Ilustraciones que expresan el dolor de una mujer que nunca dice lo que siente

sábado, 9 de septiembre de 2017 14:06

|Carolina Romero


En el mundo existen millones de analfabetas emocionales...


La alexitimia es la incapacidad de identificar y expresar las emociones. Las causas de este trastorno psicológico son variadas: desde cuestiones hereditarias, hasta afectaciones neurológicas o traumas creados a lo largo de la infancia. Este padecimiento también puede derivarse como un mecanismo de defensa frente a situaciones críticas que producen desasosiego y estrés.


«Quizás la emoción es activada, incluso tienes una respuesta corporal, pero sucede sin que estés consciente de la emoción», explicó para la BBC Richard Lane, psiquiatra de la Universidad de Arizona.


Pese a que se trata un fenómeno psíquico inusual, muchas personas no saben expresar lo que sienten porque no son capaces de identificarlo. O peor aún, lo identifican y lo sienten pero se reprimen para no tener que expresarlo. Esta reacción puede ser la respuesta al enorme temor a sentirse vulnerables o lastimados. ¿Es tu caso? Tal vez estas ilustraciones te ayudarán a descubrirlo. 



Ella no tiene derecho a tener miedo. Ella es la fuerte, la serena, la que lo tiene todo claro. Su tarea es sostener a los demás, cuidarlos, consolarlos, decirles que todo va a estar bien. Ella no puede dudar y nunca ha podido hacerlo. Desde que era niña tuvo muy claro que su papel en esta vida era fungir como sostén de los demás.



Ella tiene el corazón lleno de enredaderas, producto del descuido de sus propias raíces. Así ha aprendido a vivir, refugiada en un lugar donde nade más tiene acceso.



Pero ella piensa y lo hace todo el tiempo. Su cabeza está llena de escenarios imaginarios; algunos inhóspitos, otros más claros.



A su pesar, a veces se siente rota, incompleta. Como si su alma fuera un rompecabezas que no ha sido capaz de armar. No tiene instructivo.



Pese a sí misma, siente. No quiere sentir pero su cabeza es necia y le obliga a hacerlo. Entonces ella se enoja y hace todo lo posible por detener esa horrible sensación.



De vez en cuando llora. No le gusta llorar pero le es imposible controlar los furiosos ríos que se esconden tras sus ojos. Pero siempre a solas.



Presa de la ansiedad, las manecillas del reloj se entierran en su corazón como agujas. No sabe qué le deparará el futuro pero presiente que será algo horrible.



El pasado no la salva, al contrario, es una carga pesada y gris que recae sobre sus hombros, débiles ya de tanto esfuerzo al intentar soportarlo todo.



Mejor calla. Pero a su mirada nadie puede silenciarla. Tiene voz propia, delatora. En ella se refleja todo el dolor que ha luchado de manera incansable para exterminarlo.



Pero las emociones no dependen de uno. Tienen vida propia. Nacen desde el corazón, van recorriendo todas sus extremidades hasta devorarla por completo. Antes de siquiera darse cuenta, es consumida por ellas.



Está asustada. No sabe qué hacer, hacia dónde dirigirse. Es hora de aceptarlo, piensa. "Necesito sacarlo de mí, desahogarme con alguien". Pero el temor a sentirse vulnerable es tan fuerte y poderoso, que prefiere callar una vez más.



La creadora de estas ilustraciones es Mayra Arvizo, una joven artista chihuahuense (sigue su trabajo en Instagram para que no te pierdas ni un detalle). Sobre la técnica que utiliza, contó para Colectivo Bicicleta:


«Considero mis ilustraciones muy delicadas y oníricas, predominan los colores pasteles y poco saturados. Los personajes que dibujo, que en su mayoría son mujeres, son sensibles, introvertidos, soñadores y en algunos casos con problemas emocionales».


-

A nadie le gusta sentir dolor emocional. Sin embargo, es un aspecto inevitablemente humano. Quedarse con él en lugar de sacarlo es una manera de hacerse daño. Las emociones tienen vida propia. Nacen, crecen y mueren, pero no hay manera de que ese ciclo concluya si se almacenan en el alma y no se sueltan. Es como una especie de costal de piedras; una puede no pesar mucho, se puede seguir caminando con ella. Pero al sumarse —y no expulsar ninguna— se va haciendo una carga que es imposible soportar sin quebrarse.


**

Si quieres conocer más ilustraciones increíbles, mira el sombrío y peligroso futuro de la humanidad en 20 ilustraciones y éstas que retratan todo lo que hacen las parejas felices.

Carolina Romero

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS