Ilustraciones de Gloom Darling sobre cómo viven su sexualidad las mujeres con el corazón roto

Miércoles, 22 de noviembre de 2017 16:29

|Carolina Romero

«No importa quién sea, ni sus defectos, ni lo poco que tengan en común; es una piel como la tuya, deseante y desesperada».



Crack: tu corazón está roto. Sientes que el aire te falta, los ojos no pueden dejar de chorrear en ríos y ríos de lágrimas. No entiendes qué está pasando, pero recuerdas que te hirieron y te duele, no sabes si es en el cuerpo o en el alma, pero no puedes soportarlo.



Lo odias. No puedes dejar de odiarlo, ¿cómo pudo hacerte esto? Esperó justo el momento en el que sentías amarlo por completo para darte una puñalada por la espalda. Ahora es un desconocido que lamentas con todo tu ser haber querido alguna vez. Pero no puedes engañarte. Lo sigues queriendo. Dudas si su traición es suficiente como para no volverlo a ver nunca. Entonces recuerdas todas las veces que has sufrido por amor. Recuerdas que Es imposible perdonar cuando estás destrozada.  



“El amor siempre ha sido una maldita trampa ¿cómo lo pude olvidar?”, te dices y es entonces cuando recuerdas que no estás dispuesta a aguantar más días de desesperación y nostalgia. “Al diablo”, si él fue capaz de traicionarte, tú eres capaz de hacer lo doble. Es hora de buscar aventuras.



Los encuentros sexuales son fáciles de conseguir. Tu avidez por buscar compañía que te haga olvidar lo sola que te sientes hace que rápidamente encuentres con quién compartir tus noches. Empieza a gustarte, piensas que sufrir fue una pérdida de tiempo que ya no estás dispuesta a gastar. No importa quién sea, ni sus defectos, ni lo poco que tengan en común; es una piel como la tuya, deseante y desesperada. 



Te conviertes en una experta en los encuentros eróticos fugaces. Comienzas a conocer cosas que antes ignorabas, nuevas experiencias a las que te habías negado toda tu vida. Tu placer se extiende como una espuma inquieta que va de aquí para allá nutriéndose de gozo. Eres instrumento de otros, pareces no tener problema con ello.

Error. Poco a poco, cuando esos cuerpos se van a su casa por la mañana, la soledad vuelve cada vez con más fuerza. Sí, disfrutas lo que haces, pero por dentro te sientes vacía. Luchas por disfrutar, por hacer oídos sordos a esa voz interna que te dice “esto no está bien, no te hace feliz”. La tristeza se adueña de tu cuerpo y no hay nada que puedas hacer al respecto, sólo parar y replantearte qué es lo que quieres de tu vida.



Comienzas a pensar que tu valor como ser humano no radica en con quién estés, sino en lo que tú eres y lo que sientes. No hay manera de construir nada sobre las ruinas. Entiendes que el amor comienza por ti misma por más trillado que se escuche. Es momento de sanar, eso sólo puede hacerse de manera solitaria. 





Pronto comienzas a percatarte de cómo las cosas cambian de manera automática. El amor que has sembrado por ti misma comienza a dar sus primeros frutos. Comprendes que nadie puede lastimarte a menos que tú lo permitas, que eres tu mejor amiga y que no permitirás que te vuelvan a hacer daño. Ya no te olvidarás de ti, nunca más te sentirás sola, te tienes a ti. 



Divertirte, disfrutar el día y las noches haciendo cualquier cosa en soledad no es tan malo como pensabas. Disfrutas de tu compañía, te ríes de tus propios chistes, te gusta cómo te ves delante del espejo, disfrutas bailando sola. Has encontrado al amor de tu vida; lo que venga después será sólo un complemento de ello. 



El destino tiene maneras caprichosas de colocarte delante de situaciones similares a las del pasado para probar lo que has aprendido. Conoces otra vez a alguien, tu primer impulso es resistirte, tienes miedo a darlo todo y que te vuelvan a romper el corazón. Pero después del tiempo que ha pasado, de los días buenos, los malos y los muy malos, comprendes que no hay nada que temer. Siempre te tienes para recomponerte cuando sea necesario. Es momento de volver a amar. 



-

Puede que no seas capaz de ver más allá del dolor. Ahora piensas que tu vida va a terminar y que no hay compostura para tu corazón. Debes recordar que cualquier quiebre emocional que se vive durante la vida es una buena oportunidad para aprender quién eres en realidad.


Estas ilustraciones pertenecen a Gloom Darling, conoce más desde Instagram.


**

Si quieres conocer más sobre diseños increíbles descubre cómo viven su sexualidad las mujeres reales en ilustraciones de Gabriele Pennacchioli y éstas que te harán recordar la historia de amor que tuvimos y me destrozó.


Carolina Romero

Carolina Romero


Articulista
  COMENTARIOS