PUBLICIDAD

DISENO

Ilustraciones sobre crisis existenciales que te pasan a los 25

¿Te sientes como la Britney pelona pero ni siquiera te has rapado todavía?

Tranquila, las crisis existenciales no sólo le llegan a los famosos o millonarios, también a nosotros los mortales nos pega –casi siempre a los 25 y sin tantita piedad– una ola de sentimientos oscuros, dudas terribles, miedos inexplicables y depresiones absurdas.

No entender nada, no sentirte parte de ningún proyecto, no complementarte con nadie, no experimentar emoción, placer ni alegría, no recordar lo que es estar lleno y en paz, es parte de atravesar una crisis existencial que –aunque no lo parezca– resulta necesaria para madurar, forjar tu carácter y aprender. Sin embargo, es inevitable que durante este episodio de problemas y bajones te sientas como lo explican las irónicas y atinadas ilustraciones de Doña Batata.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Creer que lo único que te hace falta es tener sexo con un desconocido y después darte cuenta de que realmente necesitabas un abrazo de oso, comida caliente y Netflix es muy común a los 25. Por lo que también es común arrepentirte de la mitad de las cosas que haces el fin de semana, mismas que seguramente volverás a hacer el viernes siguiente.

"Nadie me quiere", "Todos tienen pareja menos yo", "No le gusto a ningún hombre", "Ninguna mujer querría tener una relación conmigo"... Esta y otras 100 frases son las que usamos a los 25 para martirizarnos hasta las lágrimas, pero ¿en un mundo con millones y millones de personas realmente te parece probable no encontrar alguien con quien compartir tu vida?

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las crisis existenciales de los 25 nos hacen creer que efectivamente podríamos morir solos, pobres, amargados y sin haberle encontrado sentido a nuestra vida, pero tranquilízate, respira profundo y ríete un rato con las ilustraciones de Doña Batata. Ella es una diseñadora que a través de Instagram a hecho que muchos olviden sus problemas, pues las imágenes que publica en su perfil no sólo son ácidas e irónicas, también son cómicamente reales.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD