Las princesas se engañaron a sí mismas por esperar al príncipe
Diseño

Las princesas se engañaron a sí mismas por esperar al príncipe

Avatar of Pilar Turu

Por: Pilar Turu

17 de febrero, 2015

Diseño Las princesas se engañaron a sí mismas por esperar al príncipe
Avatar of Pilar Turu

Por: Pilar Turu

17 de febrero, 2015


Recordemos por un momento nuestras películas favoritas de la infancia: La bella durmiente, Blancanieves, La Sirenita… ¿qué tienen en común todas ellas? Un príncipe. Ese caballero andante que llegó a salvarlas del sueño eterno, de limpiar la casa, o de la madrastra celosa. No sólo eso, a ese por quien una dio hasta su voz, todo por salir a buscar y ser correspondida por “el amor verdadero”.

Todos estos cuentos fantásticos que nos hicieron soñar de pequeñas y nos hicieron aspirar a ser princesas, nos marcaron para siempre, dejándonos una herida abierta que en nuestra inocencia ignoraríamos, pero que al crecer nos daríamos cuenta de la terrible cicatriz que nos dejaron. De repente, con el paso de los años, un día nos dimos cuenta de que seguíamos esperando a ese príncipe azul; aquel que llegaría a salvarnos de nuestra monotonía, que nos ofrecería amor eterno, lujos, que nos daría ese final feliz que juraba un para siempre. ¡Cuánto mal nos hicieron esos cuentos que nos prometieron que todo se solucionaría con la llegada del amor verdadero!

 25478CF3C9294745DA40284745DA3F 

Que el amor existe es cierto, y no se pretende culpar a los hombres, sino a nosotras mismas. El argumento de que un hombre sería el responsable de salvar nuestras vidas, debe regresar a donde salió, a ese guión. No sólo pensar en el príncipe es el problema, sino en todo aquello a lo que le extendemos la llave de nuestra propia felicidad. El verdadero problema de esta situación radica en las mujeres que se lavaron las manos por años, quienes dejando su felicidad en las manos del otro, fuera éste hombre o mujer, dejaron de pensar en sí mismas, dejaron de cuidarse, esperaron a ser rescatadas, a ser salvadas.
 

blanca-nieves-y-el-principe-600x478 
¿Qué pasaría si las princesas con las que crecimos se dieran cuenta que ellas se podían salvar a sí mismas?  La serie “Save Yourself” de Saint Hoax celebra esta idea. Celebra a las mujeres independientes, autosuficientes y fuertes que se quieren a sí mismas sin la necesidad de que alguien más las reconforte y les recuerde por qué es importante que se quieran. Celebra a quienes tienen hombres en su vida por elección y no por necesidad. A quienes trabajan cada día en sí mismas, por ellas mismas, para satisfacer sus propias necesidades, para sentirse bien con lo que son.

106479_orig

351130_orig

4072013_orig

4168390_orig

8568033_orig 
El artista creó esta serie con motivo de la celebración del día de San Valentín, ese día en el que las mujeres solteras llegan a sentirse “dejadas” “abandonadas” “excluidas” por no tener pareja. El artista dice que no se trata de un proyecto de piedad; que tener a alguien no debería ser considerado como un logro, y si no empiezas por quererte a ti misma, nadie más lo hará por ti. La serie está acompañada de estas palabras:

 “He esperado demasiado tiempo para ser salvada,

me he sentido como un libro abandonado en una estantería,

pero, ¿por qué esperar a que me salven,

cuando simplemente puedo salvarme a mí misma?”


Siguiendo la misma línea, desde hace unos días se puede ver en la red un video que se ha hecho viral bajo la pregunta "¿por qué todas las princesas tienen que tener un príncipe?"

No te lo pierdas:



***

Página oficial del artista:

Saint Hoax 
 


Referencias: