Cualidades de las princesas que tienen todas las mujeres reales

martes, 11 de julio de 2017 12:52

|Diana Garrido



La flor que crece en la adversidad,
es la más hermosa de todas.

—"Mulán"



De todas las princesas Disney, la única que tiene un empleo es Tiana de “La Princesa y el Sapo". Ella se encarga de un restaurante y anhela tener uno en el cual pueda cocinar sus propias creaciones para brindarle a sus comensales una gran experiencia culinaria. La película se estrenó en el marco de una generación en la que crecimos rodeadas de vestidos amplios, coronas y castillos rosas. Antes, ser princesa significaba ser cautelosas y lindas para casarse con el príncipe azul y cantar bellas canciones de amor. Esas historias nos llevaron a aspirar una forma de vida un tanto fantástica, hasta que –gracias a princesas como Tiana– el ideal de ser princesa cambió.

Convertirse en princesa se volvió una idea con muchas más posibilidades que las que teníamos hace 20 años. Ser una doncella hoy significa crecer y superarse, es ser reales y luchar por nuestros sueños. La actitud que tenemos frente a la vida y nuestra autenticidad son parte de ese camino que todas las princesas modernas deben recorrer.

«Cada princesa es única e irrepetible, cada una de ellas tiene una historia diferente y, sin embargo, a todas las une ese deseo de perseguir sus sueños. […] Las princesas nos inspiran a creer que podemos lograr lo que nos propongamos, si estamos dispuestas a luchar por ello».

–Georgina Gutiérrez

La artista Georgina Gutiérrez sabe que ser una princesa ha representado, para la mayoría de las chicas, una forma de vida que aprendimos y soñamos desde pequeñas. Sin embargo, sabe que más que desear ser una bella joven de rostro envidiable y novio perfecto, lo que en verdad nos une a ellas es el deseo de perseguir todos nuestros anhelos. Lógicamente, el deseo de cada una de nosotras es completamente diferente, al igual que todas las mujeres que protagonizan cada película de Disney: Tiana es valiente, independiente y de gran corazón; por su parte, Mérida es autosuficiente y atrevida; Blanca Nieves es fuerte y, a la vez, gentil; mientras que Bella es inteligente y bondadosa. Todas han definido su personalidad, así como nosotras lo hacemos todos los días.

La artista de estas pinturas cree, indudablemente, que eso es lo que nos identifica con cada una de las princesas de nuestras historias favoritas: el deseo de luchar por un final feliz que no siempre implica tener un príncipe azul al lado.

Georgina Gutiérrez considera a las princesas como un modelo a seguir en cuanto a la persistencia que todas poseen. Por esa razón, todas son una especie de aspiración e inspiración para ella; además, su objetivo como artista es heredar ese pensamiento implacable a un sinfín de mujeres a través de sus pinturas. En sus trazos plasma la figura de cada uno de estos personajes haciendo aquello que las caracteriza. Por ello vemos a Mérida tirando su arco, a Mulán escalando o a Blanca Nieves bailando, todas con una gran peculiaridad: un rostro difuminado.

Georgina eliminó los rostros de sus princesas para expresar que aunque casi siempre hay días bellos, a veces pueden ser tan malos como para pensar en abandonar todos nuestros objetivos. Justamente eso es lo que las doncellas de Disney quieren enseñarnos: no importa qué tan complicados sean nuestros días, nunca hay que dejar de soñar.

Las pinceladas de la artista mexicana no sólo muestran mujeres perseverantes, sino seres humanos abiertos al amor. La mayoría de las chicas viven esperando a un príncipe azul, pero aspirar a amar no sólo significa dejarse llevar por la "perfección". El amor también es esa lucha que todos emprendemos por nuestra familia y por nuestros seres queridos.

La predilecta de Georgina Gutiérrez es Mulán, quien a pesar de ser una fuerte guerrera también es un alma enamorada. «Ella es auténtica y valiente. Me inspira el hecho de que no es alguien a quien las personas consideren como ideal o perfecta. Sin embargo, a pesar de que muchos no la consideran capaz, ella les demuestra lo contrario; es determinada, valiente y me encanta que no se da por vencida. […] Mulán siempre hace las cosas por las razones correctas».

Gutiérrez le da a las chicas la oportunidad de ser princesas, ya que cada pintura sin rasgos faciales es una plantilla para colocar —imaginariamente— su rostro sobre su personaje favorito. De esa forma, la idea de alcanzar sus sueños toma mayor forma y darle una oportunidad al amor, a la amistad y a la valentía se convierte en una realidad. El trabajo de Georgina nos demuestra que todas tenemos en el interior un poco de Mérida y otro poco de Jazmín, pero sobre todo, mucha de nuestra propia fuerza.

Agradecemos a Georgina Gutiérrez, creadora de esta serie de pinturas, por su tiempo para nuestra entrevista exclusiva. Todas las imágenes pertenecen a la colección de la artista mexicana, si quieres conocer más sobre su trabajo visita su página de Facebook.

**

Frida Kahlo también se unió a las princesas para llorar por amor, conoce la ilustración que le dio la vuelta al mundo. De igual manera, aventúrate a inspirarte con la historia de la princesa que demuestra que no se necesita de un príncipe para lograr tus metas.

*
Referencias

@pintandoporahi
Pintando por Ahí

TAGS: Disney
REFERENCIAS:
Diana Garrido

Diana Garrido


  COMENTARIOS