Ilustraciones de las fantasías sexuales con las que sueña una pareja

Miércoles, 23 de mayo de 2018 12:47

|Eduardo Limón
ilustraciones eroticas de natalya ashatan

Los dibujos de Natalya Ashatan son ejemplos perfectos de esa pareja que se ama a morir, ¿o es todo lo contrario?



Dicen que no sentir amor —ya sea por una ruptura, un desengaño o la inminente llegada de un abandono emocional— viene acompañado de distintas fases de tristeza, desesperación o impotencia. Que los sueños de haber vivido una vida entera junto a alguien se resquebrajan. Que las ilusiones de una compañía imperecedera se convierten en un golpe de solitaria realidad. Que la fantasía de tener un alma gemela se posa sobre los lúgubres terrenos del "estás por tu cuenta en esta tierra". Que lo quimérico de un beso eterno vuelve a esos suaves latidos que alguna vez dio tu corazón cuando pensó que no existía nadie para él. Y sí, así se siente saber que ya no estarás más al lado de quien pensaste estaba destinado para ti, o que poco a poco la vida que forjaron juntos se desvanece y no sabes por qué. 


Lo que siempre es distinto es la imagen con que representamos ese adiós. Al sentir ese creciente vacío en el pecho, al percibir que los afectos se hacen mecánicos o que las riñas y contiendas ya no se resuelven con caricias, sino con celos, orgullos e incluso indiferencia; habemos quienes generamos ese autorretrato vaticinador de la soledad no en un escenario de tardes lluviosas o calles oscuras, sino que le construimos en el telón de lo erótico, de lo íntimo, de lo rabiosamente carnal, en una suerte de esperanza sexual que nos devuelva eso que algún día sentimos al compartir tanto con otra persona. Con la persona. 


La ilustración de Natalya Ashatan lo ejemplifica a la perfección. Esos momentos que ella captura basándose en la intimidad, bien pueden ser no los propios de una pareja que se entrega en los términos del romance desenfrenado, sino esos lapsos en los que dos personas que solían ver un mismo horizonte, ahora confunden el afecto con la pasión. Es eso o intentan engañar a sus sentimientos con sensaciones de satisfacción. 


ilustraciones eroticas de natalya ashatan 1


En las líneas de Ashatan, ¿no están los instantes de desvalorización? ¿Del "haz lo que quieras, pero demos una nueva oportunidad? 


ilustraciones eroticas de natalya ashatan 2


¿No se hallan los minutos de desmigajamiento que buscan componerse con remedios caseros sin sazón? 


ilustraciones eroticas de natalya ashatan 3


En las caricias que retrata Ashatan se dibujan a la vez esos mensajes contradictorios que pretenden la recapacitación y la unión habitual. 


ilustraciones eroticas de natalya ashatan 4


Los personajes en estas ilustraciones confunden a la memoria. Buscan los terrenos seguros en un campo totalmente minado. 


ilustraciones eroticas de natalya ashatan 5


Sin darse cuenta, estas parejas olvidan que las caricias no traspasan los límites de la piel. 


ilustraciones eroticas de natalya ashatan 6


Que el cariño puede no transformarse, pero que los destinos de éste pueden convertirse en agobios, silencios y besos que se tiran sin amar. 


ilustraciones eroticas de natalya ashatan 7


Creen que una historia que fue del idilio a los mares de la desolación y el desencuentro, puede aliviarse con los barcos del deseo, omitiendo que no hay tierra firme en la cual encallar. 


ilustraciones eroticas de natalya ashatan 8


Los dibujos de Natalya Ashatan son esa fantasía sexual con la que muchas parejas, cansadas de no sentir amor, buscan el refugio simple y gratuito de la complacencia. De la fruición vacua que asalta en los minutos más débiles, cuando llegan las palpitaciones que se dirigen al infarto tras saber que ya no hay más milagros en una relación que se creía sacra. La terrible noticia: no hay más fondo allí. Dejemos de poner tanto empeño en algo que ya ni siquiera se agradece. 


*

Todas las imágenes pertenecen a Ashatan. Visita su Instagram.


**

Ahora lee:

27 ilustraciones de los momentos más hermosos que puedes vivir en pareja

Cosas que hacen las mujeres en la intimidad en 17 ilustraciones de Lisa Brice


REFERENCIAS:
Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Moda
  COMENTARIOS