Diseño

Espejito, espejito. ¿Cuándo habrá una princesa que se parezca a mí?

Diseño Espejito, espejito. ¿Cuándo habrá una princesa que se parezca a mí?


Érase una vez una princesa de origen hindú, emprendedora, a la que le costaba llegar a fin de mes, pero que cada día se levantaba dichosa de poder ir a trabajar estrenando unos pantalones talla 42, que se compró en las rebajas. Aunque poco convencional, esta mujer podría ser la próxima princesa Disney y así lo están demostrando las últimas películas, que presentan a mujeres de raza negra, emprendedoras y que no necesitan de un hombre para sentirse realizadas.

Princesa1  
Ese deseo ha llegado al arte visual. Una bella mujer gitana que le canta a un pájaro mientras espera a los siete enanitos o una geisha que busca desesperadamente su zapato de cristal son algunas de las ilustraciones del diseñador TT Bret. Esta estadounidense, autora del Tumblr Let´s There Be Doodles! presenta una colección donde las princesas Disney adquieren otra etnia. Estas imágenes, que han tenido gran acogida en las redes sociales, carecen de denuncia social.

“Mi intención es trabajar con diseños que incluyen culturas distintas a la mía. Creo que en el mundo Disney hay muchas historias que aún no se han contado, con diversos trasfondos culturales”, confiesa la autora del blog a CulturaColectiva.

Princesa2  

Princesa3

 La evolución de las princesas Disney es más evidente en la personalidad que en el físico “donde Disney tiende a mostrar a una mujer idealizada, pasando por alto los distintos tipos de cuerpo” admite TT Bret.  Según la psicóloga Carolina Guzmán, sí ha habido cierta evolución física “antes se mostraban más adornos y vestidos, ahora se busca la corporeidad, se muestra más piel”. 

 De la vulnerable Blancanieves de los años treinta se evolucionó a una serie de princesas como Bella, que aunque continuaban siendo vulnerables, adoptaron un carácter más reivindicativo. “Los 90” trajeron a mujeres de distintas culturas, que se preocuparon por la ecología o sintieron la responsabilidad de salvar a su pueblo como Pocahontas o Mulán. 

“La feminidad cobra fuerza en cualquier parte” comenta la psicóloga y consultora de Quantum Satis Integral, Carolina Guzmán Sánchez, que cita a Carl Gustav Jung, figura clave en los inicios del psicoanálisis, para describir que “la mente comparte sueños, sentidos y magia de la vida sin importar el color”. La actual candidata a Doctora en Psicología opina que en la serie de TT Bret Racebent, como en las actuales películas Disney, “se ve más comunidad, más igualdad” y se permite que la princesa “tenga defectos y se aleje de la figura rubia y blanca, símbolo de  pureza”. 

https://img.culturacolectiva.com/content/2015/02/Princesa4.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/02/Princesa5.jpg


La diseñadora TT Bret, que se considera una artista conceptual, andrógina, de 24 años y amante del mundo Disney continúa creando princesas más reales. La colección Curvy Disney muestra a princesas con cuerpos naturales, los que se ven en la calle. “Mi intención es expandir la belleza de las princesas, aunque creo que a su manera todas son bellas, y dar mi visión de lo que para mí significa la belleza”.

Una belleza masculina, femenina o ambigua. Inspirada en otros Tumblrs, TT Bret se ha dado a conocer también por alterar el género de los personajes Disney y presenta a bellos y querubines sirenos o a Pocahontas rudos y con mentón ancho, un “experimento divertido” y con gran importancia en el mundo de los cuentos infantiles. “Existen personajes andróginos, que muestran que el bien y el mal no tienen condición de hombre o mujer, que son independientes al género” explica la psicóloga colombiana Guzmán. 

Princesa6

 Otros artistas ya han publicado sus propias imágenes de lo que es inevitable: que Disney abra el armario y saque a todos aquellos personajes que llevan tiempo confinados en él, esperando vivir plácidamente su homosexualidad. “Es cuestión de tiempo que Disney presente a un personaje gay”, comenta TT Bret, que también ha publicado su versión gay de Disney inspirada en el blog The Crowned Heart. En este Tumblr su autora presenta al príncipe Aladdin volando en la alfombra o a un príncipe azul dormido esperando ser despertado a besos por otro príncipe azul.




https://img.culturacolectiva.com/content/2015/02/espejito-espejito.png https://img.culturacolectiva.com/content/2015/02/Princesa8.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/02/Princesa9.jpg

 Mientras unos desean volar a ese mundo de fantasías, otros han trasladado la fantasía al mundo real. Si el pelo de las princesas fuese como en la vida misma, se rompería parte de esa magia que protagonizan algunas de las escenas más famosas de Disney. La diseñadora Loryn Brantz (milkmade.com) muestra a la Sirenita saliendo del mar y posando en la roca con el pelo mojado pegado a la cabeza o a Pocahontas cantando, pero comiéndose el pelo levantado por el viento.  Esta es su manera de denunciar “los estándares irreales de belleza”, explica en El Huffington Post.

Princesa10

Princesa11  
Con el deseo de que se acerquen más a la realidad, estas muestras artísticas, que surgen en la red, reflejan la importancia de los cuentos infantiles. “Los cuentos son importantes para que los niños construyan una fantasía. Es donde generan distintos mundos de posibilidades, un punto crítico y en donde se transmiten valores”, explica Carolina Guzmán. Para TT Bert “los cuentos Disney se van adaptando a los tiempo”, una adaptación a la que ella se ha adelantado y por la que ha recibido miles de comentarios gratificantes, que hacen posible que su blog se mantenga “divertido y positivo”. Todas estas ideas ayudan a que la próxima vez que una princesa se mire al espejo vea en él a una mujer más real.  

Princesa12 Princesa13


Referencias: