Ilustraciones de Abigail Hedine sobre mujeres sensuales

Martes, 7 de noviembre de 2017 19:44

|Rodrigo Ayala Cárdenas

El amor no correspondido de la mujer soñada es uno de los demonios que atormentan a diario a un hombre desdichado.



Love hurts / Love scars / Love wounds and marks / Any heart not tough or strong enough

To take a lot of pain, take a lot of pain / Love is like a cloud, it holds a lot of rain / Love hurts / Ooh love hurts



Sólo un corazón roto sabe que ésta es una de las canciones más dolorosas en la historia musical. Se llama Love Hurts, pertenece al grupo de rock Nazareth y desde el momento de su lanzamiento (1975) ha acompañado la melancolía de miles de hombres de muchas generaciones en sus dolorosos recuerdos de la mujer que los dejó, los engañó o los ignoró de manera cruel. El amor no correspondido de la mujer de sus sueños (una chica rubia, morena, pelirroja, de cuerpo esbelto y mirada atrevida) es uno de los demonios que los atormentan a diario y es causa de noches de insomnio, horas enteras de profundas lamentaciones y una que otra lágrima.



Esta galería es un recorrido por las mujeres que con una actitud de franca despreocupación e intensa sensualidad han dejado tirados a los hombres de los que hemos hablado y que confiaban en ganarse su atención, sus favores y un poco de su amor. Pero ante una mujer independiente, con deseos de saciar sus propios instintos, más vale ir con cuidado. Porque ni siquiera la canción Love Hurts es capaz de ablandar un poco su corazón. Ellas están seguras de que la diversión y la libertad de elegir a sus amantes son las únicas cosas que importan en la vida y que las hacen felices.



Los símbolos fálicos que varias de ellas muestran (alimentos o armas) no son señal de lo que desean sino del control que tiene sobren los deseos de otros. Muestran la urgencia de sus amantes y el sometimiento al que ellos están dispuestos a llegar con tal de tener un poco de la atención de la mujer que anhelan tener entre sus manos. Saben cómo tiene que actuar y lo que tiene que decir para que los hombres heridos y necesitados sigan arrastrando su humanidad con tal de ganarse una mirada, una simple caricia que los haga dormir un poco más tranquilos. Pobres de ellos… Su corazón será roto cuando menos se den cuenta.



Estas ilustraciones de corte feminista donde las protagonistas son mujeres jóvenes, femme fatales para ser más precisos, despliegan una intensa sensualidad por todos los poros de su piel. Ellas se muestran de manera sugestiva, retadora, orgullosas de saberse hermosas y conscientes de que su belleza ha sido causa de desgracia para los hombres que han tenido la fortuna-desgracia de cruzarse en su camino.



Con un estilo colorido que recuerda al pop art de los 60-70, los cómics de aquella época y las pin up desarrolladas por el artista peruano Alberto Vargas, las chicas de esta galería son un divertido y atrevido acercamiento al sentimiento femenino de la sexualidad y la cultura popular. Las ilustraciones no sólo hacen alusión a los caracteres despreocupados de un grupo de mujeres fuertes, sino también a la belleza y estética del cuerpo femenino visto desde todos sus ángulos. Él sirve como monumento a la rebeldía, a la lucha por unos ideales que quizá no todos los hombres puedan entender, especialmente los que aún se encuentran recogiendo los trozos de su corazón destrozado. Esta galería es un reconocimiento a las mujeres que sin temor son ellas mismas y demuestran que su poder es grande, infinito y lleno de erotismo.



Esta serie de intensas ilustraciones ha sido creada por la diseñadora estadounidense Abigail Hedine, quien también dirige Feather Hearts, una línea de ropa para mujeres basada en los estilos retro y de la cultura popular de los años 60 hasta 80. Conoce el resto de su obra como diseñadora en su cuenta de Instagram.



-

Una mujer empoderada y segura de sí misma, como las que hemos visto durante este recorrido visual erótico, siempre irá por la vida confiada en sus pensamientos, sus convicciones y lo que hará con su cuerpo, pues sabe muy bien que ser sexy sólo es cuestión de actitud




REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS