El ilustrador de mundos imaginarios que inspiró a Tim Burton

Sábado, 4 de marzo de 2017 5:46

|Diego Cera


Sólo existe un responsable de que nuestra generación esté enamorada del cabello alborotado, ojos saltones y prendas de rayas blancas y negras: Tim Burton. Desde "The Nightmare Before Christmas", este director nos convenció de que los cuentos de terror pueden ser más adorables de lo que pensamos al presentarnos a Jack Skellington, un esqueleto que, a pesar de vivir en un día de brujas eterno, descubre la magia de la navidad e intenta transmitir su euforia festiva a todo el mundo.

Frankenweenie Edward Gorey

El trabajo de Burton es una reconfiguración absoluta del miedo, lo aleja de esa impresión terrible para acercarlo a un ambiente más lúdico que sólo México y su día de muertos había podido lograr con éxito. Los cuentos que componen el libro "La melancólica muerte de Chico Ostra" son muestra de su ingenio como escritor, cada texto está compuesto de versos casi tan simpáticos como los del Dr. Seuss, además, las ilustraciones que acompañan cada relato, hacen un juego impresionante con la inocencia del texto porque, aunque fueron ideadas para niños, muchas de ellas mantienen esa línea oscura que caracteriza al director del remake "Frankenweenie".

  robot Edward Gorey momia Edward Gorey mancha Edward Gorey

Detrás de este mundo de figuras delgadas y ojerosas creado por Tim Burton hay un hombre cuyo talento inspiró a este director: Edward Gorey, un escritor e ilustrador estadounidense que no sólo dotó su obra de una atmósfera macabra y extravagante, también su vida tuvo un poco de ello. Algunas personas afirmaban que dentro de su casa, este hombre que a menudo vestía largos abrigos de piel y zapatillas deportivas, guardaba una colección de bebés muertos.


cocodrilo Edward Gorey

Gracias a su conducta particularmente solitaria y a su poco interés por la fama y la promoción, fue considerado un autor de culto. Su declarado gusto por el estilo victoriano hizo que las frases que acompañaban sus dibujos de tinta negra sobre papel fuesen ten refinadas que la gente por mucho tiempo creyó que Gorey era de origen inglés.

tortuga Edward Gorey

«Pienso en mis libros como en novelas victorianas hechas un desastre»

fantasmas Edward Gorey

Una gran diferencia entre este ilustrador y Burton es que a él le molestaba que definieran su trabajo como macabro; aunque sus ilustraciones y textos insinuaban los crueles desenlaces de sus personajes, nunca mostró en ningún momento un acto de violencia explícita. Para poder transmitir esa sensación de terror a sus lectores, Edward Gorey se valía de situaciones desesperantes como las que se presentan en el cuento "El invitado dudoso", donde una familia es visitada por una especie de pingüino que con sus acciones logra desesperar al lector a pesar de que sus anfitriones lucen indiferentes ante su presencia.

ballet Edward Gorey

La obra de Gorey estuvo acompañada de dos elementos siempre constantes: el ballet y los gatos, los cuales relacionaba de una manera algo curiosa, según su visión, los gatos tenían en su caminar la misma elegancia que una bailarina de ballet, por ello, cada movimiento del animal tenía una especie de aire artístico único.

gatos Edward Gorey

«Llevan esas vidas misteriosas, que sólo están medio conectadas a la tuya. (…) Es interesante compartir la casa con un grupo de gente que obviamente ve, escucha y piensa de un modo infinitamente diferente a ti»


gato Edward Gorey


Entre 1953 y 1960 se dedicó a ilustrar las portadas de los libros producidos por la editorial Anchor Books, sus diseños representan una de las colecciones más exitosas de la casa editora, lo impresionante es que muchos de los libros eran de índole científica y los diseños de Gorey encajaban a la perfección con la temática de cada uno de ellos. Durante este tiempo tuvo la oportunidad de colaborar con artistas como Andy Warhol y Milton Glaser, aunque la última palabra siempre estuvo en sus manos.

henry Edward Gorey poesia Edward Gorey wander Edward Gorey

Los mundos creados por Edward Gorey nos enseñaron que la inocencia y el terror son cosas que pueden ir tomadas de la mano sin restricción alguna para crear una atmósfera de inexplicable angustia e incomodidad, aunque, si lo transportamos a nuestros días, podrían formar parte de las películas infantiles más entrañables de todos los tiempos.





Guardar
REFERENCIAS:
Diego Cera

Diego Cera


  COMENTARIOS