Ilustraciones de todos los sueños húmedos que he tenido contigo

Miércoles, 9 de agosto de 2017 18:55

|Olympia Villagrán


«Hazme el amor frente al ventilador...» Esa línea acompaña uno de los múltiples éxitos del grupo español Mecano, "Hawaii Bombay" es el nombre de la canción que propone pasar unas horas frente al mar y bajo el sol, disfrutando de la piel y el placer de los cuerpos. A la vez, estas dos palabras son el nombre de una serie de ilustraciones que nos cuentan todo lo que, despierta o dormida, una mujer puede soñar cuando el objetivo es despertar con la entrepierna húmeda.



De erecciones, ropa interior, fluidos y manos traviesas se componen las fantasías de quien disfruta construir una historia orgásmica. Chorrear la cama con los ojos cerrados y la respiración agitada es el preámbulo a un encuentro inolvidable. Así que, si eres hombre y alguna vez una mujer confesó haber tenido sueños húmedos contigo, es porque ella se muere de ganas de que esas escenas eróticas se vuelvan reales.



Ella desea que sean tus manos las que la recorran hasta llegar a empaparse. Cuando una mujer se confiesa excitada y sorprendida por lo real que se sintió tu lengua dentro de ella, espera que tu única reacción sea tomarla de la cintura para recostarla y lanzarte sobre su cuerpo erizado.



La piel reacciona ante el estímulo perfecto, ese que endurece los pezones y cosquillea entre los muslos. Cuando la ropa interior se humedece en segundos y con el mínimo esfuerzo, una mujer sabe que la persona en sus sueños es quien la llevará al clímax anhelado.



Comparar un encuentro sexual con otro no sirve de nada, pero imaginar la sensación de llenar todos sus agujeros o la forma en la que una lengua puede recorrer su silueta desde el cuello hasta las ingles es la manera perfecta de conciliar el sueño para despertar sobre las sábanas mojadas.



Tener sueños húmedos es la oportunidad ideal para llegar hasta el punto que una mujer jamás creyó posible. Verse a sí misma sobre otro, extasiada, dominante y sin la intención de detenerse es inspirador. Admirar sus nalgas vibrando sobre los muslos de un semental y comprobar que su sexo se puede empapar en placer es idílico.



No sabemos si la artista de este proyecto se inspiró en uno de sus sueños húmedos o si todas estas imágenes simplemente son producto de su imaginación; lo que es seguro es que sólo con scrollear su cuenta de Instagram la respiración se incrementa, las manos tiemblan y la entrepierna palpita. Sus ilustraciones son la fuente de placer con la que cualquiera podría tener sueños húmedos esta misma noche.

Olympia Villagrán

Olympia Villagrán


Editora de Estilo de Vida y Diseño
  COMENTARIOS