La invasión turca y la historia de croissant
Comida

La invasión turca y la historia de croissant

Avatar of Miriam Alavez

Por: Miriam Alavez

20 de noviembre, 2015

Comida La invasión turca y la historia de croissant
Avatar of Miriam Alavez

Por: Miriam Alavez

20 de noviembre, 2015



Todos alguna vez hemos consentido nuestro paladar; los alimentos dulces son nuestros favoritos. El croissant es uno de ellos, y es que mojadito en un café con leche conforma a un estupendo desayuno. Podemos cortarlo por la mitad y pasarlo a la plancha, untarle mantequilla y mermelada... en fin, una cosa de lo más normal, de lo más cotidiano que podemos llevarnos a la boca.


croissant4

 El trivial croissant tiene una historia realmente trascendente: es uno de los símbolos de las boulangeries francesas, pero nada más lejos de la realidad pues el croissant no es francés; existen teorías que cuestionan que su origen sea siquiera europeo. El croissant está directamente relacionado con la liberación de Austria tras el acto de agresión denominado: Invasión Turca.

La historia más difundida en cuanto a su origen es la que une la creación del dulce con la invasión turca. Fue en 1963 cuando el imperio Otomano avanzó por Europa en su guerra contra el Imperio Romano Germánico. Con el mando del gran visir: Mustafá Pachá, un individuo que había conquistado Hungría y todas las naciones que recorre el Danubio, estaba dispuesto a invadir a Viena, pero la ciudad estaba completamente rodeada por una muralla. Los 200 mil soldados otomanos decidieron cavar túneles por debajo de la muralla que los llevara directamente al centro de la capital y sorprender a sus habitantes a mitad de la noche.

Como todos sabemos el oficio de un panadero es sumamente sacrificado; es necesario que madruguen para poder tener listo el pan recién hecho a primera hora de la mañana, haciendo de eso toda una costumbre. Es por ello que los panaderos vieneses eran de los pocos habitantes despiertos a la hora en que los soldados hacían ruido debajo de sus hornos.  Los panaderos presenciaron  la emboscada de los turcos y se convirtieron en la voz de alarma y despertaron al resto de la ciudad para así detener el ataque.

Con motivo de celebrar la victoria y la resistencia de la ciudad de Viena contra los turcos, los panaderos crearon una pieza horneada en forma de luna creciente, llamado croissant, la misma luna que aparece en la bandera turca. Fue una forma de decir que se comieron a los turcos antes del desayuno.

croissan4

El croissant llegó a la corte de Versalles gracias a la reina austriaca María Antonieta, junto con otros productos y dulces que formaron parte de la cultura culinaria francesa.

Los ingredientes para elaborar croissants de mantequilla son simplemente harina de fuerza, levadura, agua fría, azúcar, una pizca de sal y mantequilla, pero el secreto de un buen croissant está en su amasado y en respetar los tiempos de reposo y enfriamiento.

Croissant6

En la actualidad las panaderías conservan la venta de panes icónicos como el que marcó victoria a la Liberación de Austria, mejor conocido como el croissant, ofreciendo  en ellos calidad; crujientes, sabrosos y con un ligero toque salado.

Recuerda que el  perfecto acompañamiento de un croissant es con un café, alguna malteada o bien un té.


Referencias: