Ilustraciones de mis sentimientos perdidos y confusos

viernes, 4 de agosto de 2017 12:13

|Olympia Villagrán



Cuando ella nació, Tom estaba Dios sabe dónde con Dios sabe quién. Pregunté a la enfermera si era niño o niña. Y dijo que era niña y lloré: Me alegra que sea niña y espero que sea tonta. Es lo mejor que una niña puede ser en este mundo. Una hermosa y pequeña tonta.



Así pensaba Daisy Buchanan, el eterno amor del Gran Gatsby, quien a pesar de ofrecerle todo jamás logró conquistarla y mucho menos compartir una vida con ella. Por alguna razón, Daisy prefirió la comodidad de vivir al lado de un hombre que –todos sabían– la engañaba cada vez que podía. Así que forrada de dólares, diamantes y perlas, Daisy rogó que cuando su hija creciera se convirtiera en una mujer tan tonta como para nunca darse cuenta de que un hombre le mentía o de que alguien sólo la utilizaba.



La historia de F. Scott Fitzgerald es un excelente ejemplo para hablar de aquellas mujeres que prefieren voltear hacia otro lado en lugar de enfrentar la realidad y todos sus matices con sus propios ojos. A veces, vivir en una fantasía es lo que lleva a nuestros sentimientos a perderse y confundirse hasta casi desdibujarse. Tratar de olvidar lo imperdonable, evadir lo obvio y ocultar la verdad sólo nos arranca pedazos de identidad; negar lo innegable se lleva la fuerza que necesitamos para, justamente, alejarnos de quien nos hace daño.


Shahar es un joven artista que parece entender a la perfección la vulnerabilidad de una mujer de sentimientos perdidos y confusos. En su cuenta de Instagram él compila una serie de rostros femeninos con el rímel corrido, un cigarro entre los dedos y algunas frases que estrujan el corazón. Este experto en Line Art desentierra los miedos, deseos y esperanzas de todas aquellas a quienes el amor y la vida decepcionó para reunirlos en ilustraciones de líneas y curvas color negro o blanco.


Dame amor, dame sueños, dame una buena autoestima...


Tan sola, tratando de ser tuya...


Si consigo ser más bonita, ¿podría ser tu chica?



Ya encontraré la forma de estar sin ti...


Tu corazón es demasiado grande para tu cuerpo...




Qué perdida de tiempo...


He estado bailando con el diablo, amo cuando él pretende que le importa...


Las puertas conducen a una trampa; una escalera no te lleva a ningún lado...



Dime que esto se volverá mucho más fácil...


Dame un recuerdo que pueda usar...


Por lo menos puedo pretender...


Desearía poder vivir un poco más...


Oscura y solitaria...



Si la juventud se desperdicia en los jóvenes, yo me gastaré la mía en ti...



Perdida en mis propios sentimientos...


Ya no quiero sentirme azul nunca más...


-


Entender y aceptar la verdad no es una pérdida de tiempo, sino una necesidad. Ésta duele, confunde, arde y –de alguna manera– nos obliga a enterrar nuestros pies bajo la realidad. Vivir de amores imposibles, promesas ilusas y futuros improbables es tan masoquista como rogar por amor. Aclarar lo que sentimos y pensamos es tan complicado como entender que amamos a alguien más de lo que podemos, o bien, más de lo que quisiéramos.


Para conocer le trabajo completo de este artista visita su cuenta de Instagram.


Olympia Villagrán

Olympia Villagrán


Editor

  COMENTARIOS