INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Ilustraciones de Álvaro Castro sobre corazones rotos

10 de noviembre de 2017

Rodrigo Ayala Cárdenas

El corazón grita auxilio cuando es herido, cuando alguien finge acariciarlo pero en realidad lo está dañando, cuando en el momento en que cree que todo marcha sobre ruedas es partido a la mitad.



Ville Valo es un cantante finlandés que interpreta sus canciones como si estuviera llorando, viviendo en carne propia los demonios perturbadores de la pasión muerta. “The Funeral of the Hearts”, “Join me in Death”, “Buried Alive by Love” o “Razorblade Kiss” son algunas de las fatídicas canciones que han hecho famosa a su banda HIM. Ville es un alma melancólica e intensa que sin duda disfrutaría poner un condón en su corazón para protegerlo de los dolores de la pasión. También deleitaría su gusto por el macabro dolor del amor con las ilustraciones del artista español Álvaro Castro, que aquí presentamos, quien se centra en mostrar al corazón de los enamorados sumido en diversas circunstancias que transitan entre la tragedia y la ironía.

 

 

El corazón grita auxilio cuando es herido, cuando alguien finge acariciarlo pero en realidad lo está dañando, cuando en el momento en que cree que todo marcha sobre ruedas es arrojado a un mar a la deriva con el objetivo de que se ahogue. En ese momento es cuando surgen los amigos incondicionales u otro amor que, actuando como salvavidas, rescata a ese corazón de un naufragio irremediable.

 

 

En un escenario sentimental-apocalíptico es cuestión de tiempo para que en una relación uno de los dos corazones vuele en mil pedazos ante la traición del otro. La falta de compromiso o la ausencia de claridad en las emociones llevan a que una de las dos partes coloque un cartucho de dinamita en el alma del otro hasta hacerla explotar de llanto, de ira, de terrible amargura.

 


El amor no correspondido puede ser el arma más letal de todas, la más mortífera, la más cruel. Un animal salvaje que nos desgarra con sus uñas o nos muerde hasta desangrarnos. También puede equipararse a una flecha que nos atraviesa hasta llevarnos a la muerte física y espiritual.

 


Infidelidad. ¡Cruel palabra! ¡Doloroso acto para quien es víctima de ella! El alma se parte en miles de mitades con unas tijeras de tamaño descomunal que la hace sangrar sin detenerse.

 


No molesten, en esta habitación hay alguien teniendo sexo. Ésta es la otra cara de la infidelidad y del desamor: cuando una pareja está en perfecta sincronía sexual y sentimental, miles de chispas multicolores iluminan el cielo y la noche estrellada mediante un orgasmo celestial.

 


En esta era sexual, en la que con un celular y un like tienes a una pareja en la cama, el amor se ha subyugado al materialismo y las apariencias. Las personas buscan el deseo a toda costa, la aprobación física a cada segundo y unos minutos de sexo pasajero cuyo recuerdo se borrará cuando la cama vuelva a quedar tendida en el hogar o el hotel de paso.

 


Hoy las redes sociales son un extenso catálogo donde miles de almas se exhiben para ser elegidas mediante la perversión de quien con un clic elige a su siguiente presa. Se ha dejado de lado el cortejo presencial para elegir la caza inmediata por medio de una imagen que la mayoría de las veces no corresponde con la realidad. 

 


Las heridas del amor son las más difíciles de olvidar. Cuando la persona amada se va en busca de otros horizontes, el abandonado a veces piensa que su única vía se encuentra en las líneas de una hoja de afeitar, cuando en realidad tiene toda una carretera por delante llamada vida e ilusión.

 


¿Cuántos no quisieran que la tradición del casamiento mutara de la entrega de anillos de unión a la entrega de condones para protegerse de los engaños? Al deseo de estar con alguien se suma el deseo de estar con diez personas más. Ésa es la realidad para algunos en el juego del amor y el sexo, quienes se escudan en que nuestra especie necesita reproducirse y que sólo siguen sus instintos naturales.

 


No estar físicamente con alguien no significa que el sexo no pueda disfrutarse. ¡Masturbarse es otra manera de tener sexo! Es un encuentro personal donde no tienes que estar bajo el dominio de nadie: tú eres responsable de tu placer, de la mejor manera de arrancar a tu cuerpo un sonoro gemido que estremezca hasta al mismo cielo.

 


El juego del sexo es tan placentero como peligroso. Reta a la persona que deseas a que se una a ti en la misión de juntar sus cuerpos, de explorar su fuerza física y mental para imaginar las posturas más arriesgadas y excitantes. Los puntos que obtengas en su memoria será el equivalente a tu astucia como amante.

 


Ten cuidado con entregar tu corazón a un amor tóxico: esa tragedia puede llevarte a la tumba y a dejar de creer en el amor. Coloca una máscara que te impida respirar el aire viciado de un amor que sólo quebrará tu fe en los sentimientos verdaderos. Aléjate de esa zona tóxica de la que muchos no pueden o no se atreven a salir. 



Hay muchos corazones que son usados como desechos sexuales una vez que el encuentro casual ha culminado. Cuando el condón es tirado a la basura, en él no hay semen, están los sentimientos usados de una persona para satisfacer instintos inmediatos. En el sexo hay dos corrientes: la del amor verdadero y la del amor casual. ¿A cuál le apuestas para tener la mayor satisfacción de tu vida?



Los románticos creen en el amor eterno, los realistas le ponen fecha de caducidad, los pesimistas dicen que es una mentira del ser humano. Las manos aquí retratadas se aferran a la llave y el candado que se han injertado en la piel como muestra de que el amor eterno es posible. Sienten que su unión es más fuerte que el mismo fin de los tiempos. 



En la vida hay muchos caminos para ser feliz, pero el máximo de todos ellos es encontrar la pieza que encaje con nuestro corazón. Cuando dos almas se vuelven gemelas el mundo es una lluvia de felicidad, una canción de regocijo, una sinfonía de orgasmos escandalosos. ¿Hace cuánto que has encontrado a esa persona con un corazón que embona con el tuyo de manera perfecta?


-

Álvaro Castro es uno de los ilustradores modernos más reputados de su generación. Sobre su obra, él mismo la define de la siguiente manera: «Me gusta más tratar temas actuales dándole una orientación crítica, pero por otra parte la sexualidad es un tema que anima a otras personas a interactuar y a dar su propia visión por sus experiencias, aunque he creado más ilustraciones acerca de mis gustos personales (cerveza, fútbol o diseño)». Sus corazones suicidas y sus manos presas del desamor son una buena oportunidad para recordar cómo curar un corazón roto y todo lo que guardamos en él y nos negamos a mostrar.


TAGS: Ilustraciones Diseño gráfico Relaciones de pareja
REFERENCIAS: Singulares

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

9 famosas que decidieron quitarse sus implantes de senos Actores que golpearon a sus directores en la cara durante la filmación Cómo evitar que Whatsapp borre todas tus conversaciones y fotos el 12 de noviembre El país de África que empezó una purga contra los homosexuales Fotografías de como es la vida en una cárcel de mujeres en Afganistán de Aref Karimi Misofonía, la enfermedad que te hace odiar el sonido

  TE RECOMENDAMOS