Diseño

Los diseños de las primeras colonias espaciales realizados por la NASA

Diseño Los diseños de las primeras colonias espaciales realizados por la NASA


"Queridos amigos, conocidos y desconocidos. Mis queridos compatriotas y a toda la humanidad, en los próximos y breves minutos posiblemente una nave espacial me lleve al distante espacio exterior del universo.

¿Qué puedo decirles durante estos últimos minutos antes de empezar? Toda mi vida se aparece ante mí en este único y hermoso momento.

Todo lo que he hecho y he vivido ha sido para esto".

Palabras de Yuri Gagarin, cosmonauta soviético y primer hombre en el espacio momentos antes del despegue.

Bernal Construction. Construction crew at work on the colony. Art work: Don Davis. Credit: NASA Ames Research Center. NASA ID AC76-1288

Un fuerte temblor sacude el cohete. Las mejillas de los astronautas tiemblan mientras en sus cascos se refleja el parpadeo de la interminable cantidad de focos en el tablero principal. Los novatos cierran los ojos. El resto se concentra en estar alerta, expectante ante lo que pueda suceder. Quizás cruce por su mente la imagen de su familia o la relevancia de su misión. La intensidad del temblor se reduce para dar paso al ensordecedor ardor de los cohetes. La nave comienza su ascenso. La presión aumenta sobre el cuerpo de los astronautas. Las ventanas se llenan de humo que resplandece en tonalidades naranjas y rojas.  Poco a poco los colores que entran por las ventanas del transbordador siguen su camino en la guía Pantone hasta llegar al negro, a la nada.

*

La llegada del hombre al espacio y el eventual alunizaje marcaron un parte aguas en la historia del ser humano pues comenzamos a creer posible el transgredir las fronteras naturales de este mundo. Sin embargo, tales ideas se remontan mucho tiempo atrás. Por ejemplo, en 1623 Johannes Kepler escribió el que para muchos es considerado el primer relato de ciencia ficción: Somnium. En él, un joven islandés discípulo del astrónomo Tycho Brahe acepta la invitación de su madre para viajar a la Luna con ayuda de algunos demonios. Al llegar, madre e hijo descubren a los habitantes lunares, quienes crecen muy deprisa y mueren muy rápido. De vuelta a la vida real, se cree que los personajes del relato son Kepler y su madre, quien fue acusada de brujería en 1615 y juzgada en 1620 aunque logró evitar la hoguera.

A pesar del antecedente de Kepler, en realidad el Siglo XX fue la época dorada para la ciencia ficción, donde cientos de historias, cuentos, películas, dibujos y hasta fotografías editadas sirvieron como lienzo para dar rienda suelta a la imaginación. Desde Viaje a la Luna de Georges Méliès, The Martian Cronicles de Ray Bradbury hasta Star Wars en el cine y los dibujos amateurs en deviantART. En ellos, el espacio se muestra como un universo aún por explorar, conquistar y con el cual interactuar. 

Toroidal Colony. Cutaway view, exposing the interior. Art work: Rick Guidice. Credit: NASA Ames Research Center. NASA ID AC75-1086-1

Muestra de ese deseo ferviente por ir más allá de nuestra cotidianidad, imaginando un sinfín de posibilidades, destaca un ejercicio realizado en la década de los 70 por la NASA. Con el "éxito" de las misiones Apollo y en busca de potencializar el desarrollo de los Estados Unidos en el ámbito espacial, la agencia realizó una serie de campamentos escolares de verano en los cuales los alumnos se dedicaran, entre otras cosas, a diseñar futuras colonias espaciales. Las imágenes de este artículo corresponden al arte hecho por los ilustradores para plasmar las ideas de los asistentes a los campamentos. 

Torus Interior Interior view. Art work: Don Davis. Credit: NASA Ames Research Center. NASA ID AC75-2621

El diseño de estas colonias espaciales partió en función de que sirvieran no sólo como extensiones de la Tierra sino como verdaderas colmenas de humanos dispuestos a conquistar aquello que se esconde en lo infinito del espacio. Las colonias tendrían aproximadamente las medidas de cualquier pueblo playero de California y contarían con todo aquello para ser sostenibles: desde gravedad artificial, clima artificial, campos de cultivo, medioambiente, agua y todas las comodidades humanas. Según los planes de la NASA, las colonias podían ser diseñadas en 3 formas distintas: en forma de dona, esferas o cilindros y rotarían alrededor de la Tierra en lugares conocidos como los Puntos de Lagrange.

Cylinder Interior. Interior view looking out through large windows. Art work: Rick Guidice. Credit: NASA Ames Research Center. NASA ID AC75-1086

Sin embargo, dichos proyectos no llegaron a concretarse pues el programa espacial de los Estados Unidos se redujo al envío de astronautas a la Estación Espacial Internacional y transporte de robots a la superficie de diversos planetas. A pesar de que imaginar el costo de un proyecto que tenga la intención de construir una colonia humana sea un ejercicio sumamente complicado, la idea persiste como parte de la ambición del ser humano de transgredir las fronteras que detienen su cuerpo y su mente. Quién sabe, quizás nuestros nietos serán los pobladores de una colonia que nació después de que no logramos salvar a la Tierra del desastre y la destrucción. Aunque ojalá esté equivocado, al menos en la destrucción de nuestro planeta.



https://img.culturacolectiva.com/content/2015/03/NASA-1.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/03/NASA-2.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/03/NASA-6.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/03/NASA-7.jpg

Referencia de las imágenes: Mashable




Referencias: