12 ilustraciones de los momentos más difíciles de tener una relación a distancia

Su alma, mente y corazón están conectados, pero es imposible fusionar sus cuerpos cada que lo desean.



El amor de lejos es el mejor: quienes llevan una relación a distancia tienen una conexión más estable que quienes están juntos todos los días. Las parejas que viven separadas por kilómetros de tierra no tienen tantas discusiones, son autosuficientes y dejan a un lado los celos.



Según un estudio de la Journal of Communication, la razón de ello es que a este tipo de personas les interesa compartir experiencias más significativas y profundas, pues el contacto físico no es lo primordial. Además, al no verse tan a menudo conservan la idealización del otro por más tiempo, lo cual mantiene viva la ilusión.


Aunque pueden ser el prototipo de la pareja perfecta no todo es color de rosa; decidirse por tener este tipo de noviazgo también incluye momentos difíciles. Aquí algunos:


-

Tomar la decisión


Ambos están conscientes de que este paso en su relación implicará un gran esfuerzo. No obstante, tienen la firme intención de continuar luchando por lo que sienten.



-

Las fallas técnicas


Depender de una computadora es frustrante. Si el Internet falla, todos se vuelve un desastre, mucho más si están en medio de una conversación importante.




-

La falta de abrazos reconfortantes


De alma, mente y corazón están juntos, pero es imposible estrujar sus cuerpos en los días importantes de ambos. Tristemente, tienen que conformarse con felicitaciones a distancia.



-

Que el extrañar se vuelva un hábito


Siempre se hacen falta. No hay momento en que no piensen «si estuviera aquí conmigo podríamos hacer tantas cosas...». Echar de menos es un hábito cotidiano.





-

Los gastos que tienen que hacer para verse


«¿Por qué no tengo un avión particular?, ¿por qué el mundo no puede ser más pequeño para dar unos pasos y estar con él?». Ambos se hacen constantemente ese tipo de preguntas absurdas. Quisieran ser millonarios para viajar todos los días.




-

La ansiedad de esperar ese día


Cuentan las horas y los días para su próximo encuentro. Tanto así que lo tienen apuntado en su calendario; es el momento más deseado de sus días.





Y cuando al fin se encuentran:



-

No quererse separar ni un momento


Cuando por fin están juntos no quieren desaprovechar ni un solo minuto en estar a solas, sólo quieren disfrutar la presencia del otro. Se vuelven inseparables y no tienen tiempo para nadie más.


-

Disfrutar cada segundo como si fuera el último


No hay momentos para hablar de sus problemas porque no hay tiempo para discusiones. Cada instante juntos debe ser aprovechado para demostrarse lo mucho que se extrañan y lo felices que están de verse.



-

Saber que esa perfección terminará pronto


Tarde o temprano tendrán que separarse de nuevo. El corazón les duele profundamente sólo de imaginar cuánto tiempo pasará para volver a estar juntos.



-

Separarse de nuevo


Es horrible volver a alejarse, de nuevo viene la nostalgia y el dolor. Desde el primer momento en que se separan comienzan a extrañarse y cualquier cosa les recuerda al otro.



-

Resignarse


Pero al final, aunque sea a la distancia pueden decirse lo mucho que se extrañan y se aman. Es entonces cuando se dan cuenta de que todo lo vivido valió la pena y que harán lo necesario para volver a verse una vez más.

-

El amor no se mide en kilómetros; nadie puede calcular a cuánta distancia "se quiere más" o "menos". Al final se trata de un mismo sentimiento que se expresa bajo diferentes circunstancias, pero no es la cantidad la que importa, sino la calidad de tiempo y cariño que se dedique a alguien.


Estas ilustraciones pertenecen a Stylish Wanderers y, aunque su identidad es un misterio, su trabajo se ha viralizado en las redes sociales cautivando a todos por su simpleza y honestidad al retratar las relaciones a distancia con toda su hermosa complejidad.




Referencias: