NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

¿Por qué el peso no te debe importar cuando quieres ser delgada?

7 de noviembre de 2017

Carolina Romero

Mito: estar delgada es igual a bajar de peso.


Si el criterio con el que mides la belleza de tu cuerpo es con una báscula, lo estás haciendo todo mal. Los kilogramos no cuantifican que tan hermosa eres, no importa si son muchos o pocos, la salud de tu cuerpo es la que verdaderamente tiene una relación directa con ello.



Pesar poco no es necesariamente bueno y pesar mucho no es necesariamente malo. Existen diversos factores que influyen en el peso corporal y que, en su mezcla, condicionan qué tan eficaces o qué tan nocivos son tus hábitos alimenticios y el cuidado que dedicas a tu persona. Para comenzar, debes ser consciente de algo básico: el peso no es necesariamente grasa.



Seguro has pensado durante toda tu vida que la grasa es tu “peor enemiga”, pero la culpas injustamente si crees que es la única responsable de que ganes peso. Si estás bajo un régimen y has comenzado a hacer ejercicio, puede ser que no bajes ni un sólo gramo. Incluso, que aumentes. Antes de que entres en shock y pienses que no vale la pena sacrificarte todos los días evitando comer cosas deliciosas por nada, debes saber que esto no es malo. Puedes haber ganado músculo y eso es lo que eleva tu peso cuando te subes a la báscula, no la grasa.


 

Los músculos son 18 % más densos que la grasa, por eso, cuando haces ejercicio y creas tejido muscular, ganas peso. Así, el mejor criterio para ver si tu dieta y ejercicio han funcionado es mirar cómo te queda la ropa, no morderte las uñas por los números que se anuncian a tus pies. Además de esta, hay otras razones por las que se sube de peso y no son necesariamente por grasa:


Carbohidratos


El glucógeno se acumula en los músculos debido a los hidratos de carbono consumidos. No es malo, da energía que el cuerpo necesita para una tarea fundamental: sobrevivir. El cuerpo necesita de carbohidratos para poder funcionar, pero siempre de manera adecuada para evitar acumulación.



Sodio


El sodio también es un factor que afecta a la hora de subir a la báscula. Cantidades grandes hacen que el agua que bebemos no pueda salir del cuerpo, por lo que al momento de pesarse, pueden ascender algunos gramos.



Indigestión


Si acabas de comer o sufres de constipación e indigestión, es muy probable que tu peso ascienda sin que eso signifique que será así para siempre. Antes de formar juicios, asegúrate que ha pasado un tiempo después de tu última comida.



Estrés


Relájate o nunca vas a bajar de peso. El cortisol —que es la hormona que segrega el cerebro cuando siente demasiada presión— es abundante cuando se sufre de estrés. Esto causa retención de líquidos y, por ende, mayor peso.



Una mala dieta —que no esté supervisada por un experto— puede hacer que pierdas agua y masa muscular. En este caso podrán suceder dos cosas: que cuando vuelvas a comer de manera normal “rebotes” — o sea, que regreses o incrementes tu peso normal de manera abrupta— o que luzcas flácida y te sientas sumamente débil. Así, se hace necesario que comas de manera adecuada y que estés consciente de que los cambios los notarás en la manera en que te quede la ropa, no arriba de una báscula.

**


Si quieres conocer más sobre hábitos alimenticios saludables conoce los alimentos que producen los efectos del botox en tu piel y descubre estos que te ayudarán a no reducir el tamaño de tus senos cuando estás a dieta.

TAGS: Datos curiosos salud cuerpo
REFERENCIAS: Mi lado Fitness Salud para hoy

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre Las 8 pinturas latinoamericanas más caras de la historia ¿Qué es un bot y cómo puede hacerte votar por el peor candidato? Fotografías de Justin Bieber y Selena Gomez que demuestran que el amor puede destruirte Lecciones de moda que debemos aprender de Ryan Reynolds

  TE RECOMENDAMOS