"La casa de las Brujas": el edificio de la colonia Roma en el que habitaron el sufrimiento y la muerte

Miércoles, 26 de abril de 2017 13:26

|Olympia Villagrán



Ella operaba a corazón abierto con un solo cuchillo como instrumento quirúrgico, transplantaba órganos, extirpaba tumores con sus manos y mantenía con vida a enfermos terminales. Esta bruja de frente abombada y un ojo velado por una membrana blanca, fue una de las curanderas más famosas de la CDMX. Pachita, como era conocida esta "cirujana psíquica", también fue acusada de varios asesinatos y señalada como una bruja que sólo torturaba a sus pacientes. La chamana –quien realmente se llamaba Barbara Guerrero– nació en Chihuahua en 1900 y murió en el 79 en la Capital, pero el rastro de sangre, gritos y dolor que dejó es inolvidable. Algunos creen que salvó más vidas que cualquier cirujano certificado y que al operar con sólo la luz de unas velas y sin ningún tipo de equipo médico, se trataba de una mujer extraordinaria. Otros afirman que se trató de una charlatana que lo único que logró fue convencer a los otros de que los curaría y, finalmente, los más supersticiosos aseguran que se trató de una de las brujas más poderosas de la historia. 

la casa de las brujas en la roma pachita-w636-h600

Esta leyenda mexicana también formó parte del aquelarre que se reunía en "La casa de las Brujas". Este lugar, escondido detrás de enredaderas y árboles sobre la colonia Roma, resguarda un sinfín de misterios y crímenes sin resolver. El enigma del edificio no sólo resulta de su impresionante construcción, la cual posa en la esquina de Durango y Orizaba desde hace un siglo, sino de todas las historias que sus paredes testificaron. La obscura e imponente fachada de esta mansión construida en 1908, fue sede de numerosos y sangrientos actos de violencia, tortura y muerte. Al menos eso narra la ficción de Sergio Pitol: "Desfile del amor"; obra en la que el autor rescata algunos hechos, personajes históricos y, por supuesto, la alucinante arquitectura del lugar, para combinarla con su imaginación.

la casa de las brujas en la roma aquelarre-w636-h600

La ficción de Pitol convirtió esta edificación de antaño en la cuna de espeluznantes mitos sobre un grupo de brujas que vivían dentro del ecléctico edificio. La razón por la que esta casa pareciera estar conformada de más de un estilo arquitectónico, es porque el gran castillo ha sufrido de diversas remodelaciones: en 1942 el reconocido arquitecto mexicano, Francisco J. Serrano, se encargó de trasladar la corriente decó a los interiores del edificio. Estas modificaciones convirtieron "La casa de las Brujas" en una extraordinaria muestra de arquitectura que desentona con el resto de la colonia Roma, misma que –en su mayoría– se fue edificando a partir del estilo afrancesado que caracterizó a la época.

la casa de las brujas en la roma antes-w636-h600

la casa de las brujas en la roma pasado -w636-h600

Además de la combinación de varias tendencias, pasadas y relativamente modernas, esta mansión cuenta con diversos palcos desde los que se puede apreciar el parque frente a ella. Estos balcones pertenecen a los distintos departamentos que ahora se rentan. De hecho, el edificio es uno de los más cotizados y codiciados de la colonia Roma, pues fusiona una fachada de tabiques –clásica de los suburbios ingleses durante la Revolución Industrial– con la irrepetible forma cónica de una de las columnas de su techo.

la casa de las brujas en la roma-w636-h600

Las ventanas le dan un aire onírico al edificio, pareciera que éstas son varios ojos que vigilan al transeúnte. Sin duda alguna, es el techo de dos aguas y, por supuesto, las leyendas alrededor de la mansión, lo que creó el terror alrededor de "La casa de las Brujas". Su torre principal es famosa por parecer el mismísimo sombrero de una bruja lista para lanzar su hechizo sobre el que se atreva a mirarla. 

la casa de las brujas en la roma plantas-w636-h600

En el libro "Vivir en la Roma", escrito por el arquitecto André Tavares, se comprueba que el edificio fue construido por orden de Porfirio Díaz para celebrar el Centenario de la Independencia. Los majestuosos acabados de su interior fueron pensados para que el lugar fungiera como un hotel de lujo donde se hospedaron visitantes del extranjero. Eran sólo cuatro departamentos, todos tenían chimenea y, en ese entonces, las carretas con caballo ingresaban al recinto por lo que hoy conocemos como la calle de Durango.

la casa de las brujas en la roma arboles -w636-h600


La realidad es que el único sufrimiento que se vivió dentro de esta joya arquitectónica, fue el que sus inquilinos pasaron cuando el terremoto del 85 obligó a algunos a abandonar el edificio. Las grietas que afectaron el exterior de la construcción devaluó el inmueble identificado con el número 56. Sin embargo, "La casa de las Brujas" hoy sigue siendo uno de los misterios de la colonia Roma mejor conservados y, por supuesto, una de las reliquias que la misma vegetación resguarda por su grandeza intacta y sus increíbles leyendas. 

la casa de las brujas en la roma ventanas

*

Referencias

Metros Cúbicos

El Universal


TAGS: Arquitectura
REFERENCIAS:
Olympia Villagrán

Olympia Villagrán


Editora de Estilo de Vida y Diseño
  COMENTARIOS