

+ ¿Ha disminuido tu calidad de vida a medida que aumentaba la calidad de tu dieta?

 

+ ¿Te has vuelto más estricto contigo mismo en este tiempo?

 

 


Si contestaste que sí a tres o más preguntas podrías estar obsesionado con la comida. Si contestaste que sí a todas, puedes tener un problema de ortorexia; es decir, un trastorno obsesivo-compulsivo por comer “sanamente”. Paradójicamente, este padecimiento daña a quien lo sufre causándole serios problemas mentales y físicos.

 

Pero calma; no todas las dietas están relacionadas con la obsesión ni con los extremos: comer bien, no excederse y cuantificar las raciones no es malo en lo absoluto, al contrario, es una señal de alta autoestima y coherencia propia. Si estás de viaje o estás próximo a hacerlo estos tips te ayudarán a mantener tu propósito y disfrutar sin remordimiento:

 

-

Mucha agua

 


Por increíble que parezca, al viajar se pierde agua. Desde el vuelo en el avión —gracias a la presurización— hasta el café —o alcohol— que se consume en el trayecto o en el viaje. Además, si vas a un lugar caluroso podrás caer fácilmente en la tentación de comprar alguna bebida azucarada que te quite la sed.

 

-

Mueve tu cuerpo

 


Seguro esto no te será difícil si estás acostumbrado a hacer ejercicio. En lugar, por ejemplo, de subirte al trenecito que recorre la ciudad, hazlo a pie. No rentes un coche para recorrer la ciudad, hazlo en una bicicleta. Cuando tengas la oportunidad de escalar alguna montaña o nadar, aprovéchalo.

 

-

Tómate un día libre

 


Será una especie de suplicio estar en otro lugar —al que probablemente no vuelvas a ir en tu vida o en muchos años— y limitarte con la comida; pero si aún te mantienes firme en tu decisión, puedes darte una oportunidad un día a la semana. Diversos estudios han comprobado que romper la dieta un día a la semana es beneficioso para la salud. Además te libera de los antojos. De no hacerlo, se podría romper la dieta por completo.

 

-

Prepara tu comida


 

Estar bajo un régimen supone hacer cosas que no siempre son muy cómodas y eso seguro lo sabes desde que la iniciaste. Sin embargo, si estás decidido a seguir con tu dieta de manera rígida, una buena idea es que busques tus alimentos en los mercados locales y que prepares tus raciones. Para ello tendrás que hospedarte en un lugar donde haya cocineta, pero te ahorrará mucho a la hora de comer.

 

-

Respeta tus horas


 


Saltarse comidas no es nada sano, eso se sabe bien. Es por eso que, si tu dieta incluye cinco o seis comidas a diario, debes procurar mantener ese ritmo. Comer de manera seriada no sólo ayudará a perder peso, pues tu cuerpo no retendrá carbohidratos, sino que hará que no tengas momentos de mucha hambre donde es más fácil comer lo primero que te salga al paso. Una buena idea es llevar tus snacks —nueces, frutos secos, etc—contigo.


-

Personaliza tu comida



Si preparar tu comida implica demasiado esfuerzo o tiempo, tienes otra opción: ir a restaurantes y especificar tu comida. Si, por ejemplo, el platillo es pechuga asada con papas a la francesa y un refresco, pide que sea la pechuga pero con ensalada y agua natural. En cualquier establecimiento puedes delimitar cómo quieres tu platillo.


-

Libérate de la obsesión

 


A menos que vayas a competir en una contienda de fisicoculturismo o en algún certamen de belleza, debes relajarte en cuanto a los miligramos que consumas o los centímetros que subas. De lo contrario sólo acumularás tensión, lo que se traducirá en estrés y, eventualmente, te darán ganas de comer mucho más.

 

-

Así como nadie puede obligarte a seguir una dieta, tampoco nadie puede sugerirte lo opuesto. Tu peso y tu talla son sólo tuyos y es tu decisión saber qué tanto —o no— exigirte al momento de comer.

 


También toma en cuenta que —a menos que vivas de viaje y lo hagas todo el tiempo— no vale la pena privarse de manera obsesiva cuando de lo que se trata es de disfrutar. Piensa en todos los olores, sabores y texturas que te puedes perder para siempre: puedes recurrir a la mesura y disfrutar echando a un lado la culpa.

 

-

Si quieres saber más de comida lee sobre el ingrediente asiático que no conocías, pero te ayudará a bajar de peso y descubre cuáles son los alimentos para endulzar el sabor del flujo vaginal.


TAGS: Datos curiosos salud cuerpo
REFERENCIAS: Ortorexia GQ Mejor con salud

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre Las 8 pinturas latinoamericanas más caras de la historia ¿Qué es un bot y cómo puede hacerte votar por el peor candidato? Fotografías de Justin Bieber y Selena Gomez que demuestran que el amor puede destruirte Lecciones de moda que debemos aprender de Ryan Reynolds

  TE RECOMENDAMOS