Diseño

Un repaso a la trayectoria de Cristina Iglesias

Diseño Un repaso a la trayectoria de Cristina Iglesias

 
En artículos anteriores hemos tratado la combinación arte – naturaleza y la relación público – objeto artístico, es el momento idóneo para hablar de la obra de Cristina Iglesias. Esta artista española, hoy internacionalmente conocida, potenció (junto a otros artistas) la metamorfosis que sufriría la escultura en la década de los años ochenta. Nació en San Sebastián en 1956 en el seno de una familia que amaba profundamente las artes, las letras y las ciencias. Su formación artística comenzó en Barcelona a finales de los años setenta cuando dejó sus estudios de química para iniciarse en las artes plásticas.

1. Cristina Iglesias Irene Villen Sin Título, 1990. Colección Bergé, Madrid.

 
Durante los años ochenta decide ampliar horizontes e ingresar en la Chelsea School of Art de Londres, donde entra en contacto con nuevas corrientes artísticas, no solamente británicas, sino también alemanas, italianas y norteamericanas. Estas influencias no le impedirán desarrollar su obra con una identidad propia; piezas que expone a partir de 1982 en sus primeras exposiciones colectivas en Londres, Madrid y Barcelona. Su primera exposición individual tiene lugar en Setúbal, Portugal, aunque será en el  Stedelijk Van Abbemuseum de Eindhoven en 1985 y gracias a su participación en la XLII Bienal de Venecia, cuando su carrera despegue. A partir de entonces será común encontrarla en los grandes museos europeos y norteamericanos.

2. Cristina Iglesias Irene Villen  
Sin Título (Venice II), 1993. Segunda participación de Iglesias en la Bienal de Venecia, en esta ocasión junto a Tápies.

 
De sus primeras obras destaca el uso de materiales de fácil obtención, influencia del Arte Povera. Así encontramos numerosas instalaciones en cemento y cristal que tienden a moldear el espacio creando íntimos interiores con un toque de colorido. Las celosías serán objeto de investigación durante toda su carrera.

https://img.culturacolectiva.com/content/2015/05/3.-Iglesias-Villen.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/05/4.-Cristina-Iglesias-Irene-Villen.jpg
Sin Título (Muro XVIII), 1992.

5
Cúpulas del edificio Kotoen Natie
, Amberes, 1993. Fotografía: Kristien Daem.

 
Conforme avanza el tiempo, Iglesias se interesa por obras de mediana y grande dimensión, por la inclusión de la naturaleza en su obra y elementos que, por su disposición, favorecen una experimentación más profunda y activa por parte del espectador. El hierro y la resina serán ahora materiales recurrentes en la obra de una artista que domina muy diversas técnicas: bajorrelieve, tapiz, serigrafía en gran formato, etc. 

6. Cristina Iglesias Irene Villen
Sin Título. Techo Suspendido Inclinado, 1997.

 
El siguiente paso para la recién galardonada con el Premio Nacional de Artes Plásticas (1999) sería trabajar con espacios exteriores que le ayudarían a realzar el efectismo al jugar con la fantasía que evocan los bosques del romanticismo y el ilusionismo de la arquitectura: espacios que cabalgan entre lo histórico (al interior) y lo futurista (al exterior). Así en la década de los años 2000 irrumpen sus habitaciones vegetales de acero al exterior, bronce y resinas al interior, en los que el espectador puede embutirse, y sus polípticos sobre cobre. El objetivo está cumplido, ya no hay público que se le resista.

https://img.culturacolectiva.com/content/2015/05/7.-Iglesias-Villen.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2015/05/8.-Cristina-Iglesias-Irene-Villen.jpg
Habitación Vegetal VII y XV. 2000 – 2008.

9.Iglesias Villen Double Vegetation Room, 2005.

 
Las habitaciones vegetales discurren en paralelo a pabellones – celosía, que en ocasiones encontramos a modo de estructuras colgantes. Lo predominante aquí es el juego de luces y sombras.

10.Cristina Iglesias Irene Villen  Suspended Pavillion I, 2005. Fotografía: Attilio Maranzano

 
Tras obtener el Premio de Cultura de la Comunidad de Madrid, en 2007 realiza la puerta-escultura para la ampliación del Museo del Prado en el Claustro de los Jerónimos por encargo del arquitecto Rafael Moneo. Esta pieza consagra a la artista para los restos como personalidad destacada en la historia del arte nacional e internacional.En 2013, año en que El Museo Reina Sofía hace repaso a su trayectoria en Metonimia, exposición comisariaza por Lynne Cooke, Cristina Iglesias recibe el Premio Tomás Francisco Prieto.

puertas-museo-del-prado_cristina iglesias irene villen
Puerta-Umbral.
Museo del Prado, 2007

El presente para Cristina Iglesias discurre entre fuentes, pozos y estructuras colgantes que integran naturaleza y arquitectura en inquietante armonía. Los materiales ya empleados en sus diferentes proyectos se han visto enriquecidos ahora con el uso de alabastro, elementos vegetales naturales y agua. Piezas aparentemente simples de formas geométricas al exterior que ganan dimensión interior conforme el espectador las descubre.

12. Iglesias Villen Towards the Bottom, 2009.

13. Verslaterre C. Iglesias I. Villen Vers la Terre, 2011.

Iglesias se reafirma como una de las figuras más representativas de nuestro arte contemporáneo. Caracterizada por el dominio de diferentes técnicas artísticas, destaca su interés por trabajar con el espacio desde el binomio naturaleza/artificio, con el que busca suscitar una gran inquietud en el espectador. 

Si este artículo no te ha dejado satisfecho y quieres disfrutar en vivo de evocadores espacios que no dejarán de sorprenderte, aquí te dejamos dos citas a las que no puedes faltar: hasta el próximo 5 de octubre de 2015, será posible disfrutar de Pozos, muestra ya abierta al público en la Bodega CVNE (Haro, La Rioja). Esta no es la única exposición individual dedicada a la artista y programada en España para este año: Impresiones, que será inaugurada en el Museo Casa de la Moneda de Madrid el próximo día 20, permanecerá abierta hasta el 15 de septiembre.


***


 Fuente:
Cristina Iglesias 


Referencias: