Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

ENTRETENIMIENTO

La historia real de ‘Perro perdido’, la nueva película de Netflix que te llegará al corazón

Por: Kate Nateras16 de enero de 2023

La historia real de ‘Perro perdido’ es igual de conmovedora que en la cinta y no podemos con tanto.

Cuál es la historia real de ‘Perro perdido’, la nueva película de Netflix que nos ha conmovido a todos y hasta nos ha sacado una que otra lágrima, aunque neguemos que lloramos con las películas. Y es que la plataforma de streaming se ha estado luciendo con estrenos bastante buenos, algunos divertidos, aterradores, otros dramáticos y los que nos han revuelto el corazón, tal como la cinta ‘Perro perdido’ y, como indica el título, ¿quién no va a llorar con perritos y más si están perdidos?

‘Perro perdido’ es una película basada en una historia real y, tanto la ficción como la realidad, nos llegarán al alma porque quién se resiste a los perritos. Si amas a tu lomito, entonces entenderás las emociones por las que se atraviesan si se perdiera, razones suficientes para que no te pierdas el nuevo material de Netflix. Sí que te revolverá el corazoncito.

‘Perro perdido’, la nueva película de Netflix

‘Perro perdido’ se vuelve conmovedora luego de que John emprendiera una ruta de senderismo por los Apalaches en Estados Unidos y su perro Gonker desapareciera misteriosamente, por lo que su familia inicia una búsqueda interminable hasta encontrar al perrito, quien además sufre una enfermedad que puede ser mortal si no es atendido por su inyección mensual de medicamento.

Suena triste, ¿cierto?

La historia real de ‘Perro perdido’, la nueva película de Netflix

En la vida real, Gonker era un perrito que, a medida que fue creciendo, empezó a presentar graves problemas de salud, de acuerdo con los médicos, el diagnóstico fue la enfermedad de Addison, una insuficiencia suprarrenal que puede ocasiona que tanto humanos como animales entren en coma si no reciben su medicación correspondiente.

Marshall adoptó a Gonker seis años antes, cuando el hombre atravesaba un duelo complicado tras la muerte de su hija y el final de su relación con su pareja. Por ello, el perrito se volvió en su gran compañía, por ello, hacía todo lo que estaba en sus manos para que tuviera una gran calidad de vida pese a su condición.

Así que, debido a su padecimiento, Gonker necesitaba inyecciones mensuales de hormonas sintéticas para sobrevivir, por lo que sus dueños siempre trataban de ser puntales y constantes con el tratamiento para mantener a salvo a su mascota. Un día, el perrito escapó diez días después de recibir una de sus inyecciones en octubre de 1998, por supuesto, sus humanos no dudaron ni un segundo en organizar una profunda búsqueda, pues tenían miedo de que no sobreviviera sin sus medicamentos.

Días más tarde, su dueño recibió una llamada de un oficial donde le dijo que había visto a Gonker comiendo de los cubos de basura detrás de una estación de esquí, a más de 111 millas.

Enseguida, Marshall, el dueño de Gonker, condujo hasta recoger a su mejor amigo peludo y regresar con él a casa. Al verse, el perrito reaccionó ante su dueño con absoluta emoción y Marshall sólo quería asegurarse de que su amiguito estuviera bien, y así fue, Gonker no estaba lastimado, de hecho, se veía mucho más fuerte que nunca.

Marshall y Gonker estuvieron juntos cinco años más, hasta que en 2003, desafortunadamente, el perrito falleció a causa de unas complicaciones derivadas de su enfermedad. Hasta su último día, el peludito tuvo una feliz vida junto a su dueño.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: