Diseño

18 ilustraciones de mujeres que prefirieron ser cabronas a ser bonitas

Diseño 18 ilustraciones de mujeres que prefirieron ser cabronas a ser bonitas

Del 1 al musa, ¿qué tan cabrona eres?



No hay mujer más cabrona en el mundo que una musa. Esa figura que inspira, que emerge de la oscuridad, que enaltece los pequeños detalles, que juega con la psique de un hombre enamorado, que provoca y dibuja amor. Pero, ¿cómo te conviertes en una? No es sencillo; sin embargo, todas lo pueden lograr.


post-image


No naces siendo cabrona, pero sí con la capacidad necesaria para serlo, y no hablamos de la definición —casi— burda que se le ha dado a la palabra, aquella que se utiliza cuando se pretende ofender a las mujeres que luchan por lo que quieren. Nuestra definición es mucho más acertada porque pretendemos enaltecer cada cualidad que tengas: bailar, escribir, dibujar, cocinar, amar, abrazar, escuchar... no importa, cada una de esas características te convierten en la persona más cabrona del mundo sin importar lo que piensen los demás. Y claro, por qué no, lo eres por despreciar las reglas, por decidir por ti, por tener conciencia de tus actos y por tener criterio propio. ¡Esa eres tú!


post-image


post-image

post-image



Todos tus actos te convierten en una cabrona por el simple hecho de no temerle al resultado. Entonces, eres la más valiente por enamorarte del ser más grotesco sobre la Tierra aunque él no te corresponda de ninguna manera y sólo te haga sufrir. Lo eres por entender que tarde o temprano llegará tu media naranja y te endulzará la vida, además de que no volverás a caer en la misma situación jamás. ¿Por qué ser una niñita que se tropieza con la misma piedra una y otra vez? Si te caes, te levantas y continúas el camino; tal vez con tus sueños y esperanzas a cuestas, con el dolor de un amor no correspondido o la desaprobación de tus padres a tu nueva vida... No importa, tú puedes con eso y más.


post-image


post-image


Y si decides ser una mujer que prefiere besar y acostarse con sapos y criaturas extrañas con la finalidad de hallar a tu príncipe azul, puedes hacerlo sin problemas. Eres cabrona por tener el valor de toparte con momentos desagradables, decepciones y heridas en el corazón, pero ninguna es de vida o muerte. Todas son llevaderas, simples y en algún momento sabrás superarlas. Además puedes usarlas a tu favor para divertirte, conocerte, explorar más allá de lo que ya sabes y ser mucho más asertiva con tu vida amorosa.


post-image


post-image


Pero definitivamente aquello que te hace ser una completa cabrona es el amor que te tienes a ti misma. ¿Qué importa si es exagerado o desbordante? Entre más amor sientas cada que te miras al espejo, mucho mejor es para ti ya que tienes poder y fuerza interna que te hacen crecer como persona, pero sobre todo, es un recuerdo de lo que fuiste y un aviso de lo que serás. De ti depende mantenerte de pie hasta el fin con tu autoestima intacta y con la fiel convicción de que eres lo más cabrón que le ha pasado al mundo.


post-image


post-image


post-image


Ser cabrona no es sencillo, ya lo viste, pero tampoco es imposible. Esta palabra se refiere a todo lo que eres capaz de hacer como romper las reglas y ser tú misma, jugar sucio, pero al mismo tiempo sentirte beneficiada con el resultado. Tener la capacidad de jugar con tu vida y tomarla en serio. Eso te hace una mujer de gran valor, no sólo cabrona; sino valiente, entregada y fiel a sí misma sin tener que hacerlo a espaldas de todos, es decir, das la cara por todo aquello que haces y es realmente admirable.


post-image


post-image


Ser cabrona y ser una musa es lo mismo, por ello decíamos al principio que no hay mujer más cabrona que alguien que inspira. Lo cierto es que no hay artista en el mundo que no inspire sus creaciones en una dama libre e inteligente, sin importar la forma que ésta tenga. Por ello, el ilustrador Giovanni Esposito, originario de Italia, diseña sus propias musas, esas mujeres que decidieron dejar de ser bonitas para volverse las más cabronas y llevar el estigma de la mujer mucho más arriba de lo que ya estaba. Él plasma sus sueños y sus deseos en diferentes situaciones mostrando chicas sumamente guapas seduciéndolo, otras enamorándose de un atractivo joven y unas más mirándose al espejo con insistencia.


post-image


post-image


Pero todas su mujeres pretenden realzar ese rasgo que —erróneamente— se les dio. Por ello, es de relevancia entender que sus piezas están formadas por líneas sencillas, algunas son más complicadas que otras y tiene obras que sin importar la situación, presentan mucho color contrastando con otras que son escasas en este aspecto. El artista cree que su trabajo es importante en muchos aspectos puesto que se encarga de enaltecer al género y al mismo tiempo de darle voz a esas mujeres que son mal llamadas cabronas sin tener en consideración que es el resultado del trabajo de años, de toda una vida tratando de ser mucho mejor y más fuerte.


post-image


post-image


Así, Esposito escoge a sus chicas y más que apropiárselas, les celebra sus triunfos, las orilla al éxito y les alumbra el camino para que, con su valentía, logren ser las musas más cabronas, porque bonitas hay muchas...


**

Sigue el trabajo de Giovanni Esposito en Instagram y en su página web.



Referencias: