NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Todo lo que me gusta es caro, ilegal y me deja en visto

15 de noviembre de 2017

Carolina Romero

Las decepciones amorosas son una especie de viaje hacia nuestro interior del que nunca regresamos igual.





Queremos a quien no nos quiere y a quien nos quiere, no queremos. El amor nos rompe en mil pedazos una y otra vez. Pero ¿qué le vamos a hacer? Su magnetismo es tal que, cuando menos nos damos cuenta, estamos de vuelta.

 

Hay personas que encuentran al amor de su vida cuando éste ya tiene con quien compartir sus días. Hay quienes sí son correspondidos pero, por eventos desafortunados del Universo, se ven obligados a separarse. Hay quienes por años se niegan a confesar su amor a alguien y, cuando lo hacen, ese alguien ya no está disponible. Hay quienes creen encontrar a su media mitad hasta que se dan cuenta de que el otro no piensa igual y que no está tan interesado en echar a andar un amor bonito. 

 

Las decepciones amorosas son una especie de viaje hacia nuestro interior del que no regresamos igual. Sólo recuérdalo, ¿cuándo fue la última vez que te rompieron el corazón?



Estabas destrozada. El mundo era un hoyo sin fin al que caías sin poder hacer absolutamente nada. Todo era horrible. La ansiedad y la angustia te tenían presa. Entonces, decidiste tomar el teléfono a las 3 de la mañana. Tenías que contarle a alguien lo mal que te sentías y lo mucho que lo extrañabas. 



“No te preocupes, vas a estar bien. Después nos reiremos de esto, ya verás”, respondía ella del otro lado del auricular. No le creías y seguías llorando asombrada de que, después de horas, tus lágrimas todavía no se agotaran.

 

Pensaste que te ibas a quedar sola para siempre, que serías la “loca de los gatos”, que nunca ibas a ser feliz, que esta vez te habían roto el corazón de una manera tan horrible que sería irreparable. Ella te escuchó; no le importó no dormir ni repetirte el mismo sermón más de un millón de veces aunque tú no escucharas y sólo te limitaras a decir "es que lo extraño tanto". 



Pasado el tiempo —y tu drama— comprendiste que las mejores amigas no son esas que se ven diario para ir a comer; que no es preciso que hablen todas las noches y que tampoco importa a cuántos kilómetros de distancia estén. Poco a poco te diste cuenta de que la ruptura que alguien hizo a tu corazón sirvió para que supieras que el amor de tu vida sí existía, y había estado contigo todo este tiempo.



Pero este no era un amor limitante, aprehensivo, sofocante ni doloroso. Era un amor que te enseñaba a volar por ti misma y confiar en que, si volvías a caer, habría ahí alguien que te sostendría con fuerza. Que no importaba cuándo, cómo, dónde ni cuánto te equivocaras, ella siempre extendería sus brazos para abrazarte cuando lo solicitaras. Ella conocía tu lado más caótico pero aun así te impulsaba a ser mejor.



Poco a poco descubriste que, además de ella, tenías una amiga de la que estabas muy distanciada. A pesar de vivir con ella durante toda tu vida te negabas a hablarle, a abrazarla, a amarla: eras tú misma, peleándote todo el tiempo contigo, buscando maneras de lastimarte a como diera lugar. Pronto comprendiste que el amor propio era la raíz de cualquier cariño hacia alguien más. 



Fue entonces cuando abrazaste tus defectos, hiciste de ellos tus aliados para sentirte bien contigo misma. Comenzaste a trabajar para lograr tus sueños, darle forma a los planes que tenías cuando eras pequeña y, por fin, entender que la felicidad estaba en tus manos. Fuiste enteramente capaz de ser responsable de ti misma.



Entonces estabas completa; entendiste que nada faltaba, que eras una mujer que no sólo podía recibir amor, sino también darlo. Supiste entonces que de ahora en adelante podías construir relaciones más sólidas basadas en el amor y en la vida. Entendiste que te restaba por vivir mucho más allá de un chico.



Amaste a muchos después de eso. Pero tenías bien claro que ahora conocías un amor único que nunca iba a decepcionarte y jamas te iba a romper el corazón: el propio. Por si eso fuera poco, ahora te sentías lo suficientemente fuerte como para abrazar a todos a quienes amabas y llenar sus vidas de colores.



-


«Desde niña dibujo así que desde muy chica desarrollé la habilidad. Cuando elegí una carrera era natural que eligiera algo relacionado con ella […] actualmente, después de haber trabajado un par de años en agencias de publicidad y combinarlo con proyectos de ilustración, soy ilustradora freelance de tiempo completo», nos cuenta en entrevista Melissa Flan (Ely Ely Ilustra) , la creadora de estas imágenes.


Sobre su proceso de trabajo, explicó:


«Para hacer mis ilustraciones hago uso de diferentes recursos; puede ser que vea una fotografía de moda y después haga mi propia interpretación, también puede ser algo que estoy pensando o sintiendo, algo que leí o una conversación que tuve con alguna amiga. Creo que en ese sentido, los recursos son ilimitados, solo hay que tener una buena biblioteca de imágenes en la mente, un buen concepto y solo queda traducirlas a ilustración». 




Para la diseñadora, el mayor logro en términos profesionales hasta ahora es vivir de de la ilustración de tiempo completo. En estos momentos, Ely Ely Ilustra trabaja para la elaboración de calendarios 2018, prints y un Fanzine en el que habla «del miedo que a veces nos da la vida, el futuro, lo que esperamos de nosotros y como podemos ir en contra del miedo, […] ese miedo que a veces no te deja en paz pero como de todas formas hay que dejarlo a un ladito y seguir haciendo las cosas. Está muy divertido y sé que muchas personas se sentirán identificadas», éste estará disponible a partir de diciembre.



Ely Ely Ilustra es una artista nacida en Aguascalientes, México. Síguela en su página de Facebook e Instagram para que no te pierdas lo nuevo de su trabajo.


**

Si quieres conocer más diseños increíbles, no te pierdas estos de Álvaro Castro que te enseñarán todo sobre corazones rotos y descubre las de Pink Bits para encontrar la sensualidad en todos tus defectos.


TAGS: Amor de tu vida Ilustraciones Mujeres
REFERENCIAS:

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

The Instagram Hoax That Proved Our Online Self Is A Lie 14 actores que se odiaron en la vida real y no sabías Ejercicios para resaltar tus curvas en 1 mes 11 lecciones de Helga Pataki que necesitas recordar si estás a punto de salir de la prepa Consejos de erotismo e intimidad que aprendimos del Marqués de Sade y otros escritores Surrealismo, perversión y locura en 9 pinturas clásicas de Kawanabe Kyōsai

  TE RECOMENDAMOS