Ilustraciones sobre lo complicadas y hermosas que son las relaciones

miércoles, 8 de marzo de 2017 6:41

|Cultura Colectiva



Rose DeWitt Bukater y Jack Dawson nunca supieron lo que es cargar con las complicaciones de una relación real, aunque el mundo entero los tome como un ejemplo de pasión casi shakespeareiana. ¿Ellos qué pudieron conocer de eso si no duraron ni cuatro días, cuando mucho, en su tan citado romance? El gran problema de este par no se basó en sus clases sociales, tampoco en el matrimonio arreglado de la chica burguesa con Caledon Hockley, sino el qué hubieran hecho en tierra firme cuando ambos jóvenes se enteraran de que su amorío iba más allá de una travesura marxista. La pareja hubiera tenido problemas a partir de las expectativas y realidades con que fueron criados, por no mencionar que su historia seguro acabaría en desastre porque, desde el siglo XX, de amor idílico no vive la humanidad. Conscientes de ello, ¿habrían elegido tal camino? Probablemente sí porque todos somos idiotas en ese tema.

relaciones complicadas helado

El problema no es que elijamos una relación complicada, sino que todas ellas lo son y, en muy diversos grados, no nos disgusta la idea de sostener el drama en una de ellas. Otra cosa, por supuesto, es que sean tóxicas; pero en este caso no nos centraremos en esos infiernos pasionales que, es claro, debemos erradicar de nuestras vidas. El punto focal para estas líneas es que todo vínculo amoroso tiene sus inconvenientes y debemos tomarlos con la mejor cara posible y no asumir a cada instante que el final se acerca. Miremos a los enamorados del Titanic; en unas cuantas horas estuvieron dispuestos a cualquier adversidad y aún en el gélido Atlántico sonreían y pensaban que todo saldría bien.

relaciones complicadas pradera

Las situaciones que se presentan en este encuadre de dificultades generalmente se basan, hoy, en una incomprensión total de la cursilería que a todos nos enseñó el cine de antaño, y una carencia de sentido común en cuanto a lo que esperamos en términos románticos; anhelos que no están cimentados en la necesidad vital o discapacidad de ninguno de los involucrados; como si no hubiéramos aprendido ya a sobrevivir por nuestra propia cuenta a las inclemencias del mundo, sino a una atención rosa que no tiene otra finalidad más que la de sentirnos queridos en el lenguaje de la ridiculez. Si a Jack se le impedía amar por su condición económica, a nosotros se nos cae el galanteo por ser unos ciegos de la obviedad.

Por ello, para no ser ni una Rose ni un Jack fuera de sitio, tampoco un imberbe adolescente que entiende por noviazgo lo que puede y que no sabe de responsabilidades o baches en una relación, vale la pena mirar las ilustraciones de Mariana Piñeyro para analizar nuestros propios comportamientos en esa lid, la del amor lleno de bellas complicaciones y sus correctas, pero omitidas, respuestas.

-

Caso A

relaciones complicadas caso a

“¿Por qué dices eso?”

En serio, ¿por qué dices eso? No vives en un meme.

-

Caso B

relaciones complicadas caso b

“Te presto mi chaqueta”.

Lleva tu propio abrigo, ¿necesitas que alguien solucione incluso eso?

-

Caso C

relaciones complicadas caso c

“Tienes razón, deberíamos hacerlo”.

Sugiere a dónde ir, no esperes que alguien más adivine lo que necesitas.

-

Caso D

relaciones complicadas caso d

Di las cosas.

Entiende las indirectas de vez en cuando.

-

Caso E

relaciones complicadas caso e

No necesitas subtítulos para cada cosa que hace.

Tampoco requieres ser tan sarcástico en cuanto a las actitudes de tu pareja.

-

Caso F

relaciones complicadas caso f

Cuida la imagen de quien amas.

Cuida tu imagen por ti y por quien amas.

-

Caso G

relaciones complicadas caso g

Hablen en serio de lo que necesitan como pareja.

No tomen a la ligera lo que podría hacerle bien a su relación.

-

Caso H

relaciones complicadas caso h

No te autoflageles.

Ayuda a que tu pareja se sienta siempre segura.

-

Caso I

relaciones complicadas caso i

Piensa en lo que el otro quiere.

No obligues al otro a hacer cosas que quizá no desea.

-

Sostener una relación es peligroso en muchos sentidos, especialmente en ése donde los entendimientos y las omisiones juegan un papel caótico. Para comprender mejor esto, quizá debas preguntarte más a fondo ¿Cómo destruyen WhatsApp y Messenger tu relación de pareja sin que te des cuentas? y ver algunas Fotografías que te explicarán la extraña relación entre sexo y poder con tu pareja. Para conocer más del trabajo de Piñeyro, puedes seguir su Facebook y los dibujos que poco a poco componen sus demás álbumes.




TAGS: Dibujo
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS