PUBLICIDAD

COMIDA

¿Por qué comemos tamales el 2 de febrero?

En este día se da fin a los festejos decembrinos comiendo tamales, pero hay algo más que no nos han dicho en nuestras clases de historia: tienen un origen prehispánico

Ya se acerca el 2 de febrero o mejor dicho el Día de la Candelaria, eso quiere decir que ¡habrá tamales! Un día donde todo mexicano se deleita con este platillo tan característico desde épocas prehispánicas. Pero sabes ¿por qué se acostumbra? 

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en este día se da fin al cierre de festejos de diciembre que comienza con la Navidad. Luego, el 6 de enero se parte la tradicional Rosca de Reyes donde se esconden muñecos con la figura del Niño Dios y quien los encuentre en su rebanada, deberá llevar los tamales del 2 de febrero.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si bien esta tradición forma parte de la iglesia católica, en México se combinan algunos ritos prehispánicos.

¿Qué se celebra el 2 de febrero?

En este día no solo se comen tamales, sino que se presenta al Niño Jesús a la iglesia. Una tradición que es parte de la religión judía (después la adoptó la iglesia católica) donde se presentaban a los bebés 40 días después del nacimiento; es decir, el 2 de febrero.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En la época colonial durante la evangelización, aprovecharon que en Mesoamérica se hacían algunas ceremonias por la última parte del calendario azteca que coincidían en febrero, para presentar al Niño Jesús. La doctora Carmen Anzures y Bolaños, especialista del INAH, explica que antes de la conquista se comían tamales por la fiesta del ciclo agrícola.

De algún modo ambos festejos se fusionaron en uno relacionado al fuego: candelas o velas de la Virgen de la Candelaria y el nacimiento del Sol (12 de febrero) de los indígenas, que además coincide con el inicio de temporada de siembra.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Qué significan los tamales el Día de la Candelaria?

Esta costumbre de comer tamales está relacionada a que en Mesoamérica se comían diferentes tipos de tamal por la fiesta del ciclo agrícola. Los tamales eran preparados para ofrecerlos a algunos Dioses y hacer alguna petición, por ejemplo a Tláloc la llegada de la lluvia durante la temporada de siembra. Eran preparados con algunas hierbas semiamargas (en forma de ayuno o penitencia).

Nota: Esta ofrenda aún sigue en pie en algunas zonas rurales del centro y sur de México para que la siembra funcione.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A partir de la conquista, la mezcla de diversas celebraciones religiosas mantuvo como costumbre comer este platillo que hoy es emblemático de la cultura mexicana. Según el libro de los Mayas “Popol Vuh”, el maíz es el elemento que utilizaron los Dioses para la creación de hombres y darnos vida. De ahí viene la importancia para las ofrendas desde la época prehispánica y su enorme valor como regalo.

Ahora a quien le salga el “Niño de la Rosca” automáticamente se convierten en padrinos, por ende deberán hacer una fiesta para levantar al niño del pesebre y por eso los tamales. Estos en realidad son una ofrenda al Niño Dios, como antiguamente lo hicieran a Quetzalcoatl, Tláloc y Chalchiuhitlicue.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En el códice Florentino se tienen registrados más de 30 tipos de tamales que consumían habitualmente los mexicas, y según los historiadores, se calcula que actualmente existen en México más de 500 tipos cuyos ingredientes son de origen mestizo como la carne de puerco, manteca y especias, Esta diversidad se suma a los tamales que hacen distintos países latinoamericanos.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD