Diseño

15 tatuajes que puedes hacerte con tu pareja para prometerse amor eterno

Diseño 15 tatuajes que puedes hacerte con tu pareja para prometerse amor eterno

El amor verdadero se queda grabado en nuestra piel.



Uno busca a su pareja no para enamorarla o hacerle sentir placer, sino para estar a su lado —por lo menos— todo lo que resta de vida. Durante años algunos defensores del poliamor han insistido en la idea de que si hay algo antinatural en este mundo eso debe ser la monogamia; el que alguien pueda permanecer toda su vida con una persona les parece, más que cursi, forzada y falsa.


post-image


post-image


post-image


Si el mismo rey de las bestias puede vivir en una manada repleta de leonas con las que puede aparearse a placer ¿por qué no puede hacerlo el ser humano también? Esta pregunta crece aún más cuando nos percatamos de que el león no es el único animal que vive en una manada con todas sus "esposas". Los gorilas en Virunga, los langures en la India y otras especies de monos también siguen este patrón de vivir en una familia patriarcal donde el alfa puede cambiar de pareja cuantas veces se le antoje.

post-image


post-image


post-image


¿Pero entonces de dónde nació esa necesidad de permanecer sólo con una pareja durante toda nuestra vida? Suponiendo que esta tendencia tenga sus orígenes en la naturaleza, nos hemos limitado sólo a mirar especies grandes; aquellos animales con los que pretendemos identificarnos debido a su fuerza o su gran tamaño no son a los que deberíamos acudir cuando buscamos algo de ternura y nobleza.


post-image


post-image


post-image


Buscar en el rugido de un tigre el abrazo que podríamos encontrar en el trinar de un ave es, quizá, condenarnos a permanecer solos durante toda nuestra vida. Si dejáramos de centrarnos en estas bestias nos daríamos cuenta de que criaturas como el caballito de mar o los periquitos australianos permanecen fieles a una sola pareja durante toda su vida. Especialmente con estas dos especies, incluyendo a los pingüinos, nutrias y lobos, pasa algo excepcional: al momento de la maternidad, son los machos quienes se encargan de incubar los huevos, cuidar y llevar a las crías.


post-image


post-image


post-image


Es precisamente este tipo de unión a la que debería de aspirar toda aquel que, a pesar de lo que ocurre hoy, cree aún que se puede vivir con una sola persona por el resto de su vida. Puede llamarle amor eterno o darle el nombre que quiera; sin embargo, la satisfacción que nace al estar en una relación estable es una experiencia incomparable.


post-image


post-image


post-image


Como símbolo de esta unión y homenaje a las especies que inspiran el amor eterno, algunas parejas deciden tatuarse aquellos animalitos de lealtad absoluta. Llevar ese amor, literalmente, en cada poro de la piel lleva a las parejas a romper cualquier barrera y a superar cualquier obstáculo.



Referencias: