INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES EL CANDIDATO INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Tatuajes en el torso para mujeres que tienen mucho que contar

13 de junio de 2018

Diego Cera

Cuando alguien tiene una historia que vale la pena contar, no puede conformarse con un espacio pequeño y libre de detalles.



Aún no sabemos exactamente de dónde era, ni siquiera si en verdad era un caníbal; lo único que podemos decir es que los tatuajes de Queequeg —el legendario arponero en Moby Dick de Herman Melville— guardaban dentro de sí la historia de una vida que era mejor contar a través de imágenes. Mucho antes de que se convirtiera en un asunto de belleza o un negocio rentable para una infinidad de artistas alrededor del mundo, el tatuaje era una manera de dar a conocer a todos quién era realmente una persona; de dónde venía e incluso otros rasgos importantes de su pasado.



Del mismo modo que ocurre con algunas mujeres originarias de los pueblos ancestrales del Valle de México, quienes convierten sus vestidos y otros tejidos en un registro de todo acontecimiento importante en la vida de cada uno de sus miembros, el tatuaje es capaz de contar anécdotas e historias importantes. Sin embargo, aunque muchos creen que esta disciplina ha caído en la banalidad y ha sido reducido a una tendencia pasajera, no importa si se trata de puntillismo, hiperrealismo u old school, todo tatuaje tiene la posibilidad de hacer un breve retrato de la persona que lo lleva puesto.



Claro que pretender que en un sólo brazo se pueda imprimir la historia de toda una vida es, sin lugar a duda, uno de los pensamientos más absurdos e incluso un poco ingenuos que podrían alcanzar a la mente de cualquier persona. Si bien no es imposible abarcar toda nuestra vida en una sola imagen, con tantas cosas que podría contarte una sola persona, reducirlo todo a un par de centímetros sería cortar partes importantes de uno de los momentos más emocionantes de la existencia humana: el simple hecho de estar vivos.



Probablemente esa sea la razón por la que muchas mujeres han optado por utilizar tu torso como esa inmensa página en blanco donde un artista es capaz de retratar todas las cosas importantes que le han ocurrido a una persona. Desde el principio hasta el final, absolutamente todo cabe en esa extensión de piel que —aunque a veces parece pequeña— abarca una buena parte de sus cuerpos e incluso, al igual que un tatuaje, es capaz de dar identidad al definir en gran medida cómo es que el mundo entero las percibe.



Una vez que ellas mismas han logrado forjar su propia identidad a partir de su cuerpo, podrán percatarse de que lo único que necesitan para complementar esa imagen es un símbolo o algo que les haga sentir que en verdad vale la pena contar su historia más allá de las palabras. Finalmente todos somos héroes o leyendas esperando a ser ¿o no? Así que poco importa cuán grande o pequeño sea lo que quieras contarle al mundo, si movió tu todo en un momento en que nada parecía hacerlo, entonces vale la pena plasmarlo en grande.



Gracias a espacios como el torso la historia de una mujer y su verdadero carácter estarán retratados en un espacio tan grande como sus propios sueños y ambiciones; aquellos que con el tiempo seguramente también se convertirán en momentos que valdrá la pena plasmar más allá de la memoria.


TAGS: Ideas para tatuajes Tatuajes para mujeres diseños de tatuajes
REFERENCIAS:

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

"Los Increíbles 2", la historia de una familia que pasa por los dolorosos cambios generacionales Fotografías de Txema Salvans sobre cómo se venden las trabajadoras sexuales en las carreteras Un cuento para entender las diferencias entre extrañar y echar de menos 5 poemas de Marwan para leer cuando tienes el corazón roto “El secreto de Selena”, la nueva serie que cuenta la historia de la reina del texmex 5 consejos para no ser un mal turista cuando visitas otros países

  TE RECOMENDAMOS