Ilustraciones para que revivas los fetiches sexuales de los 80

Ilustraciones para que revivas los fetiches sexuales de los 80

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas -


Lo primero en lo que la gente suele fijarse al ver a un punk es en su impresionante mechón de cabello tieso, peinado hacia arriba y coloreado de azul, rojo, amarillo o verde. En segundo plano comienza a fijarse en sus chamarras tapizadas de estoperoles, signos anárquicos o logos de bandas hardcore. Sin embargo, el punk posee diversas ideologías que lo convierten en un movimiento más complejo de lo que suele pensarse.


Ilustraciones para que revivas los fetiches sexuales de los 80 1


La actitud desenfadada con la que ingresan a un vagón del metro o con la que avanzan en grupo hacia los bares que frecuentan no suele ser intimidante, sino enérgica, son icónicas. En la actualidad, el movimiento ha mutado hacia otras directrices que resultan sorprendentes para muchos: ya no es necesario tener la imagen anteriormente descrita para ser punk, porque serlo es una filosofía de vida más que una estética. Algunos incluso están en contra de la muerte de animales para su consumo y pelean por sus derechos.


Ilustraciones para que revivas los fetiches sexuales de los 80 2


1980, en esta etapa de la historia, algunos punks han adoptado una estética y comportamiento que complementan a aquella con la que su historia comenzó. La estética punk con sus elementos sado (cuero negro, perforaciones en zonas “prohibidas”, collares y brazaletes con estoperoles salvajes) se entrecruzó con lo erótico para crear una especie de fetiche visual y estético que encontró un espacio en la oscuridad de los clubes nocturnos, principalmente.


Ilustraciones para que revivas los fetiches sexuales de los 80 3


La ilustradora Jo Brocklehurst, inspirada en esta furiosa estética, creó la colección de ilustraciones “Nobodies and Somebodies”. A través de ella ofrece un recorrido visual por el fetichismo de lo punk, los cabellos coloridos que se asemejan a las luces neón de los anuncios de bares nocturnos, cuerpos femeninos que conducen a la cultura de los strip clubs. Cada personaje cuenta una historia de placer (y dolor) por medio de sus gestos, sus posturas y sus cuerpos a medio terreno entre lo carnal y lo metálico. Una nueva raza de hombres y mujeres nacidos de la imaginación de una artista que se formó como ilustradora de músicos de jazz y en el terreno de la moda.


Ilustraciones para que revivas los fetiches sexuales de los 80 4


Algunos de los personajes en los que se inspiró Jo Brocklehurst fueron Boy George, Marc Almond y Pina Bausch. Fue una asidua visitante de sitios donde el cuero, la música punk, el fetichismo y el erotismo formaban parte de ese universo. A veces solía hacer sus ensayos de dibujo en los mismos lugares, retomando la tradición de artistas como Toulouse-Lautrec al retratar el ambiente sórdido de los espacios donde confluían los “rechazados”, los “extraños”, los “adictos a la vida decadente de la noche”.


Ilustraciones para que revivas los fetiches sexuales de los 80 5


Sus imágenes demuestran el absoluto dominio que tenía sobre el trazo, el dinamismo al trazar un gesto, la claridad mental para saber hasta dónde quería llevar cada detalle de una imagen que revelaba o sólo la personalidad de su modelo sino la personalidad de todo un movimiento y un instante en la historia. Contrario a lo que podría pensarse, Brocklehurst no fue parte del movimiento punk de los 80 de manera activa sino únicamente como una observadora que se deleitaba llevando al papel lo que sus ojos percibían y su corazón absorbía de manera ávida.


Ilustraciones para que revivas los fetiches sexuales de los 80 6


A través de la energía de estas ilustraciones, formamos parte de un momento salpicado de alto erotismo, un deseo que se lleva a través de la música, de la atmósfera neón de un club nocturno al mismo tiempo que de la luz natural de la luna. Los punks, gracias a la imaginación de Jo Brocklehurst, se presentan como seres románticos en lugar de anárquicos, seres que claman el sabor del sexo antes que el aroma del destrozo. No sólo los punks vieron su imagen reflejada en esta serie de imágenes: artistas de cabaret, bohemios, drag queens y todos los adictos al lado oculto de la realidad fueron musas para una artista que decidió nadar el mar del underground.


Oculta bajo sus gafas oscuras, ahí está el fantasma de Jo Brocklehurst acechando a su siguiente modelo en un club nocturno de Inglaterra. Todo lo que lleva consigo son hojas en blanco. Puede sentirse su presencia a través de las bocinas del sitio y por medio de las bebidas que los asistentes llevan a sus labios.


-


Esta orgía de color, dolor y amor despierta los instintos que a todos nos traicionan en cualquier momento con la persona a la que deseamos. En este ritual apasionado surgen las tendencias que demuestran que la tortura también puede ser excitante. Si deseas con todas tus fuerzas explorar lo que hay en el cuerpo femenino, puedes observar las ilustraciones que enmarcan la fatalidad de las curvas femeninas.