Cómo Batman y Robin nos enseñaron a golpear mujeres y ser machistas
Diseño

Cómo Batman y Robin nos enseñaron a golpear mujeres y ser machistas

Avatar of Gustavo Lopez

Por: Gustavo Lopez

8 de febrero, 2017

Diseño Cómo Batman y Robin nos enseñaron a golpear mujeres y ser machistas
Avatar of Gustavo Lopez

Por: Gustavo Lopez

8 de febrero, 2017

 

¡Pum! Si naciste entre 1945 y 1965 este post es para ti; seguramente creciste con las historietas clásicas de superhéroes y viste cómo todos ellos, en algún momento, nalgeaban a mujeres para "enseñarles modales".

¡Zang! Creciste en un mundo postnuclear y el futuro se desvaneció entre juegos y películas de Alfred Hitchcock. Tal vez imaginaste que tu vida y la de todas las personas que conocías se acabaría en una explosión que crecería como un hongo. Viste en tu cabeza como sus cuerpos se calcinaban en microsegundos o comenzaban a presentar eléctricas mutaciones: tres ojos, cuatro brazos, cinco penes, ocho bocas, treinta y cinco dedos.

superheroes golpeando mujeres batman
¡Piu! Los súper héroes eran la posibilidad de resistir ese final nuclear; sólo ellos podían derrotar a las fuerzas malignas del nazismo. Porque se sabe, uno de los primero villanos que debe vencer el Capitán América y Superman es Hitler. Después, no se sabe exactamente cuándo, su lucha se movilizó junto con los tanques y las estaciones armadas hacia la URSS.

superheroes golpeando mujeres nalgada
¡Fiug! Muchos años después te diste cuenta de que las historietas, como ahora las películas, fueron el mejor vehículo ideológico de Estados Unidos para sumar personas a su causa imperialista escudada en una bandera de democracia y justicia humana. Pero en ese momento no lo notaste porque los colores brillantes de las historias con rayos láser y hombres volando te cegaban, así como los colores de los Frutti Loops.

superheroes golpeando mujeres hombre
¡Bang! En ese mundo las mujeres se consolidaron como la fuerza de trabajo encargadas de dar forma a los discursos. Como secretarias especialistas en taquimecanografía, eran la mediación, filtro y punto de inicio del proceso de convertir balbuceos moralistas en discursos oficiales de presidentes y líderes sociales. Esos escritos eran los que tú escuchabas en tu casa mientras leías historietas machistas y tu padre se llevaba a la cabeza ambas manos para decir "¡Qué mierda vamos a hacer ahora!", mientras le pedía más papas fritas a tu madre.

superheroes golpeando mujeres historieta
¡Zap! Entonces te diste cuenta de que Batman y Robin usaban las mismas medias que tu madre y eso te gustó: que pudieran tener una parte femenina que no les daba pena mostrar. Pero así como tú eras llevado a extremos de resistencia al no poder demostrar ningún signo de debilidad porque eso era de "mujeres", ellos dos tenían que disfrazar su emociones con tecnicismos que siempre comenzaban con "batí-algo" y además tenían que golpear mujeres.

superheroes golpeando mujeres modales
¡Crack! Y comenzaste a pensar que eso era normal: que la mujer siempre fuera la secretaria, que sus trabajos fuera pasivos, que siempre tuviera que llevar falda y aguantar las nalgadas de los hombres porque ellos eran "los jefes" de los que tenían que aprender. Entonces, comparaste con tus cómics con las actitudes y acciones de tu padre frente a tu madre y encontraste la misma violencia, misma que a veces estaba soterrada y otras en forma de moretón disimulado por un brochazo de maquillaje.

superheroes golpeando mujeres amarillo
¡Blum! Pasan algunos años, te casas como te enseñó la sociedad y tienes hijos como también lo esperaban todos. Estás algo contento porque lograste "hacer algo" de tu vida: a tu hija la educas como tu padre lo hizo contigo y tratas a tu esposa como aprendiste en esas historietas de colores y como copiaste de tu casa. Crees que es normal y por lo tanto te asombras al notar que tu hija comienza a hablar de feminismo en la mesa al la hora de la cena. Cada vez que eso pasa tú la callas y le gritas, hasta que un día te dice que es gay y la corres de tu casa: "Batman defendiendo a Ciudad Gótica del mal", piensas...

superheroes golpeando mujeres rojo
¡Prig! Después de algunos años te das cuenta de que la vida tiene diferentes maneras de acontecer y te disculpas con tu hija quien ahora tiene un hijo. Para compensar el daño decides regalarle a tu nieto toda tu colección de historietas clásicas.

superheroes golpeando mujeres familia
¡Plop! El chiste se termina, el articulo también. Las mallas de Batman y Robin las comienza a usar el hijo de tu hija para dragearse y salir a manifestarse. Entonces piensas que lo que hizo falta fue un par de nalgadas a tu hija para que educara de la manera correcta a su hijo; afortunadamente ella rompió con tu paradigma machista en el que golpear mujeres es lo correcto, según los superhéroes de tus historietas favoritas.

-

Esta reflexión también podría servir para que dejáramos de llamar las diferencias de gustos como perversiones sexuales, como en este cómic que te ayudará a descubrir tus más profundas perversiones. De manera contrastante existen otras evidencias de la brutalidad con la que se llevan a cabo ciertas prácticas que consideramos normales en nuestra sociedad, por ejemplo "golpear hasta la muerte, las fotografías del crimen en Los Ángeles".

*

Fuente:


Ufunk





Referencias: