INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

ilustraciones eróticas de Maru Ceballos sobre mitología

15 de marzo de 2018

Diego Cera

Dentro del sexo y el amor se esconde uno de los secretos mejor guardados de la humanidad, una nube oscura que nos lleva hasta un punto que pocos conocen pero que todo el mundo disfruta.



Decir aquelarre es lo mismo que apegarse al desenfreno, la perversión y los vicios más oscuros que habitan en la mente humana. Poco antes de iniciarse el siglo XV, tanto pensadores como clérigos creían que las brujas no eran sabias o hechiceras, sino putas; entregaban sus cuerpos al demonio que existía dentro de ellas mismas y no en un infierno que la visión bíblica había dibujado en la mente de todos sus seguidores. El Diablo no era sino una apología al deseo que las carcomía desde las entrañas y las llevaba a saciar su sed carnal.






Más allá de los aquelarres, los rituales orgíasticos tienen un trasfondo que se remonta hasta el gran Imperio Romano, cuando los emperadores, con intenciones de honrar al dios Baco, realizaban enormes comilonas que usualmente terminaban en sexo, sudor y a veces vomito. Desde luego que se esconde en nosotros un poco de esa maldad y gobierna nuestras entrañas, se hace pasar por amor o placer, pero siempre logra la manera de arrastrarse por nuestras venas para cumplir su objetivo.






También es posible que esa misma oscuridad, en su desesperación por tener un lugar especial en nuestro cuerpo, nos muestre todas sus bondades. Aquellas que a pesar de haber sido víctimas de inquisidores y prejuicios moralistas, nos sigue abrazando para mostrarnos que no es del todo maligna y que si es que ha estado con nosotros desde el principio de nuestra historia, es porque algo bueno debe haber en ella. Quizá la esperanza de que a su llegada las cosas pinten mejor o al menos con ésta se cumplan todas nuestras fantasías.






Sexualidad, mitos y otras historias se conjugan en las ilustraciones de Maru Ceballos, quien no sólo recupera símbolos e iconografía ocultista para retratar esa visión sombría del sexo, sino que los conjuga con diferentes pasajes de la Divina comedia para demostrarnos que incluso es justo en el infierno más oscuro donde se desatan las pasiones que, en algún punto, no sirven para otra cosa más que para multiplicarnos y seguir haciendo que esta espesa nube del deseo se siga expandiendo entre nosotros.






Con cada una de estas imágenes nos damos cuenta que no se necesitan trazos explícitos o escenas detalladas para darnos cuenta de cómo el sexo y el deseo son dos entidades que nos transforman y nos convierten en seres completamente diferentes a lo que normalmente seríamos ante los demás. Nos volvemos bestias a merced de un calor que nos hace sudar hasta el alma y nos eleva hasta el grado de animales mitológicos o seres infernales que sólo encuentran la paz en la desnudez de un cuerpo ajeno.






Sin importar nuestras creencias o lo excelente de nuestros modales, esa oscuridad sexual siempre va a estar dentro de nosotros, esperando el momento de salir —o entrar— por cada poro de del cuerpo sin dar pie a que algún prejuicio o pensamiento moral nos arroje hacia la miseria de la castidad y "una vida recta".


* * *

Para descubrir más acerca de las oscuras ilustraciones de Maru Ceballos, visita su sitio web.


TAGS: Sexualidad Ilustraciones Ilustraciones sexuales
REFERENCIAS:

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

"Bagazas, huilas, leperuzcas, cuscas..." los primeros prostíbulos de la Ciudad de México Granitos alrededor de los ojos, sudoración y otros 8 síntomas de que tienes altos niveles de colesterol 5 beneficios de tomar agua caliente con limón todas las mañanas Los 4 libros más emblemáticos de Doris Lessing 5 Things You Can Do Right Now To Become A Better Writer Palabras que escribí cuando comencé a extrañarte más de lo normal

  TE RECOMENDAMOS