INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Divas y Santos Patronos de la cultura gay que harán temblar tu heterosexualidad

19 de junio de 2018

Eduardo Limón

Figuras que hemos abrazado por su éxito y no sólo porque sean gays...



Destacable que en México dos de nuestros más grandes intérpretes de la música y la expresividad del sentimiento hayan sido homosexuales. ¿Cómo en un lugar como éste se dieron cita y libertad performática dos personajes que contrariaban drásticamente los márgenes de la masculinidad, el machismo y las buenas costumbres de la heterosexualidad? ¿Cómo es que fiesta tras fiesta, borrachera tras borrachera, Juan Gabriel y Chavela Vargas sean los cantantes recurrentes para que hombres y mujeres adscritos a cualquier orientación sexual desenvuelvan su sentir? Ya sea en el goce de lo que significa la felicidad mexicana o en el llanto de una falta de querer, ellos, en toda su otredad sexual, inauguraron una emotividad sin género y sin prejuicios a la que el resto nos sumamos más temprano que tarde.



Poco importó para nuestra sociedad que fueran no-heterosexuales; que, en esa misma línea, ni siquiera nombraran lo que sí eran. Simplemente, tuvo más peso que allí se posaran. Sin afirmar ni desmentir, sólo haciendo visible lo evidente. 



Al haber movido los rieles que originalmente iban de la masculinidad y la feminidad sensual al valor artístico o social, hacia los terrenos del éxito y la propuesta sensible de fondo con ese mismo destino de valía, a México –en su mayoría– le importó un carajo que ninguno se sumara a la norma de los géneros o a la narrativa del binomio hombre-mujer.


Juanga y Chavela, tan abrazados de su otro-yo, tan orgullosos y valientes de lo que no fueron, lograron incendiar las iglesias de la heteronormatividad, romper los altares del machismo, y colocarse a sí mismos como esos santos que a todos escuchan, consuelan y enaltecen. 



Cuando los conquistadores españoles intentaron cambiar la fe de los indígenas, estos ocultaron a sus deidades debajo de la ropa de dichas figuras en las iglesias; así, cuando estuvieran rindiendo culto, parecería que rezaban a los personajes católicos y no a sus verdaderos guardianes. Al percatarse de ello, los curas decidieron cambiar sus esculturas y hacer también de resina sus ropajes. Así se frenaría este delito herético. Sin embargo, las equivalencias nominales abrirían una nueva oportunidad; los nativos se percataron de que no importaba la manera en que se decía lo que se decía, sino el cómo se pensaba y ejercía. De la misma forma, por ejemplo, podemos entender la inserción en nuestro imaginario y accionismo de Juanga, Chavela, Villaurrutia, Vallejo, Novo, Galán, y otros personajes fuera de México como García Lorca, Whitman, Divine y Rupaul. Personajes que pueden nombrarse de distintas formas, pero cuya fuerza y representatividad recaen en algo más poderoso que su decir categórico.


Por ejemplo, allí está RuPaul, quien plenamente consciente de la indiferencia que pueden marcar las palabras siempre y cuando se tenga poder sobre lo que se es, ha demostrado desde su temprana carrera que no importan los pronombres o los adjetivos con que se le haga referencia. Su participación tanto masculina como femenina en shows y eventos públicos, le ha posicionado como un parteaguas para la liquidez de la nomenclatura que pueden recibir los seres humanos.



De esta manera, aludir a que estas santísimas potestades harían temblar a toda heterosexualidad –tuya o de quien sea–, no implica que un rayo gayificador vaya a caer sobre la humanidad entera y la duda (irremediable) sobre ciertas identidades sexuales gobierne. Lo que combaten todos estos seres, divinos para la cultura LGBT+, no es a la heterosexualidad en sí, sino a la idea que tenemos de ella. Porque en este paso donde somos capaces de advertir que los roles de género y sexualidad pasan a segundo plano cuando hablamos de verdaderos logros, y que el machismo general no es más que un amaneramiento con licencia, es el prejuicio de lo hetero lo que debe debilitarse, no su ejecución.


Dicha desmaterialización del macho la podemos encontrar fácilmente en nuestra historia con Amelio Robles. Un hombre trans que vivió durante la Revolución Mexicana, apoyado por la buena estima que le tenía el general Emiliano Zapata y recordado, sobre todo, por haber luchado no sólo en contra de las barreras del género, sino en defensa de vulneraciones que el machismo dejaba territorio tras territorio en plenas campañas armadas.



Una afrenta que, en la era contemporánea, protagonizó desde la cultura norteamericana una fabulosa criatura llamada Divine. Ella, fuerte y disruptiva, era una drag que llevaba el terror de los heterosexuales y su temor de dejar de ser el centro de atención a la realidad. Actos "viles" y comportamientos "repulsivos" le caracterizaron en una denuncia que, sí, iba dirigida a la homofobia, pero también hacia la moral preseleccionada de nuestra sociedad, a la aspereza de los derechos humanos como los conocemos y a la limitada participación política de un todos.


Estas Divas y Santos Patronos de la Diversidad Sexual son, en pocas palabras, aquello que nos ha unido bajo cierta tolerancia y con suficientes concesiones. Amelio Robles, un hombre trans que modificó la visibilidad de la lucha en diversas acepciones; Chavela, una mujer capaz de conjugar actitudes antigenéricas; Juan Gabriel, figura elemental para la comunidad gay en México; RuPaul, quien resignificó la participación de las drags en el espectáculo popular; y Divine, un ser revolucionario que abrió los límites del under y las políticas de lo esperado. Figuras celestiales de renunciaron a su autoenunciación para dejar todo más en claro.



Todas las ilustraciones pertenecen a Daniel Benítez. Conoce su trabajo dando click aquí.


TAGS: Ilustraciones historia de méxico Orgullo Gay
REFERENCIAS: Horizontal Quora Homosensual

Eduardo Limón


Editor de Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Günter Grass, no sólo escribió "El tambor de hojalata", estas son otras de sus obras The Coolest Street Markets In NYC You Should Hit Up This Weekend Te explicamos la diferencia entre blush, bronzer e iluminador 5 Skills You Need To Develop To Become A Successful Blogger Imágenes inéditas de la grabación del último disco de los Arctic Monkeys Dark Truths Hiding Behind The American Dream: The Photo League’s Radical Photography

  TE RECOMENDAMOS