INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

12 tatuajes para llevar contigo a la diosa griega que mejor te representa

March 9, 2018

Cultura Colectiva

No, esto no es esoterismo vil. Hay algunas cosas del psicoanálisis que debemos entender para encontrar a la mitología en nosotros.



A simple vista, puede sonar de lo más charlatán y estúpido el título de este texto. Que la primera impresión sea la de unas cuantas líneas superficiales que exploran un tema de lo más especulativo e incluso esotérico. Pero es todo lo contrario. O hasta donde la veracidad de la psicología nos lo permita. Para dar razón de esto y empezar de lleno con el tema, brinquemos un poco en la historia. Remontémonos a la época de C.G. Jung, quien fue el primero en hablar de arquetipos y les definía como patrones de existencia o esquemas (básicos) de conducta. Mismos que se hallan arraigados en el inconsciente colectivo. 



Siguiendo a Jung, pensador que ya había fijado su atención en el tema de la mitología y le había unido en un estudio de la conducta humana y los símbolos que en ella hay, la Dra. Jean Shinoda Bolen desarrolló un estudio sobre la psicológica femenina y masculina basada en los mitos, dioses y criaturas míticas de la cultura griega. ¿La razón?  En esta se narran las historias arquetípicas que integran la herencia humana y que evocan sentimientos e imágenes de nuestra naturaleza. De esta manera, podemos entender a las diosas y dioses –en sentido ficcional y psicológico– como fuerzas poderosas invisibles que modelan la conducta, las emociones y afecciones de cada hombre y mujer individualmente.  



En ese sentido –y siguiendo los supuestos de esta psicóloga y algunos concordantes colegas–, conocer a estos dioses-arquetípicos e identificarlos en ellos es una enorme fuente de poder personal, puesto que son potenciales partes de nosotros mismos que podemos desarrollar para crecer y vivir de acuerdo con lo que realmente somos y queremos. El objetivo principal no es creernos ese dios o algo similar, es que adquiramos la capacidad de utilizar la entidad más adecuada como inspiración o reflejo en cada situación y conseguir armonizar a los dioses y / o diosas, que no son más que partes de lo que somos.  



Según estos especialistas, además de descubrir nuestro mito personal, así activamos otros y los interiorizamos para crecer y enfrentar los avatares de nuestra existencia; es decir, a través de una colección de deidades y mitos, nosotros dirigimos los arquetipos y elegimos qué es lo que más nos conviene, y no al revés. Porque esto no se trata de una suerte de signos zodiacales que nos predisponen a las cosas, sino que nosotros elegimos los personajes y sus cualidades para disponernos ante la vida. 


La Dra. Shinoda dice que, por circunstancias culturales, familiares y personales, todos presentamos algunos arquetipos activos, mientras otros permanecen dormidos. Y los sucesivos "despertares" influyen sobre las distintas etapas por las que pasamos en nuestro desarrollo. Como ya se ha dicho, la experta dice que una vez descubierto ese esquema básico de existencia en el cual cada uno nos identificamos, es importante potenciarlo; aunque haya un dios con el cual nos identifiquemos más, también existen todos los demás asociados a otras partes del yo. Y entonces es necesario armonizarlos todos.  


Retomando las investigaciones de Shinoda, especialmente enfocados a la mujer y sus acciones, Las diosas de la mitología griega son un buen ejemplo de arquetipos que involucran las ideas de crecimiento y fuerza. ¿Podríamos entenderles también en un juego de imagen, tatuaje y herramienta de autoconocimiento? 


Las diosas vírgenes (Artemisa, Atenea y Hestia) se llaman así porque en sus mitologías no necesitaron casarse ni ser dominadas, seducidas, humilladas o violadas. Son autosuficientes y autónomas. 


Asimismo, Artemisa representa a la mujer que se plantea objetivos y los alcanza.  





Atenea, a su vez, es la mujer que aplica en todo momento su inteligencia y compite con las demás. Es protectora de las artes y siempre busca las conexiones que le procuren poder sin depender de ellas totalmente. 





Hestia –diosa del hogar y del fuego interno– es el arquetipo del ama de casa en armonía consigo misma, es la mujer que encuentra su vocación y se siente a gusto como es. 





Afrodita, aparte, se vincula con la mujer que se sabe y busca ser atractiva. Que se asocia naturalmente con los temas del amor, que no compite con el hombre y provoca los celos de las demás mujeres.





Según la Dra. Shinoda, estas diosas son –en un enfoque mitológico– las partes de una mujer que no han sido talladas por las expectativas sociales, culturales ni colectivas determinadas por los hombres; la pregunta ahora es, ¿has encontrado y sellado la que mejor te represente en tu cuerpo? 


*

Si quieres seguir descubriendo sobre el psicoanálisis, lee Cómo aprender a cerrar ciclos según Carl Jung. También investiga los significados del Árbol de Bodhi, para aprender sobre otros tatuajes y sus significados.


TAGS: Psicología Tatuajes para mujeres psicoanálisis
REFERENCIAS: News Arquetipos cimacnoticias

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Todo lo que debes saber sobre los videos slow motion Qué película es mejor para rompernos el corazón: '500 días con ella' vs 'Eterno resplandor' Lecciones de moda y estilo que aprendimos de Jared Leto Lecciones de psicología que puedes aprender de Maniac, de Netflix Los mejores animes que están en Netflix y debes ver ahora mismo Outfits que todas las mujeres pueden usar sin importar su edad

  TE RECOMENDAMOS