PUBLICIDAD

COMIDA

¿Se pueden comer los platillos del altar de muertos? Los mitos de las abuelitas

Tal vez se te antojen, pero las abuelitas mexicanas dicen que la comida de las ofrendas no se debe comer, pero, ¿esto qué tanto tiene de cierto?

Una de las costumbres que más aman los mexicanos es la de poner un altar u ofrenda a sus familiares fallecidos en el Día de Muertos, el cual honra la memoria de quienes ya pasaron a otro plano el 1 y 2 de noviembre de cada año.

Las ofrendas, tienen como finalidad atraer las almas de los difuntos con ayuda de ciertos elementos que en vida disfrutaban como su comida favorita, y hasta con objetos tradiciones que nunca deben faltar como el copal, las calaveritas de azúcar, el pan de muerto o las flores de cempasúchil.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Sin dichos elementos, un altar de Día de Muertos no es el mismo, pues éste junta todo lo necesario para que, según la tradición mexicana, los seres queridos nos visiten y luego emprendan el viaje de vuelta. Pero así como las ofrendas proyectan mucho color y misticismo, también cuentan con una duda eterna relacionada con la comida que la mayoría se hacen. Se trata sobre si realmente se pueden comer los platillos colocados en los alteres.

Mitos de las abuelitas

Si cuando eras niño tu abuelita te sorprendió tomando un poquito de pan de muerto, o mordiendo una deliciosa calavera de chocolate o azúcar, lo más probable es que te regañó y te dijo que no lo hagas porque, o ya se secó, ya perdió el sabor o incluso hasta ‘tiene la esencia del difunto’.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si bien es probable que un alimento pierda su sabor si está al aire libre por un par de días, por otro lado la recomendación de no comer los platillos de la ofrenda va más por una creencia, pues según las abuelitas, aunque los espíritus no pueden comer literalmente lo que hay en la ofrenda, sí huelen la comida de su altar y hasta inhalan su esencia y frescura, por lo que dicen que al otro día la comida pierde el sabor o se seca.

Pero, y a todo esto, ¿sí se pueden comer los platillos del altar de muertos?

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Según algunos reportes, la comida de la ofrenda de muertos sí se puede consumir, pero tres días después, ya que en ese momento las almas de los difuntos ya abandonaron la tierra. Por supuesto que hacer esto depende de cada persona o creencia, pues hay quienes prefieren simplemente retirar los alimentos en lugar de comerlos.

Platillos elaborados

Por otro lado y quizá el más obvio, es que si el altar incluye cosas demasiado elaborados como mole, enchiladas u otro tipo de platillo, por sentido común no se debe comer, pues tras exponerse al polvo, clima y tiempo, lo más probable es que ya esté echado a perder y efectivamente tenga otro tipo de sabor.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

También, los alimentos que están cerca del calor de las velas, no se recomienda consumirlos, pues al no estar en refrigeración y estar expuestos al calor se descomponen.

Precisamente por esto, hay personas que en lugar de preparar platillos frescos, prefieren utilizar adornos reutilizables que solo hagan alusión a la comida y con esto no desperdiciar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Qué sí se podría comer?

La comida que más se conserva en un ofrenda y que por lo tanto es más probable que se pueda comer es la fruta, las calaveritas de azúcar o chocolate (si no estuvieron expuestas a polvo) y los dulces.

En el caso del pan de muerto, si se pone duro, una buena idea es la de molerlo y ofrecer a los pajaritos como alimento para no desperdiciar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD