PUBLICIDAD

DISENO

Películas representadas con una hoja de papel

El papel se puede considerar una consecuencia de la necesidad del hombre por hacer tangible aquello que le acontece. Antes de que éste surgiera, el hombre recurrió a piedra, madera, ceras, metales y pieles; pero estos materiales no le satisfacían del todo por la dificultades en el manejo, almacenamiento o transporte. Se considera como papel a aquellas hojas o pliegos de fibra vegetal macerada que sirven comúnmente como soporte para la escritura. Su descubrimiento fue paulatino gracias a una serie de aportes técnicos dados en diferentes zonas del mundo en diferentes momentos.

Su más importante antecedente se remonta a miles de años antes de nuestra era: el papiro egipcio. Éste se obtenía entrecruzando tallos de papiro sin corteza, en los que la misma savia de la planta servía como pegamento. De esta manera se elaboraban los pliegos -y luego rollos- de formatos relativamente grandes que no sólo sirvieron como soporte para escribir o pintar, sino también como material textil, médico y de construcción naval. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Durante el siglo I a.C, los chinos se concentraron en encontrar alguna fibra que les permitiera crear algo semejante al papiro. Este afán los llevó a utilizar pedazos de seda como soporte. No obstante, para el siglo II ya de nuestra era, los chinos inventaron el papel propiamente dicho, el cual se constituía a partir de una fibra de morera, cáñamo, bambú y otras plantas. Las plantas se trituraban con un mortero y se les añadía agua de lima; la pasta se dejaba fermentar. Luego la pasta se estiraba sobre un colador hecho con bambú o tela, se escurría y luego se dejaba secar. Se le añadía después una capa de jugo de alga para impermeabilizarlo. Su fabricación era considerada sagrada y por ello se utilizaba únicamente para motivos religiosos; además el procedimiento era guardado en secreto. No fue hasta cuatro siglos después que este conocimiento se extendió hacia Japón y Corea, donde se perfeccionó.


Paralelamente, en Mesoamérica se desarrollaron técnicas de fabricación a base de amate o de maguey. Se hacía un tejido de tiras de fibra remojadas, que luego era colocado sobre una superficie de madera para ser golpeado con piedra volcánica hasta obtener un pliego liso. Al igual que en las otras culturas, el papel en Mesoamérica estaba reservado a un grupo selecto de individuos y los temas que se plasmaban sobre él eran políticos, religiosos y cosmogónicos.  

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Para el siglo X el papel se había propagado por todo el Medio Oriente. Fueron ellos quienes posibilitaron la propagación mundial y quienes, por muchos años, controlaron la fabricación del papel. Los árabes modificaron el procedimiento al utilizar fibra de lino y crearon lo que se conoce como papel de trapos. Éste era fabricado a partir de un triturado de retazos de lino y madera al que se le añadía agua para formar una pasta. Elaborar este tipo de papel era más complejo que en las técnicas anteriores. Primero, a la mezcla de fibra se le agregaba almidón o harinas como agente aglutinante, e incluso se podían agregar pigmentos minerales para lograr papel de tonos marrones. La pasta se colaba con la ayuda de una malla de bronce para lograr hojas completamente lisas y mucho más delgadas. Después se formaba una pila donde se intercalaba un fieltro de lana entre cada hoja de papel, con la que se lograba extraer el residuo de agua.  


Fue con la expansión del Islam a través de Europa como se difundió el uso del papel. Los primeros en aprender el proceso de fabricación fueron los españoles y luego los italianos. Ellos desarrollaron la técnica de paneles, la cual consiste en colocar la pasta entre marcos de madera y alambre para escurrir el agua y evitar la deformación de la hoja durante el secado. Poco a poco se fue propagando por toda Europa; no obstante, por ser hecho a mano, durante estos tiempos el papel era costoso y la mayoría de la gente no tenía acceso a él. Con el desarrollo de la imprenta en el siglo XV y con la Revolución Industrial en el siglo XVIII, el papel se convirtió en un producto de uso común. Finalmente, en el siglo XIX, las exigencias del mercado llevaron a los descubrimientos de la celulosa y de los procedimientos que se siguen utilizando hasta la actualidad.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Hace un par de meses, la agencia creativa de servicios gráficos Minke lanzó una campaña promocional que deja en claro su ingenio y originalidad. El objetivo era dar a conocer la galería en línea de los distintos materiales con los que trabajan. La campaña lleva por nombre el genial juego de palabras: “Papeles de Cine”. Las fotografías minimalistas dan el protagónico al papel; así, las hojas fueron transformadas en íconos de la historia del cine:
















Fuentes:

- Asunción, Josep. The complete book of papermaking. Nueva York: Lark Book, 2003.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

- Doerner, Max y Thomas Hoppe. Los materiales de pintura y su empleo en el arte. Trad. Daniel Morata. Barcelona: Editorial Reverté, 2005.

- http://www.minke.es/galeria/galeriapapeles

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD