9 mitos al cuidar tu tatuaje que están perjudicando tu salud
Diseño

9 mitos al cuidar tu tatuaje que están perjudicando tu salud

Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

6 de junio, 2018

Diseño 9 mitos al cuidar tu tatuaje que están perjudicando tu salud
Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

6 de junio, 2018

Si tienes pus, mal olor, piel expuesta o ardor, ten cuidado... tu tatuaje podría desprenderse.



Y no es para nada agradable.


Imagina que una noche antes de dormir te miras el nuevo tattoo frente al espejo. Luce increíble, brillante y colorido, pero de pronto notas que la piel empieza a desprenderse con todo y el dibujo. Tu dermis se va quedando cada vez más expuesta y brota sangre de ese sitio para darle paso a la expulsión de fluidos y sustancias putrefactas que jamás imaginaste que tu cuerpo podía emanar...


post-image


Horrible.


No es una pesadilla, esto puede suceder. Cuando una pigmentación o tatuaje no cicatriza de la mejor manera, es posible que la tinta no soporte más su estadía en tu cuerpo y busque una manera de salir de él. ¿Cómo? A través de la transpiración, la sangre, el desprendimiento de piel muerta y toxinas... ¡No importa la forma! Pero ten por seguro que al no ser por una reacción alérgica, la culpa es enteramente tuya.


post-image


Desafortunadamente, cuando te tatúas tienes ese miedo incesante de que cicatrice erróneamente, de que la pintura no se impregne completamente en tu piel o que por algún motivo extraño, tu tattoo se desprenda por completo, así que procuras cuidarlo sobremanera para evitar una desgracia. Pero hay malas noticias: está comprobado que entre más te preocupas y lo proteges, más problemas tienes y, por supuesto, el tatuaje se ve perjudicado, pues abusas de la hidratación, de la protección solar, de que se mantenga con color y demás manías obsesivas con las que terminas —eventualmente— por dañarlo con el exceso de cuidados. Sí, irónicamente.


Pero si no sabes cuáles son los peligros a los que expones tu piel y tatuaje con esta ola de precauciones, te abrimos la mente respecto a los mitos que siempre creíste que beneficiaban tu diseño y en realidad, sólo lo arruinan.


post-image


-

Mito: comer carne de cerdo evitará que cicatrice


Realidad: la creencia popular dice que comer carne de cerdo en cualquier situación es dañino, puesto que gracias a las grasas se retrasa el proceso de cicatrización y genera infecciones. No es del todo cierto; sin embargo, la carne porcina contiene residuos y sustancias tóxicas propias del animal. Éstas se quedan en el alimento y posteriormente, al ingerirlas se mezclan con las tuyas trayendo como consecuencia sangre llena de grasa y de tóxicos que podrían interferir en el proceso de recuperación. La realidad es que si el consumo es excesivo, retrasas el tiempo de cicatrización un día o dos, en promedio, pero no lo evitas por completo. Así que puedes comer un taco o un bistec sin problema.


post-image


-

Mito: lavarte con agua y sal de mar evita infecciones


Realidad: esto es completamente falso. En realidad, no le da ningún tipo de beneficio a la piel. El sodio sólo hará que la herida cicatrice con mayor rapidez y no es recomendable que esto suceda. La piel tiene su propio tiempo de recuperación y los tejidos son capaces de regresar a su forma original, por lo consiguiente, apresurar el proceso resulta hasta invasivo para el organismo. Además la sal junta los tejidos provocando protuberancias que después se notarán a través de tu tattoo.


post-image


-

Mito: usar jabón neutro para limpiarlo


Realidad: lo ideal es que uses un jabón antibacterial o hipoalergénico que te ayude a mantener la zona limpia y libre de infecciones o riesgos que te perjudiquen. El jabón neutro contiene —en ocasiones— perfumes que pueden provocar ardor e infecciones en la piel. Recuerda secar con toallas de papel a base de pequeños golpes, nunca frotes ni uses toallas de algodón.


post-image


-

Mito: llena el tatuaje de crema para mantenerlo hidratado


Realidad: por lo general los artistas del tatuaje recomiendan que apliques una capa pequeña de vaselina, pomadas especiales para bebés o algunas más sofisticadas ideales para los tattoos; sin embargo, la aplicación debe ser muy leve ya que se trata de mantener hidratada la piel, pero si abusas de la humectación podrías provocar que tu dermis se vuelva flácida y se produzca una bolsa donde se encuentra tu tattoo dando la apariencia de tener piel arrugada, y en algunos casos, provoca el desprendimiento de la misma.


post-image


-

Mito: debes vendarlo con plástico hasta que cicatrice


Realidad: error. El plástico o película protectora que colocan sobre la tinta una vez que terminan tus tatuajes tiene la función de protegerlos por 3 o 4 horas, pero no más. Una vez concluido ese período, es necesario que la retires con cuidado y des un lavado sencillo con agua tibia y jabón. Deja secar. Recuerda que tu tattoo debe permanecer libre de cualquier microorganismo o agente externo. Déjalo libre y trata de utilizarlo únicamente en las noches por 3 o 4 días.


post-image


-

Mito: limpiar las costras con agua tibia calmará la picazón y mantendrás limpia la zona


Es normal que al pasar de los días tu tatuaje suelte algunas costras de piel. Es señal de que cicatriza con normalidad. El problema llega cuando las retiras con agua y tratas de mantener "fresca" la zona. Lo ideal es que las quites con suavidad al momento de lavar la herida. Así la mantendrás limpia y libre de los restos dañinos de piel. El agua no calmará tu comezón, sólo provocará que las costras imposibles de retirar se vuelvan suaves y te provoquen más incomodidad.


post-image


-

Mito: tomar antiinflamatorios te ayudará a calmar el ardor y comezón


Realidad: el más común es el ibuprofeno y se recomienda tomar para reducir la inflamación. Esto hará que tu piel deje de lastimarte; pero en realidad, su función radica en los músculos, en la dermis, la inflamación es diferente. Así que la hinchazón debe bajar sola con el paso de las horas. Si no lo hace deberás acudir con un médico, pero recuerda que es completamente normal que se mantenga rojizo e inflamado por varios días, al final, es una herida.


post-image


-

Mito: limpiarlo con toallas, esponjas o borlas ayuda a que la higiene sea mayor


Realidad: para nada. Si usas un agente externo sólo provocarás que las células muertas logren introducirse en la herida provocando una infección bastante severa, procura usar sólo las manos para realizar la limpieza.


post-image


-

Mito: cuando cicatriza puedes salir al sol sin problema alguno


Realidad: es entonces que comienza el verdadero cuidado, ya que luego de que el tattoo sanó, hay que mantenerlo adecuadamente. Para ello debes usar bloqueador solar y cubrirlo lo más que puedas. El daño es inminente, pero de ti depende que el sol no cause estragos incurables en él. De igual forma, retócalo con frecuencia a lo largo de tu vida.


post-image


-

A veces lo cuidados excesivos provocan daños inminentes en los tatuajes. Es normal que al hacértelo, le tengas tanto cariño y cuidado para mantenerlo con vida por mucho tiempo, pero la realidad es que la piel es un órgano capaz de mantener ciertos cuidados propios. Cuida tu dermis y tu diseño de modo que no se provoquen infecciones, pero deja que sane a su ritmo.