12 tatuajes para recordar a la persona que se fue

Viernes, 22 de diciembre de 2017 12:21

|Diego Cera

Aunque dejar ir a alguien siempre es una decisión difícil, aprender a recordarle sin dolor nos hará más fuertes y más libres...



A pesar de que muchos se niegan a verla, dentro de cada tumba se encuentra escondida toda la ternura del mundo. Más allá que la señal definitiva de que debajo de esa estructura de roca o granito están los restos de una persona, las tumbas encierran un significado mucho más especial. Éstas son, de alguna manera, un cariñoso homenaje a todo lo que una persona significó en vida para toda su familia y hacia aquello que, a pesar de su ausencia física, seguirá representando durante muchos años.


«Morir será una gran aventura».


«Todavía me levanto».


-

No es en vano el hecho de que exista toda una iconografía surgida a partir de los elementos que conforman una tumba. Ángeles, flores y aves, todo lo que uno puede observar en un a tumba tiene una carga simbólica dentro de lo que hoy conocemos como arte mortuorio, mismo que existe porque incluso los episodios más tristes de nuestra existencia merecen ser recordados con dignidad, o al menos un poco de gracia.


«Soy porque eres».


«No tengo miedo de caminar por este mundo sola».


-

Lo mismo ocurre cuando decidimos terminar una relación, pues si lo pensamos detenidamente, dejar atrás a una persona es un acto que lleva implícita una especie de muerte lenta que ocurre cuando nos damos cuenta de que la vida como la conocíamos ha terminado para siempre. Despedirnos de una persona de esa manera es sin duda un acto doloroso, deja en el pecho una especie de vacío que no podemos llenar con nada más que con el dulce recuerdo de todo lo que algún día fue.


«Fuera de las cenizas / me levanto con mi cabello rojo / y consumo a los hombres como al aire».


«El miedo al sufrimiento es mucho peor que el sufrimiento mismo».


-

Pero como no podemos pretender ir poniendo un monumento a cada derrota amorosa que nos destruye, quizá lo más sensato sea honrar ese recuerdo de una forma un tanto más orgánica, o al menos más discreta, con el fin de que las calles no se vean inundadas con estelas y ángeles en cada esquina o parque donde una de esas relaciones que pretendían ser para toda la vida vio su fin. ¿Por qué no un tatuaje? Si desde siempre estas marcas han representado en sí mismas un acontecimiento importante en la vida de quienes las llevan puestas, probablemente sirvan también como memoriales de un amor perdido.


«Nuestras memorias me harán más fuerte».


«Pasado / Futuro».


-

Puede ser algo tan sencillo como una frase o un dibujo que en momentos más felices fuera la perfecta definición de lo que significaba su unión*. Seguramente en el camino habrá personas que traten de persuadirte de lo contrario, lo cierto es que uno de estos tatuajes no sirve como una forma de mantener vivo ese amor, son una especie de tumbas y como tal, lo único que representan es un episodio que ha sido superado y del cual has obtenido una gran lección.


«Esto también pasará».


«Toda flor debe crecer a través de la suciedad».


-

Incluso cuando parezca una contradicción, estos tatuajes permanecerán por siempre sobre tu piel para recordarte cuán fuerte eres al llevar sobre ti el recuerdo de esa persona que en algún momento sólo representó dolor en tu vida y hoy no es más que una de las cicatrices más bellas que una persona pueda desear sobre sí.


«Siempre en mi mente, por siempre en mi corazón».


«Nunca una falla, siempre una lección».


-

Tatuarse algo que te recuerde a la persona que te rompió el corazón quizá no suene a la mejor de las ideas. Sin embargo, puede ayudarte a superarla.



REFERENCIAS:
Diego Cera

Diego Cera


Articulista Senior
  COMENTARIOS