Platillos que pensamos eran mexicanos y en realidad no lo son

Platillos que pensamos eran mexicanos y en realidad no lo son

Por: Julieta Sanguino -


La comida mexicana tiene sus raíces en el mestizaje de la cocina prehispánica y la española. Los ingredientes mutaron y los sabores explotaron en texturas y tonos exquisitos. Esa mezcla dio como resultado el mole, los chiles en nogada, el pozole, entre otros platillos que se adaptaron y evolucionaron para darnos los sabores más típicos de nuestro país.

Esos ingredientes los adaptamos de un modo tan propio que nos olvidamos que los platillos que consumimos en las regiones más inhóspitas, probablemente no vienen de estos lugares sino de partes del mundo que ni siquiera pensamos.

Te damos algunos ejemplos de este mestizaje, de los platillos que consideramos mexicanos pero que en realidad, no provienen de este punto del globo terrestre.


Los churros

churros

Tal como los conocemos comenzaron a consumirse en Cataluña a principios del siglo XIX, pero su origen se remonta a China, donde consumen unos rollos de masa llamados youtiao, en los que se espolvorea sal en lugar de azúcar.


Burritos

burritos

El origen del burrito es bastante polémico, aunque muchos aseguran que nació en Ciudad Juárez, lo que ahora consumimos y conocemos en todo el país proviene del restaurante de Los Ángeles Cholo Spanish Café. Esta versión tex mex tiene muchos ingredientes en su interior a diferencia de la versión mexicana. Frijoles, verduras, guisado y arroz son los famosos burritos “mexicanos” que se consumen en todo el mundo. Los burritos del norte del país son de carne asada y en ocasiones se acompañan con queso y frijoles.

Tacos al pastor

tacos pastor

En realidad, los famosos y populares tacos al pastor vienen de la cocina libanesa. En la década de los 60, los inmigrantes de la ciudad de Puebla decidieron adaptar la shawarma árabe a México. Como el cordero era difícil de conseguir, lo sustituyeron por carne de cerdo y otras especias.


Rosca de Reyes

rosca de reyes

La tradición de la rosca de Reyes que creemos mexicana en realidad llegó al continente durante la conquista. Los antiguos griegos introdujeron una moneda en el pan y después, en Roma, las fiestas saturnales eran la fecha ideal para consumirlo, aquel que sacaba un haba de su interior podía ser rey por un día. Después la tradición llegó a Francia y más tarde a España, con el nombre de roscón de reyes.



Horchata

horchata

En Sudán se cultivaba un tubérculo que después se comerció con Egipto y fue uno de los más populares, con el paso de los años llegó a Persia, la península arábiga y Europa. En España el agua que salía de este tubérculo era conocida como horchata y cuando los españoles llegaron a México, nombraron horchata a una preparación lechosa que hacían los indígenas. Aún la horchata de España está hecha con este tubérculo, llamado chufa, aunque en México los ingredientes han cambiado por arroz, nuez y canela.


Chimichanga

platillos que

En los estados del norte de la república, la chimichanga es de los platillos más tradicionales. Sin embargo, su origen proviene de Tucson y Phoenix.


Buñuelos

bunuelos

En Cataluña, unas bolitas rellenas de fruta eran conocidas como buñuelos, estas llegaron gracias a los bereberes. Después, se transformaron en buñuelos de viento en Sevilla y más tarde, cuando se trasladaron al continente americano, llegaron a Cuba, en los que se empleaba yuca y maíz para su preparación.

***


Quizá te pueda interesar: 10 tipos de tacos que sólo un conocedor ha probado

Referencias: