NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Ilustraciones de Idrissi Charif sobre mujeres que se volvieron más fuertes cuando las decepcionó el amor

14 de diciembre de 2017

Carolina Romero

Sólo mirando el fondo de tu abismo, podrás construir algo verdadero y fuerte.



«Me destrozaste por completo. Me llené de miedo y de angustia. No sabía qué pasaría después de ti. Cada una de tus mentiras se clavaron como estaca en mi corazón; así de dolorosas y profundas. Pensé que no lo superaría, temí que mis lágrimas nunca tendrían fin. Sin embargo, ese día llegó. Hoy soy más fuerte, más sabia y más inteligente. Gracias por romperme el corazón».




El amor no decepciona, decepcionan las personas que fingen amar. Son dos cosas completamente diferentes. No distinguir bien entre ambos términos propicia una actitud frente a la vida errónea que sólo nos hace sufrir. 



Esperar algo de alguien es natural; formamos expectativas de las personas como un intento de adivinar sus movimientos, adelantarnos a sus decisiones o salvaguardarnos de no ser heridos. Sin embargo, poco a poco nos damos cuenta de lo inútil que esto resulta. Vemos con sorpresa cómo es imposible leer la mente de los demás, el hecho de que cada uno actuará como le parezca más adecuado y, al final, podría lastimarnos sin problema. 



Cuando te rompen el corazón tienes dos caminos: vives resentida con el mundo y te colocas una máscara de “todo está bien” para no dar a notar el dolor que te pudre por dentro, o aceptas tu proceso de duelo, lloras lo que debes llorar, aceptas tu debilidad y finalmente, lo trasciendes. 




El primer camino es el más fácil. Elegirlo implica que los demás vean a una mujer fuerte que no se quiebra con nada. Un alma impermeable de emociones que no necesita de nadie; que está acostumbrada a la soledad y no le molesta eso en absoluto. 




El segundo es más doloroso, pero también más real. Pasar por él implica sufrimiento. Reconocer la debilidad propia y la necesidad de expulsar las emociones aunque no siempre sean “bonitas”. Se trata de aceptar por completo la fragilidad emocional; abrirse a la vulnerabilidad propia, admitir que duele el corazón y el alma tras una decepción. 



La resiliencia, que es la capacidad de adaptarse a las adversidades, justo depende de conocer cuál de los dos caminos se elige. Es necesario, primero, estar consciente de los límites propios; aceptar que, en tanto humanos, somos personas con pasiones y defectos y que, por lo tanto, es natural tomar malas decisiones y sentirnos mal de vez en cuando. Por otro, entender que no es responsabilidad de los demás hacernos sentir bien todo el tiempo; que en el simple hecho de aceptar amar estamos aceptando la susceptibilidad que eso implica. No hay nada seguro. 



De lo contrario, en lugar de corazón comenzaríamos a formarnos una coraza de insensibilidad absoluta; un refugio para evitar el daño, aislarnos de todos los demás y volvernos seres fríos y aparentemente insensibles. 



Aunque tienes estos dos caminos, debes saber que la fortaleza sí se puede adquirir luego de una decepción amorosa. Pero ésta sólo es posible en la medida en la que te esfuerces por conocerte a ti misma: aprender de tus debilidades, tus miedos y tus rincones más oscuros. Sólo mirando el fondo de tu abismo, podrás construir algo verdadero y fuerte. 




Todas las ilustraciones pertenecen a Idrissi Charif Mounia, conocida como Totalynoturbae en
Instagram
y
Facebok.
Sigue sus cuentas para no perderte ninguna novedad.


**

Si quieres conocer más diseños increíbles descubre las 18 ilustraciones de Wolfinst para demostrar lo libre y auténtica que eres con todos tus defectos y estas otras para aceptar que aún no superas al amor de tu vida.



TAGS: Diseñadores Amor Desamor
REFERENCIAS: APA

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 obras de Leonora Carrigton que no te puedes perder en la nueva exposición del MAM Chalchiuhnenetzin: la reina mexica que asesinaba a sus amantes para convertirlos en estatuas Los beneficios de besar Veneno y otras cosas que comes todos los días sin que te des cuenta Jan Hendrix, el artista que hace de la botánica su inspiración 29 fotografías de la oscura y decadente vida de las gemelas Olsen

  TE RECOMENDAMOS