Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

DISENO

Ilustraciones de los monstruos de tu pasado que no te dejan avanzar

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas 22 de septiembre de 2017

«Los monstruos son reales, y los fantasmas también: viven dentro de nosotros y, a veces, ellos ganan». Hay que creerle al autor de estas palabras: Stephen King, el rey de los monstruos y el horror de la vida real, el que ocurre en los vecindarios, en el interior de un auto, de un supermercado, de un colegio. Él le ha dado vida al horror de “la gente de a pie”: profesores universitarios, lecheros, mecánicos, jubilados, amas de casa, niños o vagabundos. En efecto, los monstruos y los fantasmas existen pero no de la manera en que lo estás pensando. Esto seres no tienen colmillos ni cuernos ni son transparentes; son los monstruos de tu pasado: remordimientos, culpas, decepciones, penas, vergüenzas y todo ello que no te ha dejado evolucionar en tu vida.

Esos seres que no te sueltan son enormes, tan grandes como una casa, un árbol o incluso un edifico entero. Cuando sales a la calle ahí están esperándote con esa mirada torturadora, con esa presencia en extremo terrible, con una piel negra que denota que su poder y maldad son incontrolables. Te acompañan en el auto, en el transporte público. Te susurran todo el tiempo lo que hiciste en el pasado y tú te sumes en una confusión terrible que a veces no te deja ni respirar.

Al ir por la calle los demás no se percatan de su existencia, tú eres la única persona que puede verlos y sentir terror ante su presencia. Los otros tienen sus propios monstruos y una necesidad imperante de enfocarse en ellos. Cada uno se ocupa de sus propios asuntos. ¿Cuánto miedo experimentas cuando al doblar una esquina ahí está esa especie de demonio esperando tu paso? ¿Cuánta sorpresa has sentido cuando de pronto sales de algún lugar y ahí, su silueta recortada contra el cielo, te sorprende la presencia de esa especie de lobo con el pelo erizado? Lo único que atinas hacer es bajar la mirada, aguantar la opresión en el pecho y continuar tu camino.

Sin embargo, tarde o temprano estos monstruos tienen que ser enfrentados. ¿Acaso piensas que puedes pasar el resto de tu vida observándolos, agachando la mirada y buscando un refugio “seguro” para que dejen de acosarte? La misma fiereza con la que ese demonio que viaja a lomos de un monstruo te observa debe existir en tu alma para hacerles frente. Cuando no eres capaz de soltar el pasado y dejarlo ir esas criaturas siguen creciendo a pasos agigantados, haciéndose cada vez más terribles y siniestras. Las pesadillas están para borrarlas y enfocarse en aquello que te hace crecer, no hacerte más pequeño.

Al igual que en el cine o la literatura, pocas veces se ve una serie de ilustraciones fantásticas que verdaderamente destaque por su originalidad y altísima calidad. Afortunadamente estamos ante un artista que ha logrado dar una vuelta de tuerca con su propuesta. Se trata del ilustrador mexicano Pablo Morzza (pseudónimo de Pablo Peña, quien también es un importante músico en la escena de Morelos), quien revoluciona el ámbito del fantástico con una obra digna de observarse una y otra vez. En ella se presentan paisajes típicos mexicanos de pueblos, vecindarios o iglesias recortados contra un idílico amanecer. En éste se observan figuras sobrenaturales de tamaño descomunal que vienen a romper esa falsa armonía y tranquilidad de la escena. Esto es lo que pasa con el terror: sobreviene de improviso, quebrantando las leyes de la naturaleza.

Pablo Morzza juega con nuestras emociones combinando dibujo y fotografía de manera más que destacada. Sus ilustraciones provocan una impresión difícil de olvidar. Son pesadillas que irrumpen de manera abrupta paralizando los sentidos y haciendo que el espectador se cuestione su cordura. México es tierra de numerosos leyendas donde los animales y las criaturas sobrenaturales tiene una importante presencia. Basta recordar los casos de los nahuales o de Ahuizotl, el monstruo de los lagos que ahogaba a los pescadores de la antigua Tenochtitlan. Esa herencia cultural es notoria en la obra de Morzza, quien ha titulado a esta serie de imágenes Avistamientos. Puedes conocer más acerca de él en su cuenta oficial de Instagram.

-

En la oscuridad del alma se hallan los monstruos más peligrosos de todos. Son como una especie de magia oscura, demonios y brujas que nos recuerdan la fragilidad de nuestra condición humana. Persisten en molestarnos con sus carcajadas, sus ojos brillantes en la oscuridad, con su capacidad para atemorizar y sepultarnos en las partes más oscuras de nuestra imaginación.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: