Diseño

Ilustraciones de Amalia Andrade de las cosas que piensas cuando te muerdes las uñas mientras mueres de ansiedad

Diseño Ilustraciones de Amalia Andrade de las cosas que piensas cuando te muerdes las uñas mientras mueres de ansiedad

Escribo
para que el agua envenenada
pueda beberse.
Chantal Maillard


No existe una edad específica en la que por primera vez experimentamos ese miedo que nos paraliza, que nos cambia y que nos hace ver la vida desde otra perspectiva. Para algunos sucede en la infancia, al temerle a la oscuridad y las pesadillas recurrentes; o en la adolescencia, cuando nos han roto por primera vez el corazón; o quizá en la adultez, cuando hemos experimentado el dolor de perder a un ser querido. Por ejemplo, en mi caso, fue la primera vez que sentí que mis pulmones se cerraban, mis uñas se tornaban de un color púrpura y comenzaba a respirar con dificultad, tanto que pensé que en cualquier momento mi corazón explotaría, un ardor se apoderaba de mi pecho y sólo apretaba los puños como si con esta acción pudiera volver a inhalar aire sin impedimento; por desgracia, no fue así, tuvieron que llevarme a urgencias, inyectarme cortisona y proporcionarme oxígeno: había tenido mi primer ataque de asma.


Desde entonces supe que nada sería igual. Todos los asmáticos conocemos la cara de la muerte: después del salbutamol, la taquicardia, después del oxígeno la calma. Todos los asmáticos conocemos la luz al final del pasillo: una inyección para abrir el canal, una inyección para reanimar los pulmones, una inyección para sortear la muerte. Todos los asmáticos conocemos el ritual de supervivencia: primero el pánico, luego el inhalador: uno, dos, tres disparos, ir a urgencias y esperar a que te atienda el doctor del hospital público, verte las uñas y compararlas con el azul sucio del piso, esperar a que el doctor te vea la cara morada y decida que sí, que es una urgencia: inhalar, exhalar, inhalar.


post-image


Algo similar le sucedió a la ilustradora colombiana Amalia Andrade, autora del libro Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas, editado por Planeta, en él se aborda el miedo: nos explica de manera singular su funcionamiento, cómo se adueña de nosotros y nos persigue desde la infancia. Pero no todo es tan malo, a través de sus páginas hallarás cómo hacer del miedo y la ansiedad tu mejor amigo y cómo convertir tus temores en poderes.


Con el estilo desenfadado que la caracterizó para abordar el desamor en Uno siempre cambia al amor de su vida [por otro amor o por otra vida] (Planeta en 2016), Amalia Andrade vuelve a la carga con otra de sus múltiples inquietudes: el miedo. En Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas encontrarás que todos sentimos miedo sin importar de dónde somos, cuántos años tenemos o si nos gusta o no el chocolate. Por ejemplo, la autora casi muere de ansiedad —que es miedo en su máxima potencia— y sobrevivió. Y no sólo eso, aprendió una máxima de vida: lo que te hunde, te salva.


post-image


post-image


Quizás antes temíamos a los monstruos debajo de la cama, la diferencia es que hoy podemos dejar de ver el miedo como una amenaza o una pequeña tragedia que llevamos de la mano y comenzar a celebrarlo como un poderoso acto de creatividad y sanación.


post-image

@bookswithoutletters


Fragmento del libro Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas (Planeta), © 2017, Amalia Andrade Arango. Cortesía otorgada bajo el permiso de Grupo Planeta México.


**


Conoce a las escritoras que se imaginaron un mundo en el que los hombres le tienen miedo a las mujeres.


Referencias: