La casa de Frida y Diego que fue considerada el inicio de la arquitectura moderna
Diseño

La casa de Frida y Diego que fue considerada el inicio de la arquitectura moderna

Avatar of Viviana Chavez

Por: Viviana Chavez

8 de junio, 2017

Diseño La casa de Frida y Diego que fue considerada el inicio de la arquitectura moderna
Avatar of Viviana Chavez

Por: Viviana Chavez

8 de junio, 2017




Sabemos que Frida Kahlo y Diego Rivera fueron los artistas más influyentes del siglo XX. Su casa estudio se considera ícono cultural de la Ciudad de México, tanto por haber sido residencia y trabajo de dos artistas importantes, como por ser la primera construcción del movimiento moderno realizada en el continente americano. Diego era considerado el pintor del pueblo, tras el paso de la revolución mexicana, dejó atrás su inspiración europea y adoptó una postura de identidad mexicana; por medio de sus obras expresaba lo que se vivía en la época, su temática comunista desató críticas y objeciones en la sociedad. Frida, por su lado, no trataba los mismos temas ni era parte del muralismo, le interesaba resaltar elementos expresionistas y surrealistas, en sus obras predominaban los colores vibrantes: no pintaba sueños, pintaba su realidad, veía otro mundo distinto al que vivía.

Eran inicios de los 30, México estaba en la época posrevolucionaria y surgía la transformación bajo un contexto de artistas e intelectuales, que marcaban la imagen del México moderno ante posturas con fuertes críticas sociales y económicas; el testimonio de la revolución se daba a través de la literatura, la pintura y la filosofía. De esta forma, el arte se encontraba inmersa en el panorama que vivía la nación y adquiría importancia sobre la sociedad. El movimiento creativo celebraba la herencia indígena, buscaba la modernidad y la diferenciación de otras naciones.


frida kahlo y diego rivera

Un  joven arquitecto llamado Juan O'Gorman, amigo de la adolescencia de Frida, adquirió dos terrenos en el Barrio de San Ángel, en uno realizó la construcción de su casa y, al concluirla, en 1931, invitó a sus amigos del gremio artístico para que la conocieran, entre ellos el muralista Diego Rivera, ya esposo de su amiga. Enseguida, ofreció venderle el terreno adyacente al precio que lo había adquirido, con la condición de que fuera él quien lo diseñara y proyectara. Diego quedó impresionado, aceptó y además le encomendó la tarea de construir una casa para su mujer y un cuatro oscuro —estudio de fotografía— para su padre Guillermo.

Bajo las teorías europeas, el arquitecto pretendía crear un híbrido de lo estético y combinar la arquitectura tradicional con el funcionalismo; esto para que respondiera a las necesidades y estilo de vida de los propietarios. O'Gorman, influenciado por la escuela holandesa de arquitectura precursora del Movimiento Moderno, basada en una construcción práctica y funcional, adoptó el concepto de la vivienda como "máquina de habitar", y desarrollar de manera adecuada cada una de las actividades dentro de la misma. Bajo este esquema diseñó la casa para la pareja, y trató de quebrantar el modo tradicional de vida en México después de la Revolución. 

La Casa Estudio de Diego Rivera y Frida Kahlo representa muy bien a sus dueños: rebeldes, auténticos, vanguardistas y entregados a su trabajo, que no tuvieron miedo a nada y aceptaron la propuesta del arquitecto. 



casa estudio rivera y kahlo


La relación cercana de Juan O ‘Gorman con el matrimonio le permitió conocer sus posturas políticas, personalidades y situación sentimental para relacionarlo con la solución de espacios y el diseño. Respondió a las demandas de estos dos personajes: Frida media 1.60 y Diego más de 1.85; la casa grande y rosa para él y la azul pequeña y más discreta para ella. La casa está construida como una máquina que busca la luz: los ventanales la capturan de forma indirecta y permiten una iluminación uniforme, las aberturas de la cubierta inclinada sirvieron para que ésta fuera más directa. Entendió su posición de habitar de forma separada pero que mantuviera su vínculo personal y profesional. Creó un puente que unía ambas casas, una escalera exterior que partía de la azotea hacia una ventana del segundo nivel de la casa de Frida, y para que Diego la visitara tenía que salir a la azotea y atravesar el puente; ella podía observar cuando su esposo se trasladaba de una casa a otra, y cerrar el puente de su lado si decidía no verlo. Sólo así podían visitarse sin salir de sus hogares, esto representó su matrimonio poco unido y con mutua independencia. 

Ante la persistencia por demostrar una respuesta en el habitar moderno sin desconocer las tradiciones mexicanas, optó por el sistema constructivo con hormigón armado, generó ruptura de la simetría, una desnudez de los materiales e instalaciones aparentes que pudieran ser usadas de ornamento; además economizó el proceso constructivo, la tubería para el diseño de todas sus barandas fueron pintadas del mismo color que la ventanería, las cubiertas aligeradas con bloque dejaron la estructura a la vista y sin revestimiento, eligió los colores rojo-indio-oscuro y azul añil, y como remate visual circundante de la construcción, colocó un muro de cactus que simbolizara la vegetación icónica mexicana.

Para aprovechar al máximo los espacios de trabajo, creó sitios de grandes proporciones con doble altura y buena iluminación, mientras que las habitaciones, baños, cocina y sala se hicieron más pequeños para tener control y lograr la menor utilización de tubería para instalaciones. En términos generales, el proyecto demostró austeridad y economía, según la teoría funcionalista: el mínimo de gasto y esfuerzo por el máximo de utilidad; de esta forma, las ideologías de izquierda de Diego congeniaron con el estilo austero y funcional del arquitecto.


casa de diego rivera y frida khalo

Además del estilo, la casa resaltó la revelación de su vida en pareja, su tormentosa y apasionada relación no pudo ser mejor representada que en estos espacios. Su prioridad fue el trabajo, por ello es que no vivieron de manera convencional bajo un mismo techo, separaron sus mundos, su arte y su vida.

Para la época, el reciente estilo resultaba extraño, las cubiertas en forma de dientes de sierra y los tanques eran característicos de las fábricas, y generaba una apariencia industrializada; muchos vecinos la consideraron desagradable y horrorosa. El fin de O'Gorman fue comprobar la forma moderna de habitar; sin embargo, la casa quedó imposibilitada para otros habitantes después de la muerte de Frida y Diego, ya que nadie pudo adaptarse a la casa. 

El arquitecto funcionalista consideró todo, menos el estado físico y antecedentes de salud de la pareja. 
La Casa Estudio sólo fue habitada por Frida durante siete años, debido a su progresiva invalidez que la imposibilitó para subir y bajar escaleras, aunado a la necesidad de alejarse de Diego por su decadente relación, mientras que el muralista vivió en ella durante 23 años hasta su muerte en 1957. Hoy es un legado que significó el inicio de la arquitectura moderna. 



**

¿Te has preguntado de dónde proviene la obsesión por la muerte en las obras de Diego Rivera y Frida Khalo? Te las compartimos a continuación. Además, conoce la casa de piedra volcánica que el muralista le hizo a los dioses. 






Referencias: