14 imágenes que necesitas ver dos veces para descubrir el placer sexual en ellas

Martes, 19 de diciembre de 2017 19:51

|Olympia Villagrán

Porno para toda la familia...



¿Qué pensarías si existiera una cinta porno apta para verla con toda tu familia? ¿La verías con ellos? ¿Te interesaría saber de qué trata y cuánta piel podrás ver en ella? ¿Te incomodaría observar cómo otros tienen sexo frente a tu mamá, tu hermano o tu abuela?


Ver porno con tu familia probablemente no sea parte de tu lista de deseos, pero sí es parte del concepto detrás de una enigmática, inteligente, bella y confusa serie de imágenes conformadas por fotografía, collage y mucho erotismo censurado a través de flores.





Brian Steinhoff –autor de estas creativas composiciones sexuales– intercambió la piel, los fluidos y la desnudez por flores y tapices estrafalarios. Su estilo kitsch y el interesante juego entre la censura y lo obsceno de sus imágenes llaman al espectador, pero no sólo a observar su trabajo sino a comprenderlo, pues cada cuadro pasa de ser porno a ser un enigma visual que sólo entiendes si los ves dos veces de manera detenida.





El hecho de encontrar juguetes sexuales o de percatarse de que hay un pene que sobresale al centro de una imagen nos deja claro que sí, en efecto, se trata del acto sexual entre dos cuerpos o de una escena de masturbación. Entonces ¿existe o no la censura en sus obras? La mezcla de confusos patrones y el ocultamiento de la penetración, los senos, el pene y otras partes del acto nos indican que sí existe; no obstante, nada protege a nuestra mente de imaginar lo que no alcanzamos a distinguir a la perfección: el acto sexual.





Los contrastes creados por Steinhoff nos comprueban que al ver dos siluetas que se rozan no pensamos en otra cosa más que en todo lo que los conllevará al orgasmo seguido del coito u otras prácticas sexuales. Entonces ¿realmente no pensamos en sexo todo el tiempo? ¿Por qué no imaginar que se trata de dos modelos desnudos que se están preparando para salir a una pasarela o simplemente de dos cuerpos haciendo una especie de baile?





Todos pensamos en sexo a la más mínima provocación; una simple referencia nos alude a ese intercambio de fluidos, saliva y piel; la censura nos indica que debajo de ella está actuando el placer y el contacto entre la desnudez floral nos remite a una sola cosa: el orgasmo más fiel.




Porno para toda la familia es el ocurrente nombre que Steinhoff le dio a su serie. ¿La comprendiste desde el inicio? O cuántas veces tuviste que observar cada imagen para entender que sí, en efecto, todo se trata de sexo.


Olympia Villagrán

Olympia Villagrán


Editora de Estilo de Vida y Diseño
  COMENTARIOS