NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

18 ilustraciones de Heather Benjamin sobre los demonios eróticos de una mujer sin complejos

17 de febrero de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

Bienvenido a al mundo de sexo, lujuria, magia y demencia del arte underground.



Debido a que su desdicha económica la tenía sumida en la pobreza, Iset comenzó a ofrecer su cuerpo a comerciantes y otros caballeros de la antigua Babilonia que quisieran desfogar sus ansias sexuales con ella. Su belleza hechizaba a todo hombre y ella se entregaba con ansiosa pasión con tal de obtener monedas que le permitieran comer. Pero sobre las mujeres de su familia pesaba una larga maldición: cada vez que una de ellas besaba a un hombre éste caía irremediablemente enamorada de él.




Iset se dio cuenta de ello cuando su corazón suspiraba de amor cada vez que terminaba su encuentro con cada cliente. Durante largos días lloraba angustiada al no poder estar con los caballeros que la habían conquistado. Llegó un instante en que su alma rota le ordenó a sus labios no aceptar de nueva cuenta los besos de ningún otro hombre. Así se hizo la costumbre entre las prostitutas de no besar a los sujetos que solicitaban sus servicios.




Tras su muerte, Iset, también conocida como Zemunin en la Edad Media, se volvió una especie de demonio y la patrona de las prostitutas o cortesanas. Éstas le pedían protección y altas ganancias para prosperar en su difícil trabajo dando a cambio su devoción a este extraño ser lleno de sensualidad pero también de una tétrica oscuridad.


Al ver la obra de Heather Benjamin es difícil no pensar en el mito de Zemunin. Sus ilustraciones exploran un mundo de sexo, lujuria, magia y demencia que han tenido una aceptación muy cálida en los círculos underground del arte y el punk de Nueva York. Mujeres cuyos cuerpos sensuales, terroríficos y voluptuosos se entremezclan con elementos surrealistas para componer imágenes o historias de difuso significado son la inspiración de esta artista nacida en el estado de Rhode Island.




Sus dibujos de colorido diverso hechos con base en trazos de todo tipo de grosor tienen la característica de contener detalles muy precisos que se roban la mirada del espectador. No se sabe a ciencia cierta por dónde comenzar el recorrido visual de sus obras, lo cual no hace que la tarea de apreciarlas sea difícil, sino que se convierta en un viaje fascinante.






La inspiración de Heather Benjamin proviene de fuentes muy diversas: «Básicamente, mantuve un gran interés en cómics extraños, cómics de arte, obras de arte secuenciales que siempre han sido una gran influencia. Recientemente he estado realmente interesada en las pinturas prerrafaelitas, los cómics de romance de los años 50, Frida Kahlo y el trabajo del pintor británico Danny Fox».




Su obra transita entre los placeres del amor, el dolor autoinfligido, las femme fatale que insinúan un voraz apetito sexual y un mundo que obviamente no es éste y que tal vez sólo se encuentre en la cabeza de sus diabólicas protagonistas de mirada lasciva, uñas largas y senos grandes. Otro mito que se aprecia en la obra de esta ilustradora norteamericana es el de la Gorgona, la mujer que tras recibir un castigo divino vio su cabello transformado en serpientes y obtuvo la capacidad de transformar a los hombres en piedra por medio de su mirada.




Como toda obra fantástica, Heather Benjamin se vale de los mitos, el mundo del subconsciente, los miedos y mucho horror para plasmar una obra altamente personal: «Por supuesto, la considero un autorretrato la mayor parte del tiempo», afirma la ilustradora. «A veces la considero una amiga, un animal espiritual o una manifestación de un ideal. A veces está expresando dónde estoy en mi vida, otras veces está expresando dónde desearía estar, como si me sintiera débil y emocional. Trato de construir esta versión feroz de mí misma que aspiro a ser en ese momento».




En Heather Benjamin se percibe un amplio deseo por situar lo femenino como elemento divino, terrible o siniestro, junto a una sexualidad embriagante y peligrosa. Es explícita el mostrar la intimidad de sus mujeres vampiro o hadas mortales en plena comunión con su entorno natural. Se palpan la vagina, secretan sangre o veneno por ella, su mirada desafía a los hombres o mujeres que caigan hechizados ante su oscura magia y su gesto denota una maldad absoluta. 







Lo que sea que escondan las hermosas y aterradoras criaturas de Benjamin quizá convenga quedarse un poco apartado de ellas. Su dulzura en todo momento puede convertirse en salvajismo y éste de nueva cuenta en algo tierno y seductor, como aquellas terribles sirenas que cantaron al héroe Ulises en La Odisea de Homero para hechizarlo junto con sus compañeros de viaje: "… Detén tu nave y ven a escuchar nuestras voces. Después de deleitarse con ellas quienes las escucharon se van alegres conociendo muchas cosas que ignoraban… sabemos cuanto sucede sobre la tierra fecunda".




El arte de Heather Benjamin también puedes encontrarlo en su cuenta oficial de Instagram.


-

El deseo y la magia que una ilustración es capaz de transmitir hace que la piel se erice y sienta un ardor indescriptible. El arte que acabas de ver puede ser difícil de asimilar debido a la gran cantidad de significados que poseen y, sobre todo, por el erotismo tan desconcertante que bombardea tus sentidos. Una mujer podrá ver en ello sus más profundos deseos mientras que otra tal vez se tope ante sus pesadillas más oscuras. Cada quien las sentirá de manera muy diversa pero nadie quedará indiferente ante su poder.


TAGS: Ilustraciones Ilustraciones sexuales Grandes artistas
REFERENCIAS:

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

32 preguntas que puedes hacerle a tu pareja para saber qué tan fiel será El documental que muestra la verdadera historia detrás de Avicii 18 razones por las que una mujer sale con un hombre que tiene novia 8 películas gratis en linea que son mejores que cualquiera en cartelera Vodkaribbean: una forma diferente de tomar vodka La razón por la que siempre te quejas y odias los lunes

  TE RECOMENDAMOS