NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Horror, perversiones y pesadillas en 20 ilustraciones de Zigendemonic

29 de noviembre de 2017

Diana Garrido

Toma mis pechos infectados y lame las llagas, besa mi rostro calavérico, acaricia mis muslos sangrantes por las heridas de las cucarachas que viven en mí...



Sé que te vuelvo loco, que me observas por las noches cuando el insomnio te ataca, que no puedes evitar tenerme miedo; también sé que ese temor que no puedes evitar te hace más fuerte, te alimenta, te llena de vida; te asusta, pero te encanta. No te culpo, me parece que soy irresistible. Sé que nadie puede evitar mirarme a los ojos y sentir repulsión, pero al mismo tiempo me desean, quieren pasar su vida entre mis piernas, besando mi lengua podrida y mordiendo mi cuerpo putrefacto. Cómeme, mastícame, disfrútame y luego vomítame hasta que no puedas arquear más tu cuerpo, hasta que sientas que el estómago te va a reventar de tanto dolor y que no puedas reincorporarte.






Sé que tu necesidad de miedo es más grande que nada y aquí estoy para que me mires enloquecer y que recojas mis huesos rotos, me armes y me desarmes a tu antojo porque puedo deshacerme cuantas veces quieras. Puedo volverme una fiera o un ángel y te puedo exprimir entero. Puedo hacer que tu deseo se convierta en repulsión y al revés; que no puedas dejar de penetrarme aunque en el fondo lo hagas por miedo y para protegerte de alguna maldición.


Tranquilo, no voy a matarte, sólo quiero molestarte un rato, que tus perversiones se conviertan en pesadillas y que tus sueños más terribles muten y se conviertan en traumas que no te dejen dormir, que sea un ciclo vicioso del que no puedas salir hasta que yo lo decida, hasta que me harte de tu cuerpo y tenga que buscar otro escuálido organismo a quien poseer.






Mientras eso sucede, toma mis pechos infectados y lame las llagas, besa mi rostro calavérico, acaricia mis muslos sangrantes por las heridas de las cucarachas que viven en mí. Deja que los demonios que rodean mi cráneo te tomen preso y te digan qué hacer y cómo realizarlo. ¡Vamos, engendremos algo! No importa qué sea: un bebé, un demonio, un espectro, un alien o un híbrido. Tengamos algo que nos una y nos mantenga en este estado de perversión que por más que quieras alejar, no puedes y no quieres. Te entiendo, nadie puede resistirse al asco, yo misma me miro al espejo y mientras introduzco mis tentáculos por la boca y los veo salir por los ojos, no puedo evitar estimularme hasta que la pus emana de mi vagina.






Te voy a enredar en mis extremidades, te voy a sacar toda la suciedad que hay en ti y te aseguro que me pedirás más, que querrás hacerme lo mismo, me vas a exprimir sin que te des cuenta, escurriré en sudor que tú beberás como un elixir de la eterna juventud. Toma mis manos y enrédalas en tu cuello, siente como te asfixio hasta ponerte de un tono rojizo y que poco a poco dejes el habla de un lado, que no puedas más que hacer movimientos desesperados y yo tenga que soltarte lento para que me hagas lo mismo. Mis ojos se tornan amarillos, las venas en ellos se van llenando y palpitan, mis pies se mueven involuntariamente y el corazón late aún más rápido, pero sé que te encanta sentirme apretujarte porque es más fácil que llegues al éxtasis.






Sé que me quieres comer entera, no te pondré resistencia, tenlo por seguro, pero entérate que te comeré de la misma manera y te dejaré sin piel, sin músculos y lameré cada hueso hasta dejarlo limpio, sin un trozo de carne en él. Lo verás brillar tanto que te sorprenderá lo blanco que puede llegar a ser tu esqueleto y lo deliciosa que es la perversión. Si sobrevives, te traeré criaturas, te las serviré en platos de plata pura y sus fluidos los vaciare en copas de cristal que te sangrarán los labios apenas hagas contacto con ellas.






Solamente te pido un sencillo y práctico favor: si me vas a consumir, no dejes nada de mí, pero te advierto que doy asco, soy vomitiva, causo dolor de cabeza y te provoco miedo. Tal vez no salgas vivo, bueno, sólo si me terminas lo harás, pero ten por seguro que no soy fácil. Me cuesta llegar al final, vas a sufrir intentando hacerme culminar y tratando de matarme, pero no importa, inténtalo o el que morirá serás tú. Mezclémonos en la suciedad del amor o de lo que sea que tengamos tú y yo...


Entonces, despertó.


-


Las ilustraciones fueron tomadas del Instagram del artista Zigendemonic. Si quieres conocer su trabajo, visita su página web.


-


Si te gusta el erotismo, seguro sabrás todo lo que una mujer disfruta durante el sexo y si te interesa, puedes consultar estos ilustradores eróticos y sexuales que te harán temblar las piernas.


TAGS: Terror Ilustraciones Ilustraciones sexuales
REFERENCIAS:

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Señales de que podrías tener problemas en la próstata Es tan lindo saber que ahí estarás todas mis noches "Las oscuras primaveras": La película que nos muestra lo que somos capaces de sacrificar por sexo Cómo coquetear con alguien la primera vez que lo conoces Para mi mejor amigo Rompiste corazones, quebraste almas, pero a mí me destruiste toda

  TE RECOMENDAMOS