PUBLICIDAD

ENTRETENIMIENTO

La verdadera historia del caso Amityville

Cómo surgió la historia de sucesos paranormales alrededor de una masacre, y el mundo del entretenimiento la hizo suya.

El 13 de noviembre de 1974, en Amityville, Nueva York, Ronald DeFeo Jr. asesinó a su familia con una escopeta. Las víctimas fueron sus padres, Ronald DeFeo de 43 años y Louise DeFeo de 42 años, y sus cuatro hermanos menores: Dawn de 18 años, Allison de 13 años, Marc de 12 años y John Matthew de nueve años. Este caso dio pie a un sinnúmero de historias y, más tarde, películas de terror sobre una supuesta maldición.

La casa estaba ubicada en el 112 de Ocean Avenue y la familia DeFeo había vivido en ella desde que la adquirieron en 1965. Aunque DeFeo Jr. dijo en un inicio que los crímenes habían sido cometidos por un asesino a sueldo, durante el juicio aceptó que había sido él mismo. La defensa argumentó que fue por “locura” y que unas voces le dijeron que lo hiciera.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A partir de esas declaraciones, la prensa atizó la historia que involucraba posesiones y fenómenos paranormales. Se comenzó a considerar que quizá Ronald DeFeo Jr. no era tan culpable como parecía, sino que había sido víctima de entidades demoniacas en su propia casa.

Ed y Lorraine Warren en Amityville

La casa fue adquirida por la familia Lutz un año después de la masacre. Inmediatamente declararon ser víctimas de fenómenos paranormales, producto de los terribles asesinatos que DeFeo Jr. había cometido en ese lugar. Los Lutz dijeron que las paredes chorreaban líquidos misteriosos, que había extrañas habitaciones ocultas entre los pasillos de la casa y que veían “demonios” en forma de cerdos con ojos rojos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fue en esa época, en 1976, que Ed y Lorraine Warren, que se decían “demonólogo” y “clarividente” respectivamente, llegaron a investigar el lugar. Transmitieron su experiencia por televisión e hicieron suyo el caso de supuestos eventos paranormales, con lo que ganaron varios miles de dólares.

Años más tarde, otras familias llegaron a vivir a la casa de Amityville. Ninguna reportó experiencias paranormales. Se rumoraba que la supuesta maldición del 112 de Ocean Avenue había sido una historia inventada por el mismo Ronald DeFeo Jr. junto con la familia Lutz y el hombre que escribió un libro sobre el caso, Jay Anson. Era su intento por convencer al jurado de que la casa estaba embrujada y las voces demoniacas habían sido las verdaderas culpables del asesinato de los DeFeo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Inconsistencias del caso Amityville

Ric Osuna publicó un libro en 2002 titulado ‘The Night the DeFeos Died: Reinvestigating the Amityville Murders’. En él, el autor plantea que Dawn DeFeo, la hermana de 18 años de Ronald Jr., estuvo involucrada en los asesinatos y él la habría terminado asesinando también. También dice que Ronald DeFeo ejercía violencia física y emocional hacia su esposa e hijos, lo que habría sido el motivo por el que lo asesinaron. Las otras víctimas, sin embargo, lo fueron para que no quedaran testigos.

No hay manera de comprobar que eso fue lo que realmente ocurrió en la casa de Amityville, pero Osuna también habla de la familia Lutz. De acuerdo con ‘The Night the DeFeos Died’, el abogado de DeFeo hizo un trato con los nuevos ocupantes de la casa para que “fingieran” que habían experimentado sucesos paranormales en la casa.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Películas sobre el caso Amityville

A partir de ese supuesto engaño se han hecho varias adaptaciones. En 1977, Jay Anson escribió la novela ‘The Amityville Horror’ basada en las experiencias de los Lutz y después, en 1979, se estrenó la película con el mismo título. Durante los años 80 y 90 hubo varias secuelas derivadas de la historia original y en 2005 se estrenó un remake de ‘The Amityville Horror’.

Más tarde hubo una nueva película llamada ‘Amityville: The Awakening’ de 2017, seguida de ‘The Amityville Murders’ de 2018. Aunque el caso Amityville fue una tragedia y seis personas murieron, el mundo del entretenimiento ha seguido aprovechando las historias de fantasmas y demonios para capitalizarla. Hasta ahora, ningún habitante de la casa de Ocean Avenue después de los Lutz ha reportado experiencias paranormales.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO






Podría interesarte
Etiquetas:Terror
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD