Diseño

Trágicas ilustraciones que nos muestran la intimidad femenina

Diseño Trágicas ilustraciones que nos muestran la intimidad femenina



Creo que sólo soy un caparazón. Todo mi ser interno, mis órganos, sangre y músculos ya no están dentro. María no llamará y mis ojos están cansados. Aún la busco afuera, pero no me atrevo a salir, este par de binoculares me protegen del mundo y me permiten aumentar mi visión microscópica de lo que percibo de él. Me siento muy sola.

Alcanzo a ver las arrugas de la señora que vive enfrente, lo más probable es que a esta hora ya esté preparando su té, dentro de 10 minutos encenderá el televisor y sintonizará "CSI: Miami". Lo escucha a un nivel muy alto e incluso escucho desde el otro lado de la calle, pero no me molesta, me conforta. Imagino que vivo con mi abuela y que debido a su problema de sordera, tiene que escuchar el programa de detectives a todo volumen.

ohgigue comic

A las 10 de la noche el programa terminará, y la anciana apagará el televisor y comenzará a tejer mientras escucha discos de Agustín Lara al mismo volumen constante. Yo haré lo mismo sentada desde mi ventana. Me pregunto si alguna de estas noches me habrá notado. "La joven extraña de la calle de enfrente". Sospecho que me espía cuando llego de trabajar. Probablemente tiene un itinerario con mis horas de salida y llegada, así como yo tengo registradas sus actividades. El episodio de hoy trata de un secuestro de una joven de 16 años. Recuerdo a María y me apresuro a tomar mi tejido, están a punto de resolver el caso.

ohgigue comic mujer

Alguien intentó secuestrar a María cuando tenía 17 años y lo lograron cuando tenía 23. Una mañana llamó su mamá, habían pasado 4 días desde que la subieron a una camioneta y no volvió a aparecer. Después de informarme de lo sucedido, no pude decir mucho. Sentí como la sangre desaparecía de mi rostro y temí desmayarme. Su madre no sabía sobre nosotras y jamás lo hubiera aceptado. Me dijo con lágrimas de histeria que José no sabía donde estaba y es que él sólo era la fachada que teníamos. Era su "novio" desde hace 3 años, pero en realidad era un amigo que nos hacía un favor. Claro que él no sabía dónde estaba.

ohgigue azul

Me pregunto si tomaré un baño después de tejer. La señora de enfrente teje durante 40 minutos aproximadamente antes de quedarse dormida en el sofá con la luz prendida. Pocas veces recibe visitas pero nunca le falta nada. Mis binoculares me permiten verla pero no a las fotografías que cuelgan de su pared. Quisiera saber más de ella. Si fue casada, si es viuda, si tiene hijos o nietos o cuánto aumento tienen esos lentes que diariamente usa, como si jamás se los quitara. María usaba lentes.

No sé por qué imagino que fueron hombres los que se llevaron a María. Deben serlo, ¿cierto? ¿Estaría de acuerdo conmigo la señora de enfrente? La amé. Y hablo en pasado porque lo más probable es que esté muerta. Ya pasaron 5 meses y cada día creo menos que esté viva. Quizá está hecha pedazos o quizá está enterrada en algún lado. ¿Por qué no fui yo? Lo último que compartimos fueron algunos mensajes de texto en los que discutíamos por qué no decirle a todos que nos amábamos.

ohgigue plano comic


Me odié tanto. Pensé que simplemente no quería hablar más y detesté que no respondiera. Nunca pasó por mi mente que hubiera desaparecido de esa forma. Incluso llegué a considerar en terminar con ella y pasé esos 4 días contemplando mi insignificante existencia.

En la víspera de la mañana de la visita de su madre noté por primera vez a la señora de enfrente. Viví 4 años en mi departamento y hasta ese momento la vi. Se veía tranquila y pacífica, como si acabara de cortarse las venas y solo esperara a desangrarse para morir. Y quise ser ella. Al día siguiente, después de hablar con la madre de María, me determiné a convertirme en esa mujer.

ohgigue soledad

Ya pedí los discos de CSI y el tejido lo tengo cubierto. María no volverá y tengo culpa por sentirme más ligera, pero no en la buena forma. Me siento flotando. Pensé en poner fotografías de otras personas en mis paredes. Daré la sensación de que no estoy sola. Me sentaré en mi sofá todas las noches, llegarán las 9 y pondré CSI, esperando a que todos los secuestros terminen en un rescate. A las 10 tejeré, y eventualmente dormiré. Quizá beba algo antes, puedo alternar esta rutina. 

ohgigue

Han pasado 10 meses. Ya quité los espejos de mi hogar. No volveré a verme, al menos no en uno. Ahora tengo el rostro de la señora de enfrente y sigo mi rutina alterada. Salgo de vez en cuando a mirar el paisaje –cualquiera de ellos. Pienso en comprar un perro, no me vendría nada mal. Ya no pienso tanto en María, pero pienso en su madre. No fue tan difícil tomar la cara de mi modelo de mujer. Murió hace poco. Resulta que una de esas tardes, después de ver CSI, se dirigió al baño. Al volver tomó su tejido y tomé el mío. Esa vez tardó menos en dormir. Se cortó las venas. Ahora yo soy ella.

ohgigue rojo

-

GG ó Gigue, es una ilustradora de la que se sabe muy poco. Tiene distintos proyectos de cómic y su trabajo se enfoca en una melancolía femenina delimitada por un sentimiento profundo de anhelo. La soledad parece ser la protagonista, junto con la curiosidad humana y una dura percepción interna. GG expulsa los daños de los juicios que hacemos con nosotros mismos y lo representa en una absoluta metáfora que nos hace sentir flotar mientras leemos.

En su sitio web se encuentran sus distintos proyectos con enlaces a sus redes sociales, donde constantemente actualiza con pequeñas ilustraciones: OhGigue.com.












Referencias: