INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Ilustraciones de Sara Luz sobre lo que hacen los hombres en la intimidad

11 de abril de 2018

Diana Garrido

A ellos les gusta dormir, pensar, bailar y besar a su mejor amigo cuando nadie los ve y estas ilustraciones lo comprueban.



En efecto, los hombres no sólo piensan en jugar con su miembro mientras nadie los ve, tampoco es que necesiten ver porno o que pasen horas escuchando a esa boy band que tanta pena les da reconocer.


Ellos aman en secreto, tienen ideales y manías que nunca nadie ha visto, pero para eso es la intimidad. No hay motivo para avergonzarse; sin embargo, la sociedad se ha encargado de reprimirlos al grado de hacer que sus más oscuros deseos, su sueños más grandes y sus manías más locas las realicen cuando nadie les observa.



Pueden coquetear con su mejor amigo y no ser juzgados.



O vestirse con las prendas más sofisticadas de su hermana e interpretar una canción de Cher sin problema. Pero cuando escuchan las llaves en la puerta tienen que correr al baño, ocultarse y despojarse de todo antes de que ocurra un Apocalipsis familiar. Pero, ¿por qué habría de ser esto un problema? No hay nada de malo en que un chico se travista, eso no lo hace homosexual, desviado, raro o loco. Al contrario, lo convierte en un chico cuya personalidad es versátil, divertida y ocurrente.



Existen estudios que revelan que los hombres no piensan únicamente en la satisfacción de sus deseos sexuales cuando están solos, tampoco es que piensen únicamente en sacar sus verdaderas pasiones; a veces reflexionan, se sientan a cavilar sobre su vida y tienen sueños en los que triunfan.


Pero no está mal tener fantasías en las que, en medio de una orgía, tienen un encuentro con aquel muchacho del trabajo que les sonrió en el elevador, por ejemplo. Al menos 20 % de los hombres heterosexuales de entre 20 y 30 años ha imaginado besar a otro hombre sin importar sus preferencias sexuales.




La intimidad es un momento de reflexión, pero es también un espacio para descubrirse, no importa si es solo o con sus amigos. Es también un momento de búsqueda interna, de conocerse y aclarar todo lo que en verdad quiere y espera del mundo.



Sara Luz, artista valenciana, es conocida en el gremio por tener en mente la vida íntima de un hombre. Ella no los sataniza, no los juzga, no se burla ni los enaltece, sólo los coloca en el lugar que les corresponde: el de seres humanos. El hecho de encerrar la opción "M" cuando se les pregunta por su género no significa que sean más o menos que las chicas y, por lo consiguiente, tienen derecho a ser libres y a soltarse de una vez sin problemas.


Es por ello que la artista crea ilustraciones con acuarelas, cuyo trazo sencillo y simple de entender es pieza fundamental en sus creaciones, mismas que no son perfectas, pero sí ideales para cada situación.




A ella le gusta plasmar hombres haciendo el amor, besando a su amigo, jugando con su gato o comiendo con los compañeros. Nada anormal.



Sara Luz cree que cada uno de ellos es el protagonista de su obra y una extensión de la vida misma. TODOS HACEMOS COSAS EN SECRETO, pero la artista no los dibuja con la intención de evidenciarlos, sino de abrirles un camino en el cual ellos se sientan menos discriminados, más libres y en confianza consigo mismos.




Ellos lloran, bailan, juegan, cantan y se duermen. No son tan diferentes a las mujeres


—como muchos piensan—.



Sara Luz los pone como ejemplo cuando se trata de ser uno mismo y de darle al mundo la mejor versión. Es una manera de demostrar que la sociedad se equivoca cuando los condicionan a ser de determinada forma; pero es también un método de jugar con el sentimiento de pertenencia porque ha llegado un punto en el que ellos ya no se sienten parte del mundo real. Pero ella les da su propio espacio recreado con sus acuarelas, su ingenio y el amor que les tiene para que sean libres, al menos una vez.



Luz los pinta cual son. Sin pretensiones ni malos entendidos. Son vulnerables ante sus ojos, son sencillos y modestos, pero eso no los hace menos hombres y tampoco les quita valor (o valentía), sólo los hace más empáticos hacia la vida misma.



De igual forma, Sara Luz tiene muy en claro que no importa si eres hombre o mujer, los sentimientos están presentes en cada persona y se manifiestan a través de sus acuarelas, mismas que digitaliza y nos presenta en sus página web, en sus redes sociales y no son más que la manifestación de su mundo, de sus ideas y su forma de pensar. Sigue su trabajo en su página de Tumblr y vive feliz siendo lo que eres.


TAGS: Soledad Hombres Ilustraciones
REFERENCIAS: i 24 Web

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Muchacho de piel suave, un poema que recuerda al amor adolescente ¿La corrección política está acabando con la libertad de expresión? Tipos de blusas que te favorecen más según la forma de tus senos 5 maneras en que puedes aprender a confiar de nuevo después de una infidelidad 6 consejos para responderle mensajes a tu crush y no morir en el intento Las películas más complejas de la historia que son difíciles de entender

  TE RECOMENDAMOS