15 tatuajes de tinta blanca perfectos para personas discretas

Lunes, 18 de diciembre de 2017 17:49

|Diego Cera

Para aquellos que quieren tener tatuajes pero ahorrarse el hecho de que todo mundo los vea como bichos raros, es probable que la solución esté en estos diseños.



Dicen que quien se arrepiente de cualquiera de sus tatuajes es como si sintiera vergüenza de su propia vida. Cada uno de estos trazos en la piel es el reflejo de un episodio importante en la vida de una persona que, casi de manera involuntaria, se volvió tan importante como para llevarlo plasmado por siempre sobre sí mismo. De esta forma, no importa si el lettering o un oscuro y doloroso blackout, la carga simbólica de un tatuaje es algo que debe portarse con orgullo, como una especie de credencial que nos va a definir durante toda la vida.





Lo cierto es que hasta el amante más fiel de la tinta, a veces quisiera quitarse la piel u ocultarla de ojo público para siempre. No por sí mismo, sino por la enorme cantidad de personas que se le acerca día tras día con la misma molesta pregunta: «¿y este qué significa?» Nadie se hace un tatuaje pretendiendo que éste no llamará la atención de nadie; las personas tatuadas todavía son casos aislados y por ello, también motivo de curiosidad al romper con sus coloridas pieles la monotonía de un paisaje gris que no satisface a nadie. Pero de eso, a tener que explicarle a cada persona el significado de lo que lleva puesto encima, hay una diferencia abismal.





Como solución a este problema se pueden proponer tres simples cosas: la primera de ellas es mandar a todo y a todos al diablo hasta que el mundo entienda por fin que no hay pregunta más molesta que esa. En segundo lugar, está recomendar alguna bibliografía como la Russian Criminal Tattoo Encyclopedia para que descubran por sí mismos lo maravilloso que es el mundo de los tatuajes y la tercera, quizá la menos agresiva de todas, está en la tinta blanca.





Al ser demasiado discretos, los tatuajes con tinta blanca son la opción justa para quienes, a pesar de querer plasmar un episodio importante en sus vidas, no pretenden lidiar con preguntas engorrosas acerca del diseño que llevan sobre sí. Porque, aceptémoslo, aún cuando se trata del dibujo más delicado y pequeño, un tatuaje en tinta oscura siempre tiene un impacto increíble ante la mirada atónita de quienes, al parecer, nunca habían visto a alguien tatuado tan de cerca.





La diferencia entre ambos estilos tampoco es tan abismal si lo pensamos detenidamente, aunque con la tinta blanca realizar sobras es prácticamente imposible; los trabajos de line art se pueden hacer sin ningún tipo de problema. Pueden ser desde animales o elegantes diseños geométricos, lo cierto es que las barreras son casi nulas. Con este tipo de tintas, ni siquiera ocurre lo mismo que con los diseños oscuros en conjunto con ciertos tonos de piel, en este caso, cualquier piel es perfecta para llevar uno de estos diseños cuya elegancia y discreción son invaluables.





Si bien estos diseños requieren de mayor número de retoques para que no se desvanezcan con el paso del tiempo, bien vale la pena realizarlos en cuanto sea necesario para preservarlos intactos, casi como aquellos preciados momentos que representan, aquellos que quisiéramos, nunca desaparecieran de nuestras vidas.


Diego Cera

Diego Cera


Articulista Senior
  COMENTARIOS