El artista que asesina y golpea a sus ídolos a través de 15 ilustraciones

Viernes, 14 de julio de 2017 13:22

|Diana Garrido

El rock n’ roll es sucio, violento y mordaz. Un riff intenso, un bajeo incesante y una batería alocada son el complemento de una lírica grotesca que emana sudor y sangre. No imaginamos a Sex Pistols sin la sangre de Sid Vicious regada por el lugar o a Led Zeppelin sin los sudorosos bailes de Robert Plant. Ese conjunto de elementos dan como resultado el género de música más provocador, ya que por muy mundano que éste sea, le rendimos culto insistentemente.

El rock es como una religión, hay ídolos a los que veneramos cual deidad. Pero también hay quienes admiran a estos personajes a partir de su destrucción. Lucas David, por ejemplo, es quien idealiza a Kurt Cobain como un sangriento y autodestructivo mesías mientras virginiza a Kourtney Love y, aún en vida, pone a Lindsay Lohan al servicio de los gusanos. Este artista juega a ser Dios martirizando a las personalidades más importantes de la industria musical. Su proyecto es tan ensangrentado como interesante, pues lo que el dibuja nos hace pensar que la muerte es el estado más bello del cuerpo.

Siguiendo la esencia del rock n’ roll, el ilustrador convierte a las estrellas del momento en personajes oscuros y casi finados. Para Lucas David lo más importante es transformar a los íconos musicales más importantes en seres vulnerables que sangran y sufren, pero que a pesar de ello vibran, hipnotizan y triunfan como siempre lo han hecho desde que los conocemos. La sangre sobre ellos es más un accesorio que una afectación, justo por ellos, las ilustraciones lucen como un retrato de Vogue donde el protagonista pasó por una sierra eléctrica.

Lucas David nació en México, donde se formó como ilustrador profesional luego de empezar a dibujar cuando era un adolescente. Su fascinación por la música, la muerte y lo sangriento llegó cuando, desde niño, su madre le inculcó el arte como un estilo de vida y le mostró a Andy Warhol. Él llamó la atención de David, quien vio en el artista estadounidense una forma diferente de enaltecer personajes importantes de la cultura popular. Entonces, siendo un niño con gustos un tanto oscuros, creó el concepto “Kill Your Idols”. Éste engloba personalidades de la música, principalmente, pero no deja de lado figuras influyentes en la moda y el cine. Él simplemente los «recuesta en una cama hecha de sangre, drogas, píldoras y vómito», porque hay que recordar que son seres vivos tan comunes como todos nosotros.

 

Al ver a Jim Morrison en su típica pose sangrando por la nariz, a Ian Curtis con los nudillos heridos o a Marilyn Manson escupiendo una especie de bilis radioactiva, podríamos calificar su obra como “enferma” o “creepy”. Sin embargo, sus ilustraciones son mucho más profundas que dos adjetivos tan simples. A través de narices hemorrágicas, ojos dopados, heridas infectadas, delineador corrido y mucho glamur, él retrata los vicios que corrompen a la sociedad. Al mismo tiempo, Lucas es capaz de convertir la destrucción y violencia en un magnífico recurso para presentar, de la manera más elegante, un cuerpo deteriorado. Por ello, los rostros cadavéricos que traza siempre contrastan con el color de los hematomas, raspones o cortadas que inserta en cada dibujo.

 Irónicamente, Lucas se dice en contra de la violencia de género, por esa razón sólo crea retratos que demuestran la decadencia humana en personajes importantes y reconocidos en todo el mundo. Sus musas son principalmente Ali Michael, Sky Ferreira, Alice Glass y Courtney Love, además de considerar a Kurt Cobain como su mayor ídolo y gurú. En cuanto a sus técnicas favoritas, encontramos la tinta y las acuarelas en primer lugar; aunque llega a mezclar recortes de papel y texto. De este modo, Lucas describe su arte como «un gran trozo brillante de vómito» debido a lo “grotesco” que puede llegar a ser. Él se describe a sí mismo como un genuino visionario del hoy, quien busca entre la basura las peores piezas para transformarlas en glitter.

 

Como todo millennial, el ilustrador usa las redes sociales para promover su trabajo. De este modo su arte llegó a “manos” de Courtney Love y Taylor Momsen, con quienes ha colaborado para crear mercancía y otro tipo de proyectos. De igual forma trabaja muy de cerca con Grace McKagan, constantemente realizan performances juntos en los que ella ameniza las exposiciones del artista. Su relación con la música es mucho más estrecha de lo que todos, inclusive él mismo, llegaron a imaginar.

Entre sus dibujos encontramos a David Bowie, Amy Winehouse y Johnny Rotten, pero también a Lana el Rey, Lady Gaga y Avril Lavigne, así como a Winona Rider, Macaulay Culkin o Jennifer Aniston. Su obra es incluyente y abarca toda la cultura pop, no hay ícono que no pinte de manera casi cruel: sangriento, hermoso, pero tan humano como sea posible. Finalmente su mensaje siempre quiere decir que, en general, todos vivimos a través de la decadencia y, probablemente, a partir de la inmundicia social.


Referencias

@lucasbavid
Lucas David



TAGS: Diseñadores
REFERENCIAS:
Diana Garrido

Diana Garrido


  COMENTARIOS