INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cosas que sólo podemos hacer entre mujeres

April 27, 2018

Diana Garrido

¿Qué hacemos mis amigas y yo todas las noches? Quejarnos de nuestra situación sentimental, comer papitas y reír hasta las lágrimas...



No es nada extraordinario, ¿o sí?, y menos si somos roomies.


Independizarse es una de las desiciones más difíciles y maduras de la vida, porque no es sencilla y no sólo por el apego familiar o las preocupaciones económicas. El verdadero problema es la gente con la que tendremos que compartir hogar. En nuestros tiempos no tenemos la opción de volar a un nuevo espacio de manera individual. La vida misma y lo complicado que se ha vuelto sobrevivir en el mundo nos orilla a compartir piso con otros personajes tan extraños y fascinantes como nosotros mismos.



Pero en ocasiones, hay personas con suerte que no tenemos que buscar compañía en seres ajenos a nuestro círculo y las hallamos en nuestros propios amigos. Entonces, mudarse se convierte en uno de los mejores acontecimientos en la vida puesto que hay garantía de todo: risas, peleas, fiestas, secretos, juegos y hasta llanto. Pero junto a los que amamos, todo se ve —y se siente— mejor.


No, ni siquiera vivir con una pareja es tan divertido y catártico como cohabitar con las mejores amigas: siempre habrá noches de insomnio y confesiones que terminan en pizza y cerveza. Sí, nos quejamos de lo rollitos en la cadera, el alto número que marca la báscula y el botón de los jeans que se niega a cerrar, pero al mismo tiempo disfrutamos sentir el peperoni en la boca, el queso derretido y la salsa picante molestar la garganta mientras hablamos de lo tedioso que es ir al gym.



De igual forma, nos aguantamos todos los dramas, nos damos consejos y nos tratamos de elevar el ánimo porque es justo en nuestros veintes que somos más vulnerables en cuanto al corazón. La mayoría de los problemas giran en torno a los chicos que nos mueven el alma, nos alborotan las hormonas y nos envuelven en un ritual de llanto, quejas y depresión, pero gracias a esas amigas, a esas compañeras de departamento, podemos abrazarnos y dramatizar mientras nos damos consuelo (y una cerveza).



-




Los dramas de cualquier índole son menos peligrosos cuando estamos en compañía de ellas. Podemos beber un café y quejarnos de las injusticias del trabajo, llorar porque esta quincena no pudimos ahorrar para la chaqueta de piel que tanto nos gustaba y cómo es que nos gustaría conseguir un mejor empleo, pero no nos sentimos capaces. Ellas llegan y aunque tienen el mismo problema, se lo guardan un rato para tratar de solucionar nuestra vida, claro, no sin antes acurrucarse en nuestra cama y compartir un chocolate tibio.



-




Ellas están ahí para cuidarnos en las noches en las que las copas de vino se convierten en confesiones y bailes provocativos con desconocidos, en hambre de tacos o pasteles y en una resaca descomunal al día siguiente. Esa es la ventaja de tener amigas increíbles con las que no sólo puedes terminar tirada en la sala del hogar llorando por cada locura que sucede, ellas nos hacen compañía y si una se vuelve loca, todas le seguimos el paso.



-




Nos aconsejamos en cuestiones del amor, en especial aquellos tropezones que solemos tener como el —casi— teenager, el que le gustaba a la vecina o el exligue de la compañera de trabajo. Sí, nos arrepentimos, deseamos no haberlo hecho, pero al final ellas nos ayudan a no sentirnos tan mal al respecto.


Sí, dije TAN MAL.



-



Nos aterrizan cuando nos hemos volado demasiado por un hombre o cuando ni siquiera vemos que hay alguien intentando dar todo por nosotras. Sí, a veces somos ciegas, pero las tardes de sábado se hicieron para que las amigas-roomies nos devuelvan la vista y la autocrítica.



-



Se ríen de nuestros ligues y nos consiguen otros peores, pero después de tanto bullying, trolleo en redes sociales, indirectas con canciones y referencias que sólo nosotras entendemos, nos hacen saber que si somos felices, ellas lo son también.



-



Cómo vivir sin ellas si es imposible. Es por esto que Las Rayadas han creado estas viñetas llenas de humor, sarcasmo y un toque de dulzura. En cada una de ellas hay una situación cotidiana que representa nuestra postura ante la vida y las circunstancias que hacen de ésta un verdadero calvario. Las Rayadas son un par de hermanas gemelas que decidieron ponerle color y personalidad a su trabajo, de modo que cada una de sus vivencias está plasmada en su página web y sus redes sociales para demostrarnos que, como nosotras, ellas tienen una extraña, pero fuerte conexión.



-



Juntas engordan, lloran y se divierten con los problemas de la otra, pero manteniendo siempre su amistad intacta. Saben que su hermandad es mucho más grande que otra cosa, pero tampoco dejan fuera a sus otras amigas, quienes acuden con ellas en busca de consejos, de soluciones y de ideas que las hacen cada vez más fuertes y llenan sus vidas de detalles graciosos como aquellos momentos en los que critican a otros, juegan entre sí y se burlan de sus gustos culinarios. Ellas son inseparables, pero al mismo tiempo saben darse su espacio, comparten anécdotas, pero también se permiten vivir.



-



Con líneas poco pronunciadas y colores básicos, Las Rayadas se han dado a conocer online con sus creaciones que emanan amistad y diversión; de igual manera, son la prueba de que todas pasamos por lo mismo. Cada que vemos una de las imágenes nos remitimos a nuestras amigas y no podemos evitar decir «esa soy yo» o se la enviamos a las roomies para que adivinen su función en las creaciones de este par de hermanas que distribuyen su trabajo en Cosmopolitan y Gonzoo, entre otras publicaciones.



-



No dejes pasar la oportunidad de conocer el trabajo de las artistas a través de sus redes sociales, cuya vida se ve reflejada en cada dibujo. Siéntete parte de ellas y no dejes de amar a tus amigas, puesto que ellas estarán incluso cuando sientas que la vida no puede ser peor. A fin de cuentas, ellas pueden darte lo que necesitas, así sea un abrazo caluroso por las noches o unos tacos a las 4 am.


TAGS: Amistad Ilustraciones Amor
REFERENCIAS: Las Rayadas

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

6 Reasons That'll Finally Convince You To Learn A Foreign Language Los beneficios (saludables y románticos) de dormir desnudo con tu pareja 10 canciones que no sabías inspiraron brutales asesinatos 9 películas que no sabías hablan sobre pedofilia y te perturbarán 5 bandas que son machistas, denigran a las mujeres y no sabías Cosas que le pasan a tu abdomen cuando tienes un bebé

  TE RECOMENDAMOS